sábado, 26 de julio de 2008

Suecia al revés


























Por Martín Becerra (Página 12)

El enigma que intenta resolver el “decano de Sociales de Estocolmo”, personaje de las crónicas de Mario Wainfeld, anida en las sinrazones de la convulsión argentina. El revés del enigma también aporta lecciones: para un argentino, Suecia es bien extraña.

En Suecia viven, desde hace ocho años, María y Gastón, cuyas preguntas sobre la crisis del primer año de gobierno de Cristina Fernández son tan racionales que es complejo responderlas para un visitante contaminado por el conflicto agropecuario.

Los dos hijos de la pareja radicada en Estocolmo, Bjorn y Leo, nacieron en hospitales que prestan excelente atención y cobertura universal. María y Gastón gozaron de 14 meses de licencia por maternidad/paternidad, en los que fueron a pre-jardines de infantes gratuitos (como toda la educación), compartiendo juegos y aprendizajes con los chicos.

Como sus padres son inmigrantes, Bjorn y Leo tienen derecho a preservar su lengua materna; además de la escolaridad sueca, reciben clases semanales de castellano. A su vez, cuando María y Gastón llegaron a Suecia, donde él se insertó como neurocirujano en el prestigioso Instituto Karolinska, el Estado sueco les proveyó cursos de idioma de forma gratuita.

Las calles de Estocolmo son calmas para tratarse de una capital: el respeto por el prójimo, la preservación de lugares peatonales y verdes y el cuidado del espacio público producen una ciudad amable, sin intrusión de carteles ni ocupación de la vía pública con fines comerciales. El peaje para ingresar y salir de Estocolmo es caro; pero antes de subir las tarifas el Estado garantizó una red de transportes públicos (subtes, trenes, o colectivos) que funciona en excelente estado, en horarios amplios y en la que jubilados y estudiantes tienen importantes descuentos (menores de 7 años no pagan).

Comparado con la Argentina, en Suecia hay pocas farmacias. El Estado tiene el monopolio de la venta de drogas legales, lo que no es del agrado de los grandes laboratorios. Por razones similares, el Estado sueco es monopólico en la comercialización de bebidas alcohólicas de alta graduación.

Una vez por año, todos los políticos de Suecia dialogan con la sociedad durante una semana estival, en una vieja isla vikinga. Pero amén de la apertura de espacios deliberativos, los políticos, comenzando por los gobernantes, responden usualmente las preguntas de los periodistas. Y los periodistas, comenzando por los de los medios más grandes, cultivan un profesionalismo que separa opinión de información y procuran sostener un equilibrio entre tendencias de las fuentes consultadas.

En Suecia los canales de televisión son públicos y se financian mediante un impuesto que paga la población, para reducir el impacto de una publicidad que suele interpelar a la audiencia más como consumidora que como ciudadana. Irónicos con el consumismo afiebrado de buena parte del continente americano (lo que incluye al Cono Sur), los suecos respaldan una televisión tan alejada del sacro rating como del usufructo gubernamental. Es decir: ni manipulación comercial privada (con sus intereses políticos) ni manipulación política gubernamental (con sus intereses económicos).

En los medios de comunicación y en muchos otros ámbitos existen ombudsman. Este ombudsman es mucho más que un “observatorio”: puesto que su función es defender los derechos de los destinatarios del servicio, monitorea constantemente las prestaciones que debe garantizar. También la sociedad opina sobre los medios. Ni los dueños de los medios privados, ni los directivos de los medios públicos, ni los periodistas, creen que ello amenaza la libertad de expresión. Además, en Suecia una cuota de las licencias de radio y televisión se reserva para emisores no comerciales, para que la sociedad acceda a contenidos diversos.

Suecia cuenta con los índices de lectoría de diarios más elevados del mundo. La libertad de expresión en la que asienta su buena salud el mercado editorial requiere de la activa intervención del Estado. Por ejemplo, se otorgan subsidios a la prensa para alentar la publicación de un segundo diario en localidades donde existe monopolio. En televisión no hay publicidad dirigida a los niños. La preservación de la infancia como un espacio lúdico, de aprendizajes y de socialización, resulta central para un país que hace de su elevada calidad de vida un culto.

Hace cien años, Suecia tenía una importante deuda social y una economía relativamente atrasada. La estabilidad de políticas inclusivas orientadas por la equidad, con criterio público, transformó aquel reino. Aquí María y Gastón eligieron radicarse en una travesía en la que sacrificaron afectos, para criar sus hijos en condiciones impensadas para la Argentina de los últimos 34 años. Gastón paga el 50 por ciento de su salario en impuestos. De su sueldo mensual, el Estado sueco le descuenta la mitad. Los mejores sueldos sufren mayores descuentos. Gastón preferiría tributar menos al fisco, pero comprende que hay un principio elemental de solidaridad cuando uno decide vivir en comunidad. El bienestar social no es una entelequia. Y aunque al “decano de Estocolmo” le asombre, Suecia queda en el mismo planeta que la Argentina.

* Conicet y Universidad Nacional de Quilmes.

9 comentarios:

ella tambien dijo...

apenas el cielo.

ai ceus.


saludos rob

sin dioses dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sin dioses dijo...

Rob ya lo decia, pero parece que el modelo era suecia o swazilandia pero a los argentinos les gusta vivir en argentilandia en vez de de en argencia. No me imagino marchas a favor de las grandes coorporaciones, ni canales 13 en suecia.

