lunes, 30 de junio de 2008

El odio de estos días

Uno de los mails que recibí durante estos días me pareció no sólo doloroso, sino revelador de un estado de espíritu que atraviesa la derechizada sociedad argentina de estos días. Esta derechización no tiene nada de extraño pues el mundo ha girado a la derecha y en los países ricos surgen el fascismo, el neonazismo, la violencia contra el diferente, la incapacidad del diálogo, el desprecio de la democracia. Estuve –por cuestiones literarias– unos quince días en Europa y la xenofobia, el racismo y la violencia que conllevan son moneda de todos los días. Todos piden que se expulse a los inmigrantes, que no se los deje entrar. Se levantan muros legales o muros reales, como el que levanta Bush contra los mexicanos. El mundo está entre la derecha occidental y el irracionalismo extremo del islamismo. Entre tanto, habían surgido algunos gobiernos tenuemente populistas en América latina, a los que se toleró durante un breve tiempo y sobre los cuales las embestidas son cada vez más feroces. Se trataría de quebrar algunas opciones de esos gobiernos: reemplazar el Mercosur por el ALCA, abjurar de todo gesto de intervencionismo estatal, eliminar cualquier intento de redistribución de la riqueza, concentrar definitivamente los medios de comunicación en el sistema comunicacional que establece hegemónicamente Estados Unidos (con matices, pero sin diferencias notables), desterrar todo lo que apeste a populismo. Si esto se hará democráticamente o no es difícil decirlo. A Chávez, entre la oposición política, los medios de comunicación y el apoyo de Estados Unidos, estuvieron por voltearlo. Lo que se nota en la Argentina es un factor que acaso (porque así es este país) se manifieste con más potencia que en cualquier otra parte: el odio. Sencilla, simplemente, poderosamente el odio. Si alguien pudo pintar: “Cristina vas a morir como Evita”, todo es posible. Si a Cristina se le endilgan insultos del calibre más bajo, más obsceno y si, para peor, son las mujeres las que principalmente lo hacen, uno se pregunta: ¿qué pasa? Supongamos que el gobierno de Cristina Fernández no le cae bien a un sector de la población, pero: ¿es para tanto? ¿Es para injuriarlo más que a Menem, que a De la Rúa? Sabiendo (y aceptando en alguna medida) que a otros gobiernos, sobre todo al militar, no se les dijo nada de esto.

Tomo un ejemplo. El cantante Ignacio Copani escribió una canción. Yo no conozco a Copani. Pero ése no es un problema de él, acaso sea un problema mío. Escucho música clásica desde joven y no he logrado moverme de ahí. Hay quienes intentan hacerme “entrar” en el rock, pero no lo logran. Lo siento. La cuestión es que Copani compuso una canción que lleva un título traslúcido. Se llama: “Cacerola de teflón”. Debe tratarse de una crítica al sector social pro-agrario que se manifiesta en las calles con los utensilios que tiene en su cocina según su pertenencia en la escala social. Las cacerolas que tiene son de teflón. Copani canta su letra. Dice lo que tiene que decir y ahí empieza la invasión mediática. El “foro”, en Internet, tiene un anonimato que facilita la agresión y hasta el insulto más soez. Facilita la expresión del odio. De este modo, Copani dice que, a raíz de su canción, recibió algunos mensajes afectuosos. Pero: “Pero he recibido también otro tipo de contactos llenos de reproches, cargados de odio, regados de violencia, intolerancia, agresión y con un espíritu inquisidor que no creí que anidara todavía en gente de mi comunidad. He sido amenazado, agraviado, insultado, difamado, calumniado y, peor aún, han sufrido ese tipo de atropello miembros de mi familia. No me refiero a los impunes foros de Internet sino a e-mails, cartas y llamados recibidos”. ¿Qué pasa? ¿Dónde estamos viviendo? ¿Esta es la ciudad de Buenos Aires? ¿Esta es la capital cultural de América latina? ¿De dónde salió esta tropa de asalto, organizada, feroz, violenta al extremo de estar a las puertas de la agresión física?

