martes, 10 de julio de 2007

Fundamentalismo Ecológico vs Capitalismo Salvaje

Fundamentalistas

Recorriendo varios blogs y medios pro globalización y libre mercado he notado un alto rechazo a todas las expresiones en defensa del medio ambiente.

Se ha acuñado el mote de "Fundamentalista Ambiental" a todo aquel que llame a la conciencia sobre el daño que produce el avance de la civilización. De esta forma se critica el trabajo de Greenpeace, Al Gore, a eventos como Live Earth y tantos otros.

Al parecer se dan dos posiciones:

1) Los concientizadores o nuevos evangelizadores ambientales, que partiendo de una posición políticamente correcta se suman a esta nueva moda.

2) Quienes critican estas posiciones tildándolas de extremas y defienden dogmáticamente y con altas dosis de fundamentalismo el progreso de la civilización a través de la expansión de los mercados y la globalización, argumentando que hubieron cambios climáticos antes que existiera el hombre.

Pero analicemos, una vez más tratándonos de alejar de todo fanatismo, las razones de este fundamentalismo y desde que lugar se lo critica.


Un poco de historia

Desde la épocas de las cavernas, el hombre siempre debió valerse de recursos naturales para sostener su existencia. Los primeros seres humanos recolectaban frutos, cazaban y pescaban para poder vivir.

A partir del nacimiento de la agricultura el hombre deja de ser nómade y se forman los primeros nucleos poblacionales. Durante miles de años el hombre sembraba lo que necesitaba para alimentarse, la sobra era canjeada por otros bienes. Los cultivos se realizaban en pequeñas superficies del tipo familiar.

Este tipo de sociedades funcionaron durante miles de años tanto en europa como en remotas civilizaciones como la Maya o Inca.

Hace 2oo años atrás surgió en Inglaterra la llamada Revolución Industrial. La misma consistió en el reemplazo del trabajo manual por uno mecanizado y la expansión del comercio.


Con la llegada de la industria y el comercio se producen grandes cambios culturales y sociales entre los que podemos citar a:

a) Cambios Económicos: Nacimiento de las grandes empresas, desarrollo del capitalismo, producción en serie.
b) Cambios Demográficos: Migración del campo a la ciudad y nacimiento de las grandes urbes.
c) Cambios Culturales: Masificación de medios de transportes de personas y cargas
d) Cambios Ambientales

Es innegable que el progreso ha mejorado, en general, la calidad de vida del hombre. Con la llegada de la producción masiva de libros el hombre común pudo empezar a leer. Con la aparición del teléfono, medios de radiodifusión y luego de la internet aprendió a vivir comunicado.

Esta comunicación nos permite, como aldea global, divulgar conocimiento democráticamente. Un claro ejemplo es Wikipedia, esa enciclopedia donde almacenamos, poco a poco, las distintas facetas del conocimiento humano.

Pero se debe reconocer que el progreso trajo consigo nuevos problemas ambientales como la desforestación, la emanación de gases, la contaminación de ríos, el cultivo intensivo, la emanación de gas metano a partir de la bosta del ganado, etc.


Descartables

En los últimos 30 años aparecieron, fomentados por la desmedida ambición de las grandes empresas y por nuestra comodidad, un nuevo vicio social: los descartables.

Apoyándose en nuestra comodidad, las empresas nos ofrecen productos descartables que nos hacen la vida más fácil tales como los envases, bolsas de nylon, jeringas, parrillas, pañales, etc.

Recuerdo que, poco después de la aparición del sachet de leche descartable, mi abuela como tantas otras tejían bolsos con los sachets de plástico que acumulaba, debido a que les resultaba doloroso tener que arrojarlo así como así a la basura. Sin dudas ella había sido criada con la cultura del reciclado, cosa que como sociedad fuimos perdiendo.

El Costo de la Comodidad

Es innegable lo cómodos y útiles que son las cosas descartables. Pero esta cultura descartable está provocando grandes daños al medioambiente. Millones de toneladas de basura se acumulan diariamente cerca de cada ciudad. Cada uno de nosotros sabemos íntimamente el daño que hacemos y por ello muchos defienden la causa ecologista sabiendo que "algo de razón tienen".

Pero podemos citar más casos de comodidad más destructiva que la basura. Tal vez el más nocivos de nuestros vicios es el del transporte automotor personal.

Las compañias petroleras en conjunto con las fabricantes de automóviles trabajaron durante décadas presionando a diferentes gobiernos para imponer el modelo del auto particular. El escándalo de la compra y posterior desmantelamiento del sistema público de transporte a tracción eléctrica de Estados Unidos por parte de la General Motors, Firestone, Standard Oil y la Phillips Oil Co. es solo un ejemplo de como conspiraron estas grandes empresas.


Fundamentalismo Capitalista

En la actualidad medios periodísticos, ONG y bolggers influyentes con el apoyo de la publicidad de automotrices y empresas de energía, tildan de fundamentalistas a los ecologistas. A estos medios podemos catalogarlos como Fundamentalistas del Consumo Desmedido.

Los ecologístas, con sus reclamos y campañas, están afectando la imagen de estas empresas y sus negocios. Y si bien no está 100% demostrado que los cambios climáticos se deben a la mano del hombre, podemos coincidir con ellos en la necesidad de concientizar sobre los daños que las industrias, nuestros autos y nuestros deshechos producen.

Por ello sería bueno retomar ciertos hábitos de nuestro abuelos e ir dejando de lado algunas de las comodidades que tanto mal le hace al planeta donde vivimos.


1 comentario:

mi despertar dijo...

Me encanta tu blog, el color , el formato.Tus ideas son claras. te dejo un abrazo