martes, 17 de junio de 2008

Por qué vamos a la plaza?

Por qué vamos a la plaza

Hoy (por mañana miércoles 18 de junio) a las 13 nos concentramos en Avenida de Mayo y Perú, en defensa de la democracia y en reclamo de mayor distribución de la riqueza y participación popular.

Lo haremos desde nuestra propia identidad y sin ahorrar críticas al Poder Ejecutivo Nacional, pero en respaldo de la institucionalidad democrática y de las medidas progresivas que enfurecieron a una nueva derecha que usa la retórica del diálogo y el consenso y se envuelve en los símbolos nacionales mientras pretende mantener sus privilegios. Con lock-out patronal y desabastecimiento no hay vocación de dialogo. Es imprescindible el levantamiento de las medidas de fuerza, y que el gobierno haga una amplia convocatoria a todos los sectores involucrados, para la discusión integral de un nuevo modelo productivo.

Somos miembros de organizaciones sindicales como la CTA, CTERA, la Unión Obrera Metalúrgica, CONADU; de movimientos como Tupac Amaru y Movimiento Nacional Patria Grande; de organismos de derechos humanos como el CELS, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos; de pequeños empresarios, como la Asamblea de PYMES y el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos; economistas del Plan Fénix; decanos y profesores universitarios, científicos e investigadores; sacerdotes en opción por los pobres; dirigentes políticos que demostramos la posibilidad de construir alternativas populares sin clientelas ni aparatos; intelectuales y artistas integrantes del agrupamiento Carta Abierta y ciudadanos sin militancia partidaria ni institucional.

No formamos parte del gobierno. Objetamos la destrucción del INDEC y la construcción del tren bala, la negativa a reconocer la personería de la CTA y la alianza con sectores de la mal llamada burguesía nacional, que fue socia de los gobiernos neoliberales. Consideramos intolerable el mantenimiento de altos niveles de hambre y exclusión en uno de los grandes países productores de alimentos del mundo.

Pero la restauración conservadora en marcha, con el impulso de un sector de la izquierda que imagina protagonizar una revolución agraria, no cuestiona los defectos sino los aciertos del gobierno, al que intenta imponerle sus intereses económicos por encima del interés general, sin reparar en costos ni en métodos. Cuestiona la reconstrucción de la autoridad del Estado luego del colapso de 2002, el saneamiento de la Corte Suprema de Justicia, el juicio a los responsables del Estado terrorista, el drástico descenso de la desocupación, la recuperación del régimen jubilatorio estatal, el establecimiento de un haber para las personas mayores de 70 años que no tenían ninguno, el aumento del presupuesto educativo, la creación de un ministerio de ciencia y tecnología, la política exterior independiente, en asociación con los gobiernos democráticos de Sudamérica. No busca un avance sino un salto atrás.

Contra toda evidencia se acusa de autoritario y soberbio al primer gobierno que ha prohibido el uso de armas de fuego en el control de manifestaciones y se moteja de represión violenta al desalojo con guantes de seda de la ruta del MERCOSUR, por la que desde hace tres meses no se permite el tránsito de mercaderías, obligando a tirar millones de litros de leche y toneladas de frutas y verduras. De ese clima deslegitimador, parecido al que minó la presidencia de Arturo Illia, participan en forma tan entusiasta como irreflexiva sectores de las clases medias urbanas influidos por la cobertura tendenciosa de diarios y canales de televisión temerosos de que se democratice la comunicación de masas.

De esta crisis, no menos grave porque se la niegue, sólo se sale con más democracia y más distribución de la riqueza. Para ello se impone una reforma impositiva integral, que grave a todos los sectores que en estos años han tenido beneficios extraordinarios, como la especulación financiera, la minería y la pesca.

Ésa es la voz propia con la que hoy iremos a la Plaza de Mayo, en defensa del valioso trayecto recorrido desde mayo de 2003 y en demanda de su profundización, con mayor calidad institucional y con la participación popular.


Hugo Yasky, Martín Sabbatella, Horacio Verbitsky, Laura Conte, Juan Gelman, Adrián Paenza, Eduardo de la Serna, Abraham Gak, Juan Pablo Paz, Carlos Heller, Horacio González, Nicolás Casullo, Lilia Ferreyra, Ana Cacopardo, Victorio Paulón, Stella Maldonado, Roberto Baradell, Carlos De Feo, Juan Carlos Junio, Alejandro Dolina, Juano Villafañe, Vicente Battista


PD: Desde Catanpeist nos adherimos y viajaremos a Buenos Aires a apoyar al Gobierno Nacional y Popular.