Sigue Copani: “Aquellos que piensan que la Sra. Presidenta de mi país me paga por verso, recital u opinión, simplemente están expresando su propia escala de valores y asumiendo que ellos mismos podrían torcer sus convicciones a un precio determinado. Yo no”. Este es otro toque infaltable de este periodismo del odio. Afirma: todo aquel que se manifieste a favor de este gobierno lo hace por interés. En cambio, si “el campo” llena la Plaza ahí está la patria, la tierra, los valores centenarios, la clase rural que hizo la grandeza de la patria. Si la llena el Gobierno son todos gronchos traídos en los camiones de Moyano, o bandoleros de D’Elía, o desdichados que están ahí por un choripán. Y esto lo dicen periodistas con una trayectoria. Que de pronto se han erizado también de odio. Algunos de ellos cambiarán milagrosamente no bien el Gobierno arregle con sus patrones, con los grupos económicos para los que trabajan. La conversión ideológica del periodismo en los últimos tiempos ha sido vertiginosa. Incluso conozco mucha gente que lo detecta. “¿Viste? Fulano ahora ya no está en contra de Cristina”. “Y claro: si la empresa para la que labura arregló con el Gobierno.” Hay, sin embargo, un ingrediente genuino en este periodismo que acaso ni puedan variar, aunque el grupo mediático para el que trabajan les dé la contraorden: su antiperonismo. El odio gorila pocas veces penetró tanto en nuestra sociedad. Y peor aún: el odio a la generación del ’70. Lo peor que se le puede decir a alguien es setentista. Y al matrimonio presidencial se les dice sin más “la pareja montonera”, cuando jamás estuvieron en esa organización y no se ha discutido aún con claridad los dislates o no que ha cometido en nuestro país. Dice, en fin, Copani: “Nunca discuto una crítica, sea como sea y venga de quien venga. Pero en este caso no recibí opiniones sobre la conformación estética del tema, de su métrica, de sus rimas, de sus sonidos, de la destreza para ejecutarla, sino una violenta y censuradora mirada hacia el contenido de mis ideas y mi conducta, bien típico de tiempos de inquisición y dictaduras”.

Voy a citar ahora otro mail. Es de Hernán Nemi, que tiene 36 años, es profesor de Literatura en la Universidad de Morón, da clases en varios colegios secundarios y tiene un par de obras escritas para Teatro por la Identidad. (Esto lo torna muy sospechoso para la Argentina del odio y sus voceros comunicacionales. Porque la cosa también tiene este costado de destrucción fundamental: “¡Basta con esa cuestión de los derechos humanos! ¡Basta de juzgar a militares! ¡Basta de exhibir a Hebe de Bonafini en cada acto! ¡Ni a la Carlotto nos bancamos ya! ¡Eso terminó, es el pasado, hay que archivarlo!” O si no: “¡Hay que juzgar a los guerrilleros! ¿O no quedó alguno vivo?”.) Suscribo todo lo que dice Nemi, de modo que citarlo es hablar y decir por su medio, que es impecable, y exhibe una prosa inusual: “Se critica a Cristina por autoritaria: ¿qué otro presidente hubiera soportado cien días con rutas cortadas, desabastecimiento y amenazas constantes sin disparar un solo tiro ni reprimir en ninguno de los cientos de cortes de caminos que hubo? Entre el 19 y 20 de diciembre de 2001 murieron 31 personas en la represión del gobierno de De la Rúa a las manifestaciones populares. El matrimonio ‘montonero’ tuvo la actitud más tolerante y democrática frente a las protestas de la ciudadanía que se recuerde en toda la historia argentina”. Aquí sólo podríamos pulir la frase “toda la historia argentina”. Hubo otros gobiernos con tolerancia de democrática. Es cierto que, en este caso, el llamado “campo” ha paralizado el país y su abastecimiento. Se trata, sin más, de un acto de subversión absoluto que deteriora por completo el funcionamiento del país. Y a los piqueteros se los quería colgar por cortar una calle.

Sigue Hernán Nemi: “¿Es éticamente correcto que la clase media y alta de Buenos Aires salgan a golpear cacerolas por las retenciones del campo cuando jamás las golpearon por las flacas jubilaciones que cobran nuestros viejos ni por los chicos que tienen hambre, ni por los sueldos docentes, ni por la carpa docente, ni por la privatización vergonzosa de nuestras empresas en los ’90?”. Y también: “¿Tiene autoridad moral la Sociedad Rural de pedir más institucionalidad cuando apoyó a cuanto gobierno de facto hubo en la Argentina? ¿Este campo hoy indignado es el mismo que aplaudió a Menem a lo largo de la década del 90? Sí, es el mismo”. Es siempre el mismo, Hernán: es el que recibió con atronadores aplausos a Juan Carlos Onganía cuando el dictador entró en el predio de la Sociedad Rural... ¡en carroza! El que abucheó a Alfonsín. El que respaldó a la patria financiera en el golpe de mercado. El que apoyó a Videla y negoció con Menem. Hoy, en esta Argentina del odio, es la clase heroica que representa los intereses de la patria. ¡Y con los periodistas progres a sus pies!

