lunes, 16 de junio de 2008

El primer golpe ya ganó

Sólo les falta su setiembre, pero es evidente que el golpe ya ganó su primera partida, cuando hablé desde este blog haciendo un llamado desesperado que algo teníamos que hacer para ganar la calle, pero lamentablemente el golpe ya ganó.

El ganar o ganar de Buzzi pronunciado en Rosario, hoy a tenido su punto de mayor ebullición, los que me conocen saben que jamás comulgué con el peronismo, pero mucho, mucho menos ni fui, ni soy, ni seré gorila.

Grandes sectores medios, han salido a cacerolear y bocinear en Rosario, con sectores altos, Audis con banderitas argentina es un burdo ejemplo, se han juntado no como en la época que cayó De la Rúa, por trabajo, salarios y justicia. Sino para defender la renta de los grandes señores.

Los mismos grupos concentrados desde siempre, ya no conformes con su renta que es demasiada, se han subido al reclamo chacarero. Estos sectores, han salido a disputar en el terreno que más le gusta: La campaña mediática. Y lamentablemente la han ganado.

Los grandes señores no toleran que el Estado, maneje una porción de su renta, la neo-reacción conservadora esta en su punto de máximo esplendor. Las clases medias con su discurso atado a los medios, es decir, la democracia es ejercida desde la televisión, desde TN, donde el desabastecimiento es “obra de hombres honestos curtidos por el trabajo” que no trabajan desde hace meses. Que patotean todo el tiempo a automovilistas, camioneros, y golpean a todo aquel que dé una opinión diferente, aún a mujeres embarazadas, pero eso es obra de gente, y para la sacrosanta prensa estos humillados son provocadores.

Donde todo se trastoca, Reutemann, Duhalde y los Rodríguez Saa, con su tendal de muertos, pasan a ser los salvadores de la patria. Todo por un puñado de la renta. Donde hoy combina el discurso de Castells con el de La Nación y la clase media se pliega a la brutalidad de De Angeli y su discurso de no estado.

Sin estado no hay nación, menos república.

El 16 de junio de 1955, hoy, emblemáticamente se cumplen 53 años en que, los sectores más reaccionarios de la Argentina, de mano de la Marina y de la Fuerza Aérea bombardearon la plaza de mayo, con el objetivo de matar a Perón. El golpe final se consumó en setiembre.

¿Esperaremos atónitos otro setiembre de 1955, o haremos algo para frenarlo?. Una plaza llena es un buen síntoma pero no alcanza. La salida es política. Pidamos hoy a la presidenta, mayores beneficios en favor de los más pobres, estamos a tiempo.

2 comentarios:

Casi Persona dijo...

Estoy de acuerdo con el principio de la redistribucion de la riqueza. No soy del campo. No sali hoy a hacer ruido, pero conozco gente que si, y al preguntarles porque salieron me dijeron que por estar a favor del campo,sino porque están artos(como todos)de que la señora presidenta haga lo que quiera. No se puede gobernar por decreto,simplemente no se puede. Yo creo que si hubiese salido por ley del congreso se hubiera y NOS hubiéramos ahorrado muchos problemas.
De entrada si hubiese querido repartirlo para las provincias que participen lo hubiera hecho por ley,aumentando el impuesto a la ganancia que es coparticipable,y en relación directa con las ganancias.
Es completamente necesaria la distribución de las riquezas, pero no por capricho de una persona con poderes extraordinarios, no es así. La única forma de vencer la patética campaña mediática es haciendo bien las cosas. Plesbicito, proyecto de ley en el congreso, lo que sea. Pero esto es una verguenza, una monarquía.
NI C, NI K.

Silvina dijo...

Yo también estoy de acuerdo con la redistribución de la riqueza, y también en aumentarles las retenciones al sector agropecuario, para frenar un poco aunque más no sea su consumismo, el cual nos está llevando inexorablemnte a la debacle económica de la ciudad: precios por las nubes, alquileres en aumento todo el tiempo, encarecimiento de absolutamente todo.
Y si alguien está en desacuerdo con las formas en que se realiza, entonces que espere los cuatro años que se le concedieron el año pasado a esta mujer, la dejen gobernar y cuando lleguen al poder(si es que lo hacen), entonces sí: pongan en marcha su plan económico.
Hasta ese momento, sean democráticos y dejen gobernar! y más que nada dejen de tener de rehén a la gente común que quiere trabajar y vivir en este país, con sus defectos y virtudes.
Sin dioses:excelente su artículo.
Saludos.
Silvina.