10 comentarios:

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Muchachos, no se asusten, pues no vengo a romper las ondas de amor y paz que nos hemos prodigado hace algunos días.

Simplemente quería decirles que he decidido acudir al acto de mañana, en defensa del gobierno nacional y popular.

Les propongo encontrarnos a eso de las 14.00 hs., en la puerta del Cabildo. Si para eso de las 14.30/14.45 no me ven, arranquen nomás sin mí con las bombas (de estruendo, eh, tampoco se me emocionen!).

Para que me ubiquen, les aclaro que llevaré puesta una remera (roja por supuesto) con la cara de Felisa Miceli en el dorso, y la de Sergio Shoklender en el reverso.

Y también una boina (negra, con una estrellita roja al frente), como la que usaba el exitoso triunfador Guevara.

Bueno, no sé que más puedo decirles. Los quiero! (aunque por la forma en que redactan, he detectado que son todos putos!).

Lic. Palotes

P.D.: Escucharon "Inmobiliaria Massachussets"??

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Hablando en serio, si en verdad quiere el Gobierno honrar la democracia, ¿porqué no convoca en forma urgente un PLEBISCITO?

Lo digo en serio. El art. 40 de la Constitución lo faculta a hacerlo, y pienso que esa sería la forma más democrática y pluralista de decidir este conflicto.

Si pierden, nadie podrá decirles nada, pues fue la gente la que así lo decidió. Y si ganan, ya nadie podrá decir que no estaban representando a la gente.

Rob Rufino dijo...

Como anda personaje!!!

Ya se lo extrañaba!!!

Me imagino que no le quedará cacerola sana en su cocina.

Bueno, si no llega mañana mandele saludos a Don Miguens y el resto de los patroncitos. Gente cariñosa y de manos abiertas que nunca olvida regalar una sidra y un pan dulce a la peonada.

Respecto al referendo la gente ya habló hace pocos meses en la urna.
Es hora que empiecen a respetar el mandato popular y dejen la tradición golpista de lado.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

No, perdón. Repito que la convocatoria a un plebiscito es un resorte CONSTITUCIONAL. No digo que sea para usarlo cada 5 minutos, pues sería imposible gobernar, pero ante conflictos de esta inusitada envergadura, pienso que se trata de la salida ideal.

Si al Gobierno le interesa verdaderamente la democracia (y no solo de boquilla) pienso que esta alternativa debería entusiasmarlo mucho.

¡¡Que decida la gente!!

Anónimo dijo...

La gente ya decidió en las urnas. AGUANTE CRISTINA!!!!!

Anónimo dijo...

Eeehhhh Juancito. Ni bien la Presidenta mandó el asunto al Congreso ya están pidiendo otra cosa.... Ustedes no son ni buenos ni malos, son incorregibles.... Je

Patagónico

Anónimo dijo...

Che... Los "incorregibles" no eran otros???

Al pan... pan, y al vino... vino.

Laura dijo...

Hoy De Angelis dijo que la mesa de enlace era más democrática que el Congreso...Pretenderán que mande el proyecto a la mesa de enlace? Ah, y otra cosa conmovedora: también dijo que los peones saben que si los patrones están mal, ellos también estan mal. Lo que no dijo es por qué entonces cuando los patrones están bien, ellos siguen estando mal?
Estuve en la plaza. Una alegría.
Saludos

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Muchachos, no tiren la pelota afuera. La Mesa de Enlace no debe decidir un pepino. La que debe decidir, conforme lo preve la Constitución, es la GENTE, mediante un PLEBISCITO.

¿Tanto miedo le tienen al voto popular?

Cuando la Reventada habla, pareciera confundir su mandato con un "derecho" que la gente le dió en Octubre, cuando -en realidad- lo que se le dió en Octubre fue una "obligación".

Y dado que esa obligación es gobernar para TODOS, en casos como éste, que ya lleva 100 días paralizando el país, no me cabe duda que la única solución es recurrir a la Constitución, y preguntarle DIRECTAMENTE a la gente.

Los Kirchner siempre se ufanaron de no dar conferencias de prensa, porque "nosotros le hablamos directamente a la gente", pero cuando es la gente la que debe hablar ahora, a los señoritos les viene el miedo.

Lo que demuestran, una vez más, es que más allá de su discurso pluralista, a la democracia se la pasan por las bolas.

Repito: El Gobierno no tiene un derecho. Tiene una obligación.

PLEBISCITO YA!

Anónimo dijo...

Juan de los palotes... ¿Conocés el tema de Calamaro "Vigilante medio argentino"? Me parece que te incluye en su jauría.

Diego Sosa