jueves, 6 de noviembre de 2008

Rabinos, la carta resignificada

En tiempos pasados el Diario La Nación trato de mezclar el agua con el aceite, a dos rabinos Sergio Bergman com Marshall Meyer, luchador por los Derechos Humanos y acompañante de las Madres de Plaza de Mayo en toda su lucha. Su viuda Naomí Meyer le contestó con una misiva. A raíz de los hechos la carta se resignifica.

“Su diario ha presentado al rabino Sergio Bergman como discípulo de mi difunto esposo, el rabino Marshall Meyer: nada más alejado de la verdad”.

“Le puedo asegurar que los actos y posiciones políticas del rabino Bergman están en las antípodas del pensamiento de Marshall Meyer. A mi esposo le daría vergüenza saber que un rabino argentino como Bergman propuso cambiar la palabra libertad por seguridad en el himno argentino.”

“Tampoco hubiese aceptado compartir un estrado con Juan Carlos Blumberg mientras anuncia su intención de coartar las libertades individuales. Quienes conocimos a Marshall sabemos que como parte de su fe religiosa estuvo en la Plaza de Mayo junto con las Madres durante la dictadura y visitó las cárceles donde recluyeron a Jacobo Timerman y a tantos prisioneros políticos.”

“Les ruego que deje de utilizar la figura de mi esposo sin conocer ni su obra ni a sus verdaderos discípulos”.

Naomi Meyer
209 West 86 St.
New York, EE.UU.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=921992

5 comentarios:

Ben Iehuda dijo...

Bergman es un canalla, un invento de los medios. Un inservible. Presentado constantemente por La Nacion como "referente de la comunidad argentina". Esto es completamente falso. Bergman es rabino del templo de la calle Libertad (que siempre fue el templo de los "ricos" de la colectividad), y esa es toda su representatividad. Desde la perspectiva religiosa pertenece a un sector comunitario minusculo (los "reformistas"); esta version de la religion judia es incluso considerada una "secta" por el rabinato comunitario tanto ashkenazi como sefaradi. Por ultimo vale aclarar que en las ultimas elecciones a la AMIA (que es la institucion representativqa de la comunidad judia de Buenos Aires) la lista que promovia Bergman perdió sin atenuantes, por lo que mal puede ser presentado como referente de la comunidad judia.

Rob Rufino dijo...

ben
Gracias por tu aporte.

Saludos, Rob.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Rob, la nueva estética no me convence. Es demasiado similar a la de muchos otros blogs. No llama la atención. El fondo negro, por ejemplo, es un clásico de Catanpeist, y de ningún modo lo cambiaría por este fondo blanquito, que me resulta medio afeminado, como para un blog de cocina. La imagen de arriba tampoco me gusta. Es demasiado anodina. No expresa nada. Vamos, esmérese. Como Chiquita Legrand, que acude periódicamente al quirófano para bien de su público, Ud. también se debe a nosotros, los lectores.

natanael amenábar dijo...

Excelente respuesta! La publicaron sólo porque estaba sellada en Nueva York. El Rabino Bergman prologó el último libro de Neustadt, es lo menos.

Además de decir recientemente que el Gobierno tiene que dejar de hacer lo que quiere y empezar a hacer "lo que debe". Increíble.

Abrazo, buen lifting.

Roberto dijo...

Gracias por el dato del que no me hubiera enterado porque no leo el diario de los Mitre.
La carta es de una claridad meridiana y definitiva.
Sólo me permito corregir un "insight". Bergman sí estudió en el Seminario Rabínico Latinoamericano fundado por Meyer (rito conservador, que es el progresista de la comunidad institucional) pero luego se pasó al reformista (que es el de los ricos, conservador; son denominaciones históricas que no vale la pena tratar de dominar) para entrar en el templo de Libertad. Por sobre todo, es el boludo que parece ser y no representa más que a sí mismo y a cuatro bienudas carriotistas. No hay que dar por el pito....etc.