Y, por fin, escribe Hernán: “Quienes piensan –legítimamente– que los ruralistas tienen razón, ¿por qué lo expresan a través de mails o comentarios tan agresivos, tan cargados de odio, tan faltos de argumentos racionales?, ¿qué nos pasa a los argentinos (y argentinas) que nos cuesta tanto bancarnos a una mujer como presidenta? Muchos de los adjetivos de esos mails –muchos de ellos enviados por mujeres– muestran el peor machismo: se la llama a Cristina ‘puta’, ‘conchuda’, ‘turra’, ‘tilinga’... Y al mismo tiempo, los argumentos brillan por su ausencia”.

Es así, Hernán: pero eso de bancarse a una mujer como presidenta no nos pasa “a los argentinos”, sino a ciertos argentinos. Y si hiciera otra política le tirarían flores. No es que no se bancan a una mujer, no se bancan una política. El poder, en este país, es pragmático. Si hacés lo que yo te digo, lo que yo necesito, lo que llena mis arcas, estoy con vos y sos hermoso. No lo olviden: si el establishment argentino se bancó a Menem, se puede bancar a Drácula. Al sólo costo de que Drácula haga lo que ellos quieren.


José Pablo Feinmann - Página 12

27 comentarios:

Tagarna dijo...

Si Cristina es conchuda, Néstor sería pijudo? No, en serio, desde que estalló el conflicto he sostenido la posición de que no me atrevería a asegurar que a Néstor no le pasaba, pero como me gustaría poder averiguarlo! También he sostenido que algunas mujeres argentinas (sobre todo las más paquetas) son más machistas que los hombres. Cuando encontré el jpg con la solicitada de la SRA conmemorando el 1er aniversario del golpe del 76 lo mandé por mail a casi toda mi lista de contactos, uno me contestó "antes que la histérica de Cristina cualquiera!"
Creo que el odio al que se refiere Feinman, el odio de la clase madia paqueta pro-campo es lo que más me deprime de este conflicto (ojo, el que me contestó ese mail no es clase media ni mucho menos paquete, es simplemente un pobre pelotudo que heredó 50 has., junto a otras 4 personas, que las vendieron inmediatamente y con su parte se compró una casa y dejó de alquilar por primera vez en su miserable vida, un tarado hincha de ñubel que se hizo socio de Central para ir al caribe canalla, que le queda cerca de su casa). Rob, a veces releo tu post que dice que la única salida es ezeiza y tengo que hacer un gran esfuerzo para convencerme de que no es cierto. El tema es que en otro lado, a muchos no nos van a dejar entrar.

Eduardo Real dijo...

Rob: Yo creo que entre otras cosas, los medios nos hacen perder la perspectiva.

En efecto, quién ignoraba que en el país existieran 8/10 millones de gorilas, golpistas, doños rosos, tacheros banderita y boludos varios?

Pero claro, cuando salen todos los primates juntos, parece que van a dar vuelta el país. Y sin embargo, siguen siendo sólo el 20-25% del total!

A no desesperarnos ni desenfocar...!

Anónimo dijo...

Rob: es perfecto tu post, decís todo lo que yo quisiera escribir pero mejor.
Paso siempre por aquí y en el futuro trataré de dejar mi comentario.
Un saludo
Jorgeda

MÓNICA ADRIANA dijo...

Lo peor del gorila es su paulatino embrutecimiento! Para gorilas tenían más nivel los de antes! Estos ni siquiera comprenden los mensajes mediáticos por eso la prensa hace lo que hace y usa a los movileros ignorantes sin igual!
Ya lo decía el General "es peor un bruto que un malo porque el bruto no tiene remedio

Rob Rufino dijo...

eduardo: me encanto eso del doño roso... Es dificil no seguir la manada con tanto bombardeo informativo... A veces uno termina repitiendo esas consignas como cuando cantas esas melodías pedorras y pegadizas...

jorgeda: gracias, y vamos, anímese y haga el esfuerzo de escribir mas seguido!!!

monica: los tienen enganchado con snobismo (con solo decir que los que siguen a los k son gronchos les basta) ... son de terror...

tagarna: no se que decirle... escribi eso y la verdad que casi trato de no pensar en esa posibilidad... se lo que es partir del pais... se cuanto se pierde (y tb cuanto se gana).. creo que hay soluciones intermedias (laburar más para afuera desde acá)... no se, veremos...

eduardo dijo...

