miércoles, 6 de agosto de 2008

Alerta

Colado entre los comentarios políticos a alguna de las entradas detecté una invitación a participar de un sitio dónde aparece un formulario que invita a participar en rechazo a las leyes que buscan penalizar el aborto.(http://www.argentinosalerta.org/formularios/48rosario.htm)
Utilizando la grandilocuencia del derecho a la vida, esta propuesta busca trabar el debate sobre un tema que le cuesta diriamente la vida a muchas mujeres argentinas. Pero no a cualquier mujer, sino a las mujeres pobres.
El derecho a la anticoncepción ha sido un avance significativo, aunque a veces, en la realidad, la falta de insumos niega lo que las leyes afirman.
La discusión sobre la despenalización del aborto, es una discusión que atañe al núcleo central de las problemáticas abordadas en este blog, ya que hace referencia a las desigualdades en el acceso al ejercicio del derecho de la mujeres sobre su propio cuerpo, según la clases social a la que pertenezcan.
Asegurar la igualdad de oportunidades para poder decidir en relación a las propias creencias debería ser nuna obligación del Estado.

Discutir la despenalización del aborto es parte de la discusión sobre una sociedad más equitativa.

9 comentarios:

cholo dijo...

Aborto libre y gratuito ya!!!
Es tan sencillo como esto: la que no quiera abortar,que no lo haga y la que quiere que tenga todos los medios legales y tecnicos a su alcance.La decicion siempre tiene que ser de la mujer.
Besos negrita

Anónimo dijo...

Discusión que se debe la sociedad argentina.Y aquí por la prov. de BsAs, lo tenemos al gobernador Scioli hablando con la iglesia sobre el tema....se imaginan!!! Son temas como la 125, los gorilones y pacatos se ponen las pilas y ganan....Hay que empezar a plantearlo como tema no tan al futuro

sin dioses dijo...

Yo vi el post del argentinos alerta. y firmé... Bajo el nombre de Tutan Kamon nro de dni menos253.356.344 o algo asi y mi direccion antiguo egipto. Pero creo que lo que hice fue desmerecer a los viejos faraones

Raquel Reznik dijo...

¿Cómo el crimen alevoso de un ser que no se puede defender puede formar parte de una sociedad 'más equitativa'?
¿El 'estado' está obligado a matar?
¿Quién dijo que el cuerpo del por nacer forma parte del cuerpo de la mujer, siendo que solamente está alojado en él?
¿Igualdad de oportunidades para asesinar?
¿Glandilocuencia del derecho a la vida?

MÓNICA ADRIANA dijo...

Bueno, yo entré y di mi opinión. Los católicos prácticos se abstienen y los que nos practicamos ningún credo podemos elegir ¿por qué querer obligar a los demás?

Rob Rufino dijo...

La discusión de fondo es a partir de que momento del embarazo podemos hablar de vida.

Somos humanos cuando nacemos? Al 3 mes? La blástula es un ser humano?

La ciencia no da una respuesta clara al respecto, ya que se trata de un proceso continuo y no discreto.

En verdad me supera un poco.

Lo único que sé es que la Iglesia embarra todo tipo de discusión, incluso respecto a métodos anticonceptivos en general.

Tere Marin dijo...

Seiscientas mil mujeres mueren cada año (1) por complicaciones derivadas del embarazo y el parto. Son 150 veces más muertes que las acaecidas en el atentado terrorista en las torres gemelas de Nueva York. Pero la noticia no acapara grandes titulares, coberturas en vivo, ni fotos desplegadas en las portadas de las revistas. Desde la invención de la imprenta hasta la irrupción del microchip, los diferentes soportes que se han ido sumando a lo que hoy llamamos medios de comunicación masiva se han utilizado para socializar el fundamento ideológico hegemónico, a partir del cual, simbólicamente, se estructura la relación social de subordinación y discriminación de las mujeres.
Esto lo dice Isabel Moya en un estudio echo sobre el tema para REBELIÓN....pero unido a la despenalización del aborto tiene que haber una completa cobertura para facilitar una educación sexual y facilitar los medios anticonceptivos para no tener que llegar a algo tan doloroso como un aborto.Que nadie piense que el aborto no tiene riesgos y deja a muchas mujeres con sentimientos de culpa.De nada sirve una ley de aborto libre y gratuito (con la que estoy de acuerdo) si no se lleva a cabo la otra parte ya dicha.

