domingo, 27 de enero de 2008

Un Escribano en La Nación

O cuando los moralistas son inmorales: José Claudio Escribano


Quién es Escribano
La biografía pública y oficial, de José Claudio Escribano, reconocida por la Asociación de Periodistas dice que “Integra, desde hace más de cuatro décadas, la redacción del diario La Nación. Fue jefe de la sección Política, corresponsal para América Latina, columnista político, subjefe de Editoriales, secretario general de redacción y actualmente ejerce la Subdirección. Abogado graduado en la Universidad de Buenos Aires, José Claudio Escribano se especializó en el estudio de las instituciones de los Estados Unidos de América en el Macalester College, de St. Paul, Minnesotta. Desde 1997 integra el Directorio de la S.A. La Nación. Además, desde 1998 es miembro del Directorio de la World Association of Newspapers (WAN), la mayor organización de prensa con 18.000 publicaciones adheridas. Por otra parte, preside la Comisión de Libertad de Prensa de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA).


En La Nación todos admiten que Escribano es el verdadero “bastonero” del equipo de periodistas. Los que lo frecuentan – que no lo tutean - escucharon de su boca más de una vez que La Nación es una “institución” más, como los otros tres poderes del Estado. Escribano forma parte del Directorio desde 1997. Fue jefe de la sección Política, corresponsal para América Latina, columnista político, subjefe de Editoriales, y secretario general de redacción.
¿Pero qué se sabe sobre el comportamiento y trayectoria de Escribano después de 40 años de permanencia en el diario La Nación?. Muy poco, ya que la ausencia de la investigación histórica sobre los medios de comunicación y la prensa argentina es alarmante. Algunos de los documentos o hechos de los que se tienen constancia son los siguientes:

José Claudio Escribano vs. bloggers

José Claudio Escribano está preocupado, y mucho, por esta democratización de la opinión. El moralista aclara: “Lo que ha precipitado un debate como éste ha sido el fenómeno del bloggism o el de los miles y miles de aficionados al periodismo y a la fotografía que atoran, minuto a minuto, la red global con informaciones, opiniones e imágenes muchas veces de valor real y anticipatorio de cualquier posible manifestación, por ese mismo medio o por otros, de lo que estuviera en condiciones de transmitir el periodismo de categoría profesional.”

Escribano continúa: “Quien hoy disponga de una computadora e inaugure un sitio está en situación de disparar por cuanto intersticio haya abierto en la órbita electrónica lo que le venga en gana por impulso del conocimiento o por la fuerza de las emociones. Es una posibilidad nada desdeñable, es cierto, para quienes padezcan de extroversión compulsiva; para maniáticos, neuróticos y hasta para sinvergüenzas dispuestos a condenarse en uno de los comportamientos más canallescos, como el de la imputación anónima.”

y remata: “En última instancia, sí, periodista puede ser cualquiera, pero a condición de que esto sea entendido como afirmación de que todos nacemos con el derecho a la libertad de expresión y de que haya lugar para preguntar si cualquiera puede ser odontólogo y sentirse facultado a extraer las muelas del prójimo.”

La dictadura militar

Claudio Escribano y el doctor Raúl Kraiselburd defendieron en la reunión de la SIP de 1981 la existencia de la libertad de prensa en la Argentina y denunciaron como una mentira la denuncia que hizo Jacobo Timerman, sobre la persecución a los periodistas.

Robert Cox, el ex director del tradicional diario inglés en la Argentina, Buenos Aires Herald, explicó en una entrevista cómo fue el papel de los periodistas colegas durante los años de dictadura instalados a partir del golpe del 24 de marzo de 1976.

Entre los periodistas que Cox –nombra a que tuvieron un activo apoyo a la dictadura durante esos años, figuran José Claudio Escribano, Joaquín Morales Solá, Bernardo Neustadt, Mariano Grondona –todos escribas de La Nación-. “Cuando yo estuve en la Argentina una vez, era el momento en que (Joaquín) Morales Solá hablaba de la autocrítica. ¡Pero no estaba hablando de la autocrítica de él! ¡No! Todo el mundo quiere ser autocrítico, pero no de sí mismos", "Creo que Mariano Grondona hizo algo, más o menos... Para mí era trágico volver a la Argentina y ver a las mismas personas que apoyaron a los militares...", manifestó Cox.


El 8 de junio de 2002, en su nota “Cuarteles de invierno” publicada en Página/12, Horacio Verbitsky hizo referencia a Escribano y escribió:“El subdirector del matutino y presidente de Adepa, José Claudio Escribano, es el autor de un editorial antisemita publicado en 1981, en respaldo de la dictadura militar y en contra de Jacobo Timerman. Hasta Brinzoni y el Ejército han mostrado mayor contrición, dato no menor a la hora de analizar los trágicos episodios del pasado argentino, desde aquellos que le ganaron a Juan Lavalle el mote de espada sin cabeza, hasta los de la última dictadura militar.