No sólo lo que se agravia a Cristina ,sino lo que nos dicen o amenazan ,a los que pacíficamente ,intentamos poner límites.Los primates que me rodean,sólo admiten el final del conflicto con la destitución por cualquier vía ,de la presidenta.Es decir si se vuelve al 35% no sirve ,si se sacan las retenciones,no sirve ...sólo desaparición o magnicidio....."EL FIN DE LA CRISIS ES EL FIN DEL GOBIERNO"
Yo no me muevo en el jockey club,ni en clubes de polo ni en countries..lo hago en clase media y media alta....Los medios los enervan cada día más.
Y A ESOS MEDIOS ,LOS DESCALIFICADORES LES DAN CATEGORÍA DOGMÁTICA.DE ESTO SE SALE CON POLÍTICAS Y NO CON TRANSAS.....
GRACIAS....

Anónimo dijo...

Si los que defienden al gobierno vienen con estas cuestiones anecdoticas como la de Feinmann, - entonces eso esta haciendo agua por todos lados.
Ya no da mas eso, es hora de irse. No se puede remar contra la corriente. El pueblo les dijo basta!

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Que en la sociedad argentina anida una importante dosis de odio, resulta cierto, e incluso evidente.

Sostener, en cambio, que ese sentimiento es patrimonio exclusivo de la "derecha" (por respetar la terminología que Uds. usan), es completamente falso, e incluso ridículo.

Por algún extraño motivo, que ni Uds. (los progres) ni nosotros (la oligarquía neoliberal) hemos logrado explicar ni entender todavía, la sociedad argentina parece no querer avanzar hacia el futuro.

Ojo, no se rasguen las vestiduras antes de tiempo, porque no estoy hablando necesariamente de la reinvindicación permanente (y omnipresente) de la "lucha" setentista, sino en general.

Preferimos, consciente o inconscientemente, mirar siempre hacia atrás, para descubrir lo más importante: Quién tuvo la culpa!

Y en eso, mis amigos, jamás nos vamos a poner de acuerdo, porque no se trata de una ecuación matemática a cuyo indiscutible resultado todos podamos arribar.

Para algunos, el culpable de todos nuestros males será la oligarquía voraz y asesina. Para otros, será el populismo corrupto y autodestructivo.

En mi opinión, es tan infantil echarle toda la culpa al populismo (y sus derivados) como echársela al gorilismo (y sus derivados). Lo cierto, es que de haber un culpable, ese culpable es la sociedad argentina en su conjunto, que ha sido incapaz de producir líderes capaces de unir a todos los "bandos", en un objetivo común.

Hasta ahora, como en el T.E.G., el objetivo de unos y otros ha sido "destruir al oponente".

El problema es que no estamos jugando al T.E.G., y no nos damos cuenta de que no hace falta que todos coincidamos en todos y cada uno de los temas, y que en todos los paises "serios" hay una izquierda y una derecha, que difieren en muchos temas, pero comparten una vocación común: La de integrar una mejor sociedad.

De lo que no nos damos cuenta, en suma, es que si buscamos los puntos de contacto, en lugar de buscar permanentemente (patológicamente) los puntos de disenso, ganaremos todos, y quizás, de tanto buscar, encontremos un camino que todos podamos, en lineas generales, compartir.

Por cierto, mientras sigamos agrediendo y odiando al "enemigo" en lugar de buscarle el lado bueno (y me incluyo en la crítica), seguiremos viviendo en una eterna adolescencia como país.

sin dioses dijo...

Lic Juan le digo que estoy de acuerdo con su comentario, a mi tampoco me gusta el populismo, ni el liberalismo a ultranza, el populismo tiene que centrar su politica en redistribucion del ingreso, y si son empleos estatales, tienen que estar establecidos por concurso, y tener puntaje como los automovilistas, es a distintas capacidades igualdad de oportunidades, el mismo salario para todos equipara para atras, y cuestion en que no soy nada populista, es en el sindicalismo, el dirigente sindical tendria que tener sus 5 u 8 dias sindicales, pero trabajar como el resto de los trabajadores, y el cargo no tendria que ser reelegible. Le cuento una propuesta mia en el sindicato, cuando trabajaba en relacion de dependencia, que el delegado cobre la cuota sindical, en mano, es decir trabajador por trabajador. ¿Se imagina a los populistas pidiendo eso?