Un abrazo MªAngeles y posteo tu articulo tan interesante

ella tambien dijo...

además de las miles de mujeres que mueren, otras muchas quedan con secuelas crónicas a causa de los abortos inseguros realizados en las deplorables condiciones que avalan la clandestinidad. un atentado contra el derecho a la salud, consagrado como humano y constitucional. además de legal el aborto debería ser un tema prioritario de la salud pública.
una sola muerte es importante, ya que es una muerte evitable.

un gusto. saludos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Vuelvo al blog después de unos días (una semanas) de ausencia, y no puedo dejar de hacer un par de comentarios sobre este post. Veamos:

1. En primer lugar, debo corregir a mi amigo Rob cuando afirma, palabra más, palabra menos, que "la ciencia no ha dado una respuesta clara sobre el momento en que comienza la vida".

Esto es falso. Hoy en día está plenamente demostrado que, desde el momento mismo de la concepción, esa célula inicial que acaba de formarse de la unión de un óvulo y un espermatozoide, tiene una carga genética absolutamente propia, independiente, original y distinta a la de aquellas células que le dieron origen.

Por lógica consecuencia, y dado que el 100% de las células de nuestro organismo portan un mismo ADN, la presencia (en el cuerpo de la madre ) de un amasijo de células con un ADN distinto al de ésta, demuestra que el mismo, NO ES parte de la madre.

Y si NO ES parte de la madre, ¡¿que es?!

Podemos ponerle los nombres que queramos: Blástula, cigoto, amasijo, conjunto de células, o no ponerle ningún nombre, pero eso no cambiará la respuesta.

Y la respuesta, claro, es que "eso" es una vida humana. Única, irrepetible, conformada en ese instante preciso, por un padre y una madre también precisos.

En efecto, si le hiciéramos un examen de ADN a los 5 minutos de la concepción, y lo repitiéramos 20, 30, 50, o 90 años después, el resultado sería EXACTAMENTE EL MISMO.

Luego: Fuera cual fuere la opinión que cada uno abriga sobre el aborto (ya llegaré a ese tema), no cabe duda que un óvulo fecundado ES una vida humana.

2. Segunda cuestión: Se ha afirmado por ahí que seiscientas mil mujeres mueren por año por complicaciones derivadas del aborto, e incluso nuestro ex-ministro Ginés González García, frecuentemente repetía que en Argentina se realizan 500 mil abortos por año.

Antes de entrar al tema de fondo, seré curioso: ¿Quién realiza esas presuntas estadísticas?

Por lo pronto, en Argentina no se lleva el menor control estadístico sobre el tema, y mucho menos se lo lleva en África ni en otros países del tercer mundo.

Esas cifras, que suelen lanzar al aire los defensores del aborto, comenzando por la ONU (que explícitamente desea evitar que crezca la población en el tercer mundo), es completamente falsa, pero sobre todo infundada.

Baste decir, para no extenderme sobre un tema obvio, que en muchos países está prohibido a los médicos hacer la denuncia (por cuestiones de confidencialidad) cuando reciben un caso de este tipo, con lo que me temo que el autor de estas "estadísticas", sigue una metodología similar a la de nuestro querido INDEC.

En verdad, estos números deberían interesarnos un pepino. También mueren anualmente muchísimos ladrones al asaltar sucursales bancarias, y no por eso vamos a salir a pedir que se legalice el asalto a sucursales bancarias.