Una carta de Favaloro

Otras de las críticas a Escribano, sobre las cuales es posible encontrar información pública, remite al suicidio del prestigioso cardiocirujano René Favaloro. El martes siguiente, aquella muerte fue el tema principal de Hora Clave, el programa Mariano Grondona (por entonces Azul TV, martes y jueves a las 23). Amigos del fallecido médico, como los doctores Tulio Huberman y Bernardo Boskis y el humorista Luis Landriscina dieron su opinión. Huberman se manifestó enojado con el periodista del diario La Nación, José Claudio Escribano, quien publicó el día después de la muerte de Favaloro una carta que el médico le había enviado a fines de junio, en la que afirmaba estar pasando “uno de los momentos más difíciles” de su vida. Huberman señaló que el periodista debió publicar la misiva mucho antes, para que la sociedad tomara conciencia de las dificultades que atravesaba el cardiocirujano y lo ayudara. Recordemos que Favaloro se suicido bajo el mandato de De la Rúa de la cual Escribano era su defensor más consecuente.

El Presidente De la Rúa y Escribano

Para entender la relación -política , personal y de amistad- que unió a Escribano con el ex presidente Fernando De la Rúa, nada mejor que releer la nota “Sereno y distante, De la Rúa cuenta por qué se fue”, firmada por el propio subdirector de La Nación, el 23 de julio de 2002. Un extenso artículo -inusual por sus características en el periodismo argentino- trató de explicar a los lectores cuál era la situación del ex mandatario, llegó incluso a apelar a condiciones personales y psíquicas para entender a De la Rúa, acerca de quien intentó instalar que no lo había echado “el argentinazo” del 19 y 20 de diciembre de 2001, sino que “se fue”, como dijo desde el título del mencionado artículo.

El “delarruismo” de Escribano tampoco se le escapó desde hora temprana al profesor Atilio Borón quien, en “Menemismo, antimenemismo y posmenemismo” ya advertía sobre la impronta liberal del presidente consagrado por la “Alianza”. Decía Borón:“ (...) permítase reproducir algunos pasajes del artículo que escribió José Claudio Escribano, principal editorialista del periódico conservador-liberal de Buenos Aires, La Nación. Decía Escribano en su nota del día después de las elecciones que ‘la prensa internacional ha insistido en presentar a la coalición triunfante como una expresión de centro-izquierda. Tal vez se trate de una definición excesivamente simplificadora y, por lo tanto, simplista, inferida de los orígenes de los partidos que integran la Alianza y de los antecedentes de algunos de sus actores, pero que olvida lo principal". No podemos estar más de acuerdo con sus palabras. Veamos entonces qué es "lo principal". Según Escribano, lo principal es "la personalidad del gran protagonista de la jornada, que ha quedado atrás", personalidad que a juicio del articulista es la de un dirigente político que "sería visceralmente el presidente más conservador desde el doctor Ramón Castillo". Para quienes no estén demasiado familiarizados con la historia argentina, es bueno aclarar que Castillo fue uno de los presidentes instalados en la Casa Rosada en la época del "fraude patriótico", verdadera estafa ciudadana urdida por las fuerzas conservadoras, los militares y la Iglesia en los treinta y hasta 1945. Los gobernantes surgidos de la trampa y la exclusión, de la represión y el engaño, curiosamente eran erigidos a finales de siglo, como prototipos de la democracia liberal. Escribano continúa su dudoso panegírico diciendo que este aspecto del actual presidente, su conservadurismo visceral, "concierne en el apego a valores y tradiciones establecidos y que anticipan, desde ya, una relación fluida con las fuerzas armadas y con la Iglesia, en particular con la conducción actual de su Episcopado, comprometida con el diálogo, la moderación y la no interferencia en la política partidaria". Y culmina diciendo que "con el doctor De la Rúa ha sonado también la hora del liberalismo, en el sentido más apegado a las grandes tradiciones del país"”.

El candidato López Murphy y Escribano

El 29 de diciembre de 2002, el subdirector Escribano firmó la nota en La Nación, “López Murphy, un candidato que crece con vuelo propio”. Aún las encuestas no marcaban ningún crecimiento sostenido del titular de Recrear, la cuesta arriba se recién verificaría en marzo - abril del 2003. Pero Escribano apostaba al ex ministro de Defensa de Fernando De la Rúa, junto a quien se replegaron varios funcionarios de la frustrada administración, como Hernán Lombardi y Patricia Bullrich entre otros. El escritor Marcos Aguinis, columnista de La Nación, también se sumó a Recrear.
El 15 de mayo de 2003, el ya Presidente electo Néstor Kirchner opinó en el programa “Almorzando con Mirta Legrand”, lo siguiente sobre Escribano y sus posiciones a favor de López Murphy y el último régimen militar. “ (...) Entonces viene un periodista y me dice, ‘no pero usted, el aparato duhaldista’, vio todo eso que dicen del aparato duhaldista. Bueno le digo, pero el doctor López Murphy tiene el aparato del diario La Nación, digo yo. Al otro día me contesta Escribano por el diario diciendo, efectivamente que el compartía, así que todo civilizado y democrático”Mirta Legrand: Ah bueno, ¿el admitió, lo admitió?”Kirchner: Sí, sí, muy bien, me parece bárbaro... “.“ (...) A mí como no me molesta que me critique el doctor Escribano, porque el doctor tiene una visión del país, el tiene una visión del proceso militar, yo tengo otra...(...)”.