Anónimo dijo...

Hora de irse es un ultimatum....es propio de los mommentos previos al asalto al poder.Amenazas de grupos de tareas,mostraron la hilacha......no nos equivocamos al calificarlos de sediciosos...
el idioma lo confirma cuando dicen Hablar en nombre del pueblo ...son casi bandos....no aclaren porque oscurece.....

Anónimo dijo...

El PUEBLO LES ESTA DICIENDO QUE SE VAYAN.

Esta Cristina es una INCOMPETENTE.

Ahi tienen los resultados de poner la gente a dedo...sin elecciones internas.

Rob Rufino dijo...

Anónimo
Si cree que el pueblo quiere que la Presidente se vaya arme un partido político!!! Seguramente sacará millones de votos!!!

Vamos no es tan dificil!!! O si?

Nuestra derecha tiene que dejar de "imponer" posiciones y empezar a "seducir" con ideas.


Creame que el día que lo hagan, hasta yo voy a considerarlos como una opción electoral...

Rob Rufino dijo...

Juan
Es cierto, la lucha es contra el enano fascista que "todos" llevamos dentro.

Pero déjeme aclarar una cosa: tantos años de alianza entre la SRA con los militares primeros y con los medios después (cuanta razón tiene Nestor de hablar de FIERROS MEDIATICOS!!!) mellaron su credibilidad.

En los golpes contra Peron, Frondizi, Illia, Alfonsín y De La Rua siempre hubo operaciones de la SRA. Primero golpeando la puerta de los cuarteles y luego (como ahora) creando clima de zozobra y organizando corridas.

Y todo esto se sigue repitiendo porque siguen teniendo IMPUNIDAD.

Como puede ser que desabastezcan ciudades impunemente?

Entonces, por favor, no me venga con eso de que es lo mismo uno que otro.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

No Rob eso de los partidos dejemos que se ocupen Uds. los burgueses.

Lo que Argentina necesita es UNA REVOLUCION que limpie con el usurero patagonico, la mujer y los corruptos.

Se acabo por fin el mito de que esto que dice llamarse "peronismo" representa la gobernabilidad.

Ya aparecera un militar como Chavez.

Hay que tener paciencia.

Rob Rufino dijo...

oia... llegaron los chinos a catanpeist...

Vaya vaya... Siga apoyando a la Sociedad Rural!!!

Organice una cena de la CCC con Miguens y Martinez de Hoz...

Claro, por eso apoyaron a Seineldín... El militar revolucionario... Y bueno, no se dió... Pero sigan participando!!!

Los maoistas argentinos no tienen cara... Como buenos argentinos, se concentran en vivir de subsidios oficiales.

Penoso.

Anónimo dijo...

Rob:


Vos segui apoyando a Skanka, todos los curros de Nestor, De Vido el Rudy Ulloa, el ex-chofer devenido millonario y Cia.

Che ...te dan algo?
Al menos D'Elia, Persico y la atorranta de Bonafini reciben subsidios por apoyar?

EL PUEBLO AL PODER.
VIVA LA REVOLUCION!!!

sin dioses dijo...

Anonimo sufre de ripollitis maoista, que confunden la sociedad rural con el pueblo, hablan de revolucion y le hacen de guardia pretoriana a Llambias, le aconsejo leer a Lenin, la enfermedad infantil del izquierdismo. O el progtama de transicion de Trostky, mas que pueblo esto es una revolucion conservadora, ¿o porque se cree que hoy el mas virulento es Llambias?

Anónimo dijo...

sin dioses

Hay que destruir el status quo que significa la entronizacion de la mujer y el usurero patagonico. Ellos son lo mas encarnado de la burguesia. Llambias representa a su sector y a nada mas.

O crees que la usurero o la mujer con las carteras Vuitton de 30 mil euros --son los nuevos modelos de La Revolucion?

A colgar a la izquierda caviar!!!!

Lenin los tenia bien junados!!!

EL PUEBLO AL PODER!!!

Anónimo dijo...

Rob y sin dioses:

Ya que tanto les interesa confrontar a los personajes con la historia.

