domingo, 10 de febrero de 2008

Un domingo antes de misa

LOS MACARRAS DE LA MORAL
Letra de J. Manuel Serrat

Sin prisa pero sin pausa, como el "calabobos", desde la más tierna infancia preparan el cebo:
"Si no te comes la sopa te llevará el coco..." "Los tocamientos impuros te dejarán ciego...". Y te acosan de por vida azuzando el miedo, pescando en el rio turbio del pecado y la virtud, Vendiendo gato por liebre a costa de un credo que fabrica platos rotos que acabas pagando tú. Son la salsa de la farsa El meollo del mal rollo. La mecha de la sospecha. La llama de la jindama. Son el alma de la alarma del recelo y del canguelo. Los chulapos del gazapo.

Los macarras de la moral.

Anunciando apocalipsis van de salvadores y si les dejas te pierden infaliblemente. Manipulan nuestros sueños y nuestros temores. sabedores de que el miedo nunca es inocente. Hay que seguirles a ciegas y serles devoto. Creerles a pies juntillas y darles la razón que "El que no se quede quieto no sale en la foto..." "Quien se sale del rebaño: destierro y excomunión".

El ex SS que recuperó el infierno


La llamada de Benedicto XVI a la lucha ideológica contra el pluralismo moral y la modernidad incluye reponer el infierno, con mayúsculas. "El infierno, del que se habla poco en este tiempo, existe y es eterno", ha dicho el Pontífice romano. "Nuestro verdadero enemigo es unirse al pecado que puede llevarnos a la quiebra de nuestra existencia". Antes había dibujado la figura de un Dios "de justicia", y por tanto, castigador.

El infierno existe y es eterno. Al menos "existe y es eterno para los que cierran su corazón al amor de Dios", según ha dicho el papa Benedicto XVI durante una misa. El Papa dijo que en el mundo moderno mucha gente, incluidos algunos creyentes, se han olvidado que si no "admiten la culpa y la promesa de no volver a pecar", se arriesgan a una "condena eterna, el Infierno". Un infierno "del que se habla poco en este tiempo".

En su llamada a la intolerancia con el relativismo y la laicidad, Benedicto XVI ha decidido reponer las armas del catolicismo clásico. El Papa cree que la vida cristiana occidental es "una viña devastada por jabalíes". Para hacer frente a la crisis la fuerza de la Iglesia no está en el diálogo ni en la tolerancia, sino en la vuelta a los orígenes. El Papa exige activismo, no sólo a sus prelados (unos 5.000 en todo el mundo, entre obispos, arzobispos y cardenales); también a los fieles creyentes y, más que a nadie, a los políticos que se llaman católicos.


Dice : "Nuestro verdadero enemigo es unirse al pecado que puede llevarnos a la quiebra de nuestra existencia", dijo Joseph Ratzinger en la homilía y luego añadió: "sólo el perdón divino nos da la fuerza de resistir el mal y no pecar más". "Las imágenes de la Biblia deben ser rectamente interpretadas. Más que un lugar, el infierno es una situación de quien se aparta del modo libre y definitivo de Dios".

PD: Si pensaron que el de las fotos es de Ratzinger acertaron señores!!!.

1 comentario:

cholo dijo...

ya lo creo que existe el infierno,pero no es eterno.Dura lo que dura dura la pija de la curia.Y esto pasa cuando recuperan pociones de poder de la mano de sus socios politicos herederos del nacionalcatolicismo,como su alianza cada dia mas descarada con el partido popular en España.Espero por el bien de las gentes que habitamos la peninsula iberica que no se salgan con la suya en las proximas elecciones de marzo ya que seguramente se recortaran algunos derechos reconocidos en esta ultima legislatura.Por cierto,el titular de la foto podria ser "Algo pasa con Ratzinger".Y que todos los putos curas se vayan a tomar por culo.AMEN