martes, 14 de abril de 2009

Vuelve SOMISA


Bajo el título de "El Gobierno ingresa en Techint" La Nazión informó sobre la decisión de la ANSES de hacer uso de su derecho como accionista (posee el 25% de esa empresa) nombrando un Director que represente al Estado dentro de la otrora siderúrgica estatal.

Es gracioso ver que ningún opositor hable de estos avances del Estado en un sector concentrado y monopólico como es la industria del acero, clave dentro de la producción nacional.

Tanto el Peronismo Concheto como la Coalición Cívica Libertadora evitan dar definiciones sobre estos temas y si, en todo caso hablan, lo hacen confundiendo intencionadamente ESTADO con GOBIERNO.

Da alegría ver que nuestro Estado (tuyo y mio) se consolida como un jugador clave en la economía nacional dejando atrás el modelo de Estado Bobo que nos impusieron a fuerza de balas y traiciones.

21 comentarios:

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Rob, me temo que debo corregirlo.

Definitivamente NO ES CIERTO que Anses "sea accionista" de Techint, de Siderar, o de cualquier otra empresa.

Los accionistas son los aportantes al sistema de jubilación, y no la Anses. La única función de ésta es la de administrar esa inversión, que es de índole financiero.

Slds,

Lic.

Rob Rufino dijo...

Palotes
Si, tenés razón.

Ahora te pregunto, vos que sos accionista de Techint, Consultatio, Edenor, San Miguel, Gas Natural BAN, Distribuidora de Gas Cuyana, Banco Macro, Siderar, Telecom, Transportadora de Gas del Sur, Emdersa y Grupo Concesionario del Oeste.... QUE LE VAS A PEDIR AL DIRECTOR QUE NOMBRES EN CADA UNA DE ELLAS?

Me parece que mejor voy y pregunto en ANSES que me van a dar más precisiones...

Luis Quijote dijo...

Otra buena jugada K.
Gracias por informarlo.

guille dijo...

Consecuencia deseada de la disolucion de las afjp.
Exelente.

guille dijo...

rob ,te mando lo de garbarino.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Al administrador de mis acciones, le pediría que no se meta! El Estado es como el Rey Midas, pero al revés: Todo lo que toca lo convierte en mierda!

Avallay dijo...

Che Juan De los palotes medrano, avisale de la sentencia a la General Motors que el Estado norteamericano los quiere cagar prestándoles mmillones de U$S y a otras empresas también. Eso si, apurate

Luis Quijote dijo...

Juan de los Palotes Medrano:

Con todo respeto, creo que estás atrasado de noticias.

El apodado Rey Dasmi se llamaba Carlos Saul Innombrable, y estuvo ocupando la Casa Rosada desde el '89 al '99.
(Si hacen click en el enlace ("Abrir en ventana nueva"), tienen un video de antología).

También se lo apodaba "Billete de $100" porque tenía la cara de roca y otros le decían charango, por ser "medio de madera y medio animal".

Slds

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Bla, bla, bla. El Estado-empresario es lo peor que le puede pasar a una sociedad.

Y por supuesto me parece un disparate que el Estado norteamericano subsidie a empresas ineficientes como General Motors, en lugar de invertir ese dinero en las tareas que le son propias: educación, salud, seguridad, justicia, etc.

Y si el Estado norteamericano (al que el dinero le sale gratis) no puede hacerlo, muchísimo menos pueden hacerlo los Estados que no tienen esa facilidad.

Esto no quiere decir que las privatizaciones se hayan hecho bien en la Argentina. Por el contrario, se hicieron para el tujes (comenzando por la más escandalosa, que fue la de YPF, promovida con entusiasmo por el gobernador Kirchner). Pero si creemos que la solución es volver para atrás y que el Estado vuelva a ser empresario, estamos perdidos.

El Estado debe controlar que los fabricantes de chupetines, para que paguen sus impuestos, fabriquen productos sanos, etc, pero si en lugar de eso se pone a fabricar chupetines, estamos fritos.

Martín LatinoameriKano dijo...

Es increíble la secta de los "Illuminati del liberalismo económico", tienen mas anteojeras que los comunistas que no admitían la caída de la URSS. Con todo cayéndose a pedazos, los Estados salvando empresas y bancos que se fueron al carajo porque el Estado-empresario no existía, con España con 15% de desocupación, Letonia, Irlanda e Islandia en bolas, siguen diciendo que la culpa la tiene el Estado.

Lean este fragmento, que es una cita de palabras de Alemann, justamente de un libro que estoy leyendo que se llama "El estado empresario en la industria argentina / conformacion y crisis", de Belini y Rougier:

"Hay mucho por hacer aún. No sólo quedan empresas en manos del Estado (Casa de la Moneda, Fábricas Militares, estancia de las Fuerzas Armadas), amén de muchas otras provinciales, sinó que hay muchas actividades que deberían transferirse a la actividad privada, porque el Estado las realiza en forma deficiente. Esto se refiere a cárceles, a tareas de control (impositivo, aduanero y de otro tipo), a tareas de informática y otras vinculadas a la tecnología moderna y a tareas de mantenimiento, en especial las rutas no concesionadas. En éste momoento habr{ia que acometer esas privatizaciones [...] Constituyen la CLAVE PARA LA SUPERACION DE LA CRISIS. Pero la ideología estatista que prevalece lo impide".

Ésto lo dijo Juan Alemann en el diario