Por que no les preguntan a los sindicatos como los reprimia Kirchner cuando era gobernador? Por que no averiguan lo que ocurrio en Caleta Olivia? Por que no le preguntan al amigo Osvaldo Bayer quien fue el abuelo de Kirchner? Por que no le pregunatan a cualquier santacrucenio la relacion de Kirchner con los militares cuando fue Gobernador?

Por favor, Kirchner fue y sera siempre un conserva como cuando les sacaba el televisor al pobre infeliz que no podia pagar las cuotas.

Ni siquiera es peronista. Ideologicamente no es nada. Personalmente es un corrupto que acumulo en epoca del proceso y durante su gobierno, una fortuna.

sin dioses dijo...

¿El Pueblo al Poder?
¿El pueblo es una categoria marxista?
Toda revolución requiere un sujeto revolucionario, ¿usted me quiere enseñar que el gringo de Beravebu, con su 4 x 4, es el sujeto revolucionario? Que risa me dan. Por favor una brujula politica, Si es del PCR le aconsejo una marcha de desagravio a Lopez Rega y a Seineldin, eso si que para uds eran patriotas!!

Anónimo dijo...

A ver sin dioses quien es el sujeto de la revolucion para Ud?

Los paniaguados rentados de D'Elia y Persico? La agrupacion la Campora, del hijo de Kirchner, un vago que nunca laburo?

Las agrupaciones metidas en esas carpas frente al Congreso que pagan todos los argentinos?

Por favor!!!

Los "campesinos" como Ud dice...no estan solos.

Basta de subsidios a la clase media!!!!

El pueblo al poder!!!

sin dioses dijo...

Ni unos ni otros, la categoria pueblo es amarxista, ahistorica, arevolucionaria, por eso la uso tanto el peronismo. no sea ingenuo, con creerse que la revolucion esta a la vuelta de la esquina, esto no es mas que una contrarevolucion conservadora.

Anónimo dijo...

sin dioses

Lo tuyo es elitismo mas que otra cosa.

Ningun partido politico o dirigente ha sido capaz de replicar la pueblada de Rosario.

Lo de las carpas frente al Congreso es una verguenza.

El final de Cristina y Nestor se acerca.

Che por que no le ponen Kantapeist...Uds son mas kirchneristas que otra cosa.

Rob Rufino dijo...

Siguen las contradicciones...

Habla de que hay que esperar a un militar como Chavez mientras el mismísimo Chavez apoya al gobierno contra este embate de la oligarquía que es apoyada por sus socios que quieren vivir de renta y por estos pobres muchachos (los maoistas de la CCC) que tienen una extraña relación de amor-odio con el poder.

Sigan pidiendo subsidios!!! Al menos los maoistas de perú se jugaron el pellejo y merecen más respeto que estos lame botas de los estancieros.

Anónimo dijo...

No te entiendo. Quien es el que quiere "vivir de la renta"? Quien esta pidiendo la transferencia? Lo de Chavez fue una broma. Te parece que con un minimo de coherencia se puede apoyar a un ex-militar golpista? Che...vos sos kirchnerista! Con razon lo criticabas a Binner quien podra tener sus defectos pero no es un tipo honesto y no como los Kirchner.

Rob Rufino dijo...

Chino,
Lee bien lo que escribo hermano!!!

Por que no mirás esta nota escrita antes del conflicto.

Voté por Binner y, pese a que critico su giro, lo sigo bancando.

Además a Cristina no la vote exactamente por todo lo que ud dice.

Pero quiere que le diga una cosa, al ver quienes la están atacando no puedo hacer otra cosa que apoyarla.

Uds me demostraron que los gorilas no se extinguieron...

Lamento que uds, que tienen gente piola, sigan haciendole el juego a la derecha. Pero bue... son incorregibles!!!

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Sin Dioses: Comparto por supuesto lo que Ud. propone sobre los sindicatos. Por desgracia, me resulta impensable que algún día podamos desarmar la mafia que dejó establecida Perón en los sindicatos. Fíjese que ni siquiera el kirchnerismo, con su progresismo de boquilla, se ha dignado a reconocer a la CTA, ni ha dado la menor señal para democratizar la afiliación sindical (más bien todo lo contrario). Resultado: Dentro de 20 años, cuando el presidente, los diputados, y los gobernadores sean otros, los lideres gremiales, serán exactamente los mismos que tenemos hoy (o sus hijos).
También estoy de acuerdo en que haya que concursar para trabajar en el Estado, pero me temo que ocurre lo mismo que en el caso anterior: En la Argentina de hoy, eso es ciencia ficción.