Anónimo dijo...

Rob:

Para nada habla del racismo exacerbado, del nivel de suicidios, etc. Si el"modelo" fuera tan exitoso todo el mundo querria ir a vivir a Suecia, sin embargo rara vez es mencionada como "modelo".

Lo de los canales es la mejor prueba. Tenes, por ejemplo, Canal 7que nadie mira, a menos que este obligado.

Si los suecos queiren elegir un "daddy state" alla ellos, nadie puede prohibirles.

El tema es que nada es tan fenomenal como lo pintan Wainfeld y Becerra que jamas vivieron alli.

MÓNICA ADRIANA dijo...

Concuerdo y además todavía no investigaron el asesinato del primer ministro Olof Palme. Quedó impune y ocurrió en 1986 ¿qué clase de sociedad se banca una cosa así?

Rob Rufino dijo...

Epa compañeros!!!
La nota no tiene que ver con un modelo a seguir.

Argentina tiene que construir su propio modelo que le cierre a los argentinos.

De esta nota tomo el respeto hacia el otro, hacia el bien común, el cuidado de los contenidos televisivos que se les da a los niños, etc.

Una amiga entrañable que tuvo la oportunidad de vivir en Suecia me contó sobre la frialdad de esta gente, que llegan al grado de convertir en feriados los escasos dias de sol que tienen durante el año.

Sabemos mucho, por lo que nos llega por TV, radio y cine del American Way of Life. Pero poco de estos paises que tienen una visión distinta de lo que es una sociedad.

Espero que, en ese sentido, haya servido la nota.

Abrazo.

Anónimo dijo...

En el 2001 conoci un sueco por internet ,www.englishtown.com,
vino a la Argentina, me pareció un hombre respetuoso, amable, muy educado. Vestía un reloj antiquisimo que era de su abuelo. Era ingeniero, pero trabajaba dando clases de tango en Estocolmo, y vino a la Argentina a aprender más de nuestro tango.
También trajo un diccionario para poder expresarse mejor en español.
Comentó que allá plantaban manzanas y que los techos de las casas de madera tenian pasto para la nieve.Comentó del modelo del socialismo en Suecia. Allá cuando los adolescentes tienen 18 años el Estado les da departamentos para que vayan a vivir solos. La educación es pública desde el jardín de infantes, etc.
No hay pobres, hay una gran clase media.

Eduardo Real dijo...

Debo reconocer que envidio el rol que los suecos le dieron al estado. Cómo es la sociedad a la que sirve este estado es más opinable.

Es uno de los últimos bastiones del "welfare state" sobrevivientes, y es gestionado desde hace décadas... por los conservadores. No me imagino cómo habrá sido en las épocas de Olof Palme :)

Otro Uruguay es Posible dijo...

Hola: Mi nombre es Lidia,vivo en el "paraiso sueco2 desde hace 32 años.Leí la nota en página 12 y me enfureció.Los medios de información suecos,son tan desinformantes como los nuestros.No hay uno sólo tipo Pagina12,como ejemplo.La tv si hay reclames y se llama al consumismo desde esta pantalla y de todo tipo de reclame diario que sin pedirlo llega a tu casa,toneladas de papel al día en reclames. Björ y Leo,su familia, viven,(no los conozco),seguramente en zonas recidenciales para profesionales de primera,barrios exclusivos. No en barrios obrero,de desocupados,extranjeros.Si su padre paga 50% de impuestos,tiene derechos a descontar,cosa,que el trabajador común no puede.
La ayuda social,ayudaba a mudarse a los jóvenes hace 15 años atrás,ya no exite.Justo,me toco sufrirla!!Los jóvenes ya no se mudan siguen vieviendo con sus padres,falta de trabajo,trabajo mal pago.A modo de ejemplo:3 de cada 10 chicos que terminan la escuela no saben leer, 3 de cada 10que ingresan al liceo,no terminan,no comprenden lo que leen,la ayuda en las escuelas,se cortó a partir del año 87,es mi gremio. Si que hay pobres,desocupados,pensionistas y gente que vive en la calle.
La crisis comenzó en los 90,sigue,no para,el estado de bienestar ya no es.Todo se privatiza.Si viajas en trenes,si hay demoras,desde que fueron privatizados.Este gobierno triplicó el costo de los subterraneos y colectivos,dividiendolos en zonas.Vivis en zonas privilegiadas entre privilegiados,no ves el resto.Es facil criticar a Argentina estos "suecos con guita",que no dejan de ser extranjeros para los suecos,aunque se llamen Björ (Oso).
Habran sido de izquierdas sus padres? o sino,porque vinieron?
Siguen siendo cabecitas negras,con dinero.Asi piensan los suecos. O como muchas veces escucho,si no fuera por tu acento,creia eras sueca,no esa una forma de racismo?
Violencia? Dónde vive esta gente? En pleno centro,en cualquier parte.Y violencia domestica?,si que existe. Violaciones, y en su mayoría son suecos. Seguramente estos hemanos,la violencia la ven en extranjeros.me gustaria alguno de ustedes pudiese entender el idioma y leyeran las noticias suecas. Todo depende del medio en que vives, y si eres capaz de ver el contexto.La social democracia terminó,vamos en el mismo camino de la globalización.Esperen el próximo martillazo de suba de rentas,será peor que el de los 90,y fue fuerte,cuantos suicidios!
No odio Suecia,vivo la real y he trabajado mucho dentro de lo social y allí te encuentras con la realidad.