En todo caso, yo les puedo tirar otra estadística absolutamente irrefutable, que hice yo solito: El 100% de los blástulas/embriones/fetos sobre los que se comete aborto, MUEREN. Repito: El 100% muere.

3. Alguno de mis predecesores ha mencionado también la opinión de la Iglesia sobre el tema aborto.

Pues bien, públicamente aclaro que me importa un pepino lo que opine la Iglesia sobre el aborto.

El aborto no está bien o mal por lo que opine la Iglesia, la ciencia, la filosofía, el judaísmo, la masonería, o María José Lubertino.

El aborto está bien o mal, de acuerdo a lo que manda la NATURALEZA.

Y si la NATURALEZA dispone que desde el momento de la concepción hay vida humana, nada ni nadie puede cambiar eso, opine lo que opine.

4. En otro orden, debo decir que me asusta bastante el modo despectivo y frío con el que mucha gente se refiere a la gente humilde, arrogándose el derecho de decidir si ésta debe abortar, o ligarse las trompas (o votar de una determinada forma!), como si se tratara de ganado en lugar de personas.

Esa subestimación (muy propia del marxismo, que consideraba al pobre un minusválido, absolutamente incapaz de valerse por si mismo, e inexorable engranaje de su "clase") es la que hoy exhiben los programas de Unicef y de muchos Estados, que en lugar de EDUCAR, prefieren repartir preservativos a las niñas de 10 años, y en lugar de ENSEÑAR métodos anticonceptivos, prefieren impulsar la legalización del aborto.

Pues bien, a todos estos seres sensibles, que se rasgan las vestiduras (en apariencia) por la gente pobre, les comento que me ha tocado conocer muy directamente a dos mujeres que se habían realizado un aborto en su juventud, y era increible el peso espantoso que eso representaba para sus vidas.

Una de ellas, por ejemplo, pariente de mi mujer y proveniente de una familia totalmente ajena a lo religioso, me confesó una vez que no había pasado un sólo día desde la realización de aquel aborto, en el que no se hubiera acordado del tema, y fundamentalmente, en el que no se haya lamentado y deprimido por la decisión que tomó.

Me parece que, con tal de saciar su odio a la Iglesia, algunos se refieren al aborto como si estuvieran hablando de comprar chicles, cuando en verdad, representa un TRAUMA terrible e inolvidable en la vida de una mujer: Nada menos que matar a un hijo.

5. Finalmente, un caso concreto, que viví en mi propia familia.

Hace unos 15 años, mi vieja trabajaba en un grupo de voluntarias que se ocupaba de asistir a adolescentes embarazadas, para asesorarlas, contenerlas, ponerlas en contacto con un asesor de menores, y lograr que dieran a luz en las mejores condiciones posibles.

En ese marco, un día le tocó recibir a una nena de 11 años, que una tía había traido desde una provincia del norte, que había sido violada por más de un familiar, y que estaba embarazada.

La intención de la tía, claro, era traerla a Buenos Aires para hacerle hacer un aborto, y "solucionar" el problema.

Mientras esta señora estaba averiguando donde hacer el "trabajo", se topó con los datos de este grupo, y la suerte quiso que llamara a mi mamá.

Resultado: La chica tuvo a su hijo, y ambos estuvieron viviendo durante tres años en casa de mis viejos (la tía los abandonó), que en lugar de buscar la solución fácil, la auxiliaron en ese dificil momento, pero de verdad, y no de palabra.

Hoy el chico es un adolescente hecho y derecho, que disfruta de la vida, y todavía vive con la familia que armó su mamá, que frecuentemente va de visita a los de mis padres.

La historia no tendrá la espectacularidad de 'La lista de Schindler', pero les aseguro que a este chico, mi mamá lo salvó del holocausto.

Aprovechando su inocencia y su total estado de indefensión, iba a ser exterminado, y hoy vive. Como Uds., o como yo.

Saludos bolivarianos,

Lic. de los Palotes