miércoles, 5 de noviembre de 2008

Hoy, el mundo es un mejor lugar


Sobre Obama ya escribimos unas cuantas líneas en este Blog, destacando el avance cultural que significa la llegada a la Presidencia de los EEUU de un negro, con nombre árabe y sangre musulmana.

Luego de ver el apoyo militante de gente de la cultura que uno respeta como Michael Moore, o Spike Lee, no podemos dejar de abastraernos a la alegría que provocan estos vientos de cambio.


Pero el mayor alegrón es ver irse derrotado a tipos soberbios como Bush, su padre, los halcones como Rumsfeld junto a todas sus reaganomics (el nombre del neoliberalismo en USA) quienes no sólo se retiran del gobierno habiendo hecho un papelón en Irak, sino que además dejan a los mercados (y sus viudas locales y globales) pidiendo a gritos intervención estatal.


Por todo esto dejamos de lado, sólo por un instante, la duda que nos causa la insistente manija que se le dio a Obama en los grandes medios de prensa globales (sabemos que son ellos el verdadero poder) y alzamos la copa por la gente que ayer fue protagonista de este cambio.


2 comentarios:

Eduardo Real dijo...

Debo confesar que mi principal alegría procede de que pierda el papafrita y no de que gane el grone.

Por lo demás, entre la coca y la pepsi me quedo con Bach.

Martín dijo...

Adhiero totalmente a la nota.

Realmente describe punto por punto lo que siento. No creo que sea "lo mismo" Obama que McCain, mas allá de que Obama no es el Che ni Ghandi y eso lo tenemos claro todos.

Saludos.