Siete editoriales en once meses: la ofensiva contra Kirchner

En la Argentina, los lectores de matutinos no están acostumbrados a leer los editoriales de su diario preferido. Si algún lector de La Nación lo hiciera, hubiera notado que el matutino sólo criticó con numerosos editoriales a un solo candidato presidencial: Néstor Kirchner. A quien desde el 2002 le viene pidiendo que cambie su forma de pensar y proceder.
En definitiva el total de los editoriales dedicados a Kirchner son:
8-6-2002. El Gobernador Kirchner y su provincia. 30-7-2002. El Gobernador Kirchner y la Justicia.26-1-2003. Candidatos del pasado. 02-4-2003. Aumentar el temor al fraude.-28-4-2003. Ahora rumbo al ballottage.30-4-2003 . Para asegurar la gobernabilidad.- 04-5-2003. Los dos candidatos y la Justicia.

El Macrismo sin fisuras

Lo demás es historia reciente su Macrismo sin fisuras, de muestra van los títulos editoriales y de opinión: La oposición juega para Macri. La pelea por ver quién gobierna en la ciudad (con respecto a los fallos judiciales). Rumbo con señales claras. En su primer mes, Macri convirtió la reforma política en su prioridad. Comienza el plan de bacheo porteño (plan estipulado por la anterior administración). Macri y el sindicalismo. La jueza en la que el gremio confía. Macri dice que no va a aflojar, pero pide apoyo. A Macri la disputa no le impide negociar (al día siguiente negoció con Genta el burócrata de los municipales)
Y ahora vienen los más obsecuentes y por que no alcahuetes. La sorpresiva aparición de un estilo diferente. Con el guiño de los vecinos. Un aporte apreciable para mejorar la convivencia social (con respecto a la prohibición a marchar sin permiso).

Antiabortistas y Católicos fundamentalistas

Son publicadas variadas cartas de lectores con respecto a la penalización del aborto – por supuesto todas en contra, en promedio 2 por semanas, y las más sesudas notas de opinión a favor de la penalización aún en los casos que la justicia argentina lo permite: El crimen del aborto Por Antonio Aramouni. Cultura de la vida y de la muerte. El primer derecho humano. La Corte y el derecho a la vida. La vida, por encima de todo. Aborto: ¿si o no?. Un dilema mortal. Defensa de la vida inocente. La invisibilidad del otro. Aborto, el debate.

¿Alguien que apoyó a los gobiernos dictatoriales, al gobierno asesino y corrupto de De la Rúa, puede tener algo de moralidad para enseñarnos?

5 comentarios:

Rob Rufino dijo...

E X C E L E N T E !!!

Recuerdo un comentario de Evaristo Monti (ese corrupto pero sumamente inteligente periodista que los rosarinos sufrimos durante años) criticando la Ley de Radiodifusión que estaba sancionando el menemismo.

Según Evaristo, la vieja ley tenía muchos vicios y solo una cosa buena: Impedía la formación de multimedios.

Quitar esa prohibición fue lo primero que hizo Menem.

Años después, al vencerse el período de concesión Nestor Kirchner renovó automáticamente la misma, ganándose el cariño de Doña Ernestina de Noble.

Sigo creyendo que más allá de las izquierdas y derechas se debe luchar contra la mentira y la desinformación.

En ese sentido siento orgullo de ser parte activa diciendo mi verdad frente a tantas editoriales tendenciosas.

Saludos, Rob.

cholo dijo...

no entiendo como en argntina todavia hay que soportar a la vieja guardia de periodistas formadores de opinion promilicos.No lo digo por defender tesis de derechas ,pues estan en todo su derecho,sino por haber sido participes necesarios del genocidio.Yo no se que paso en la alemania de postguerra,pero dudo mucho que los principales valedores mediaticos del nazismo hayan continuado trabajando en los medios aunqe fueran oras epocas.Que vengan nuevas generaciones de fascistas es inevitable,pero al menos los viejos,los que tienen sus viperinas lenguas manchadas de sangre,deberian tener su castigo.

rio4tense dijo...

Clap, clap, clap... Pero encima huelen a naftalina estos saurios que el jurásico nos legó. Pero, bueno, paciencia, la biología tiene un ciclo, no?

espacios-públicos dijo...

citamos esta nota compañero

saludos

Anónimo dijo...

Fijate como son las cosas bob rufino, vos sufriste a evaristo y yo todavía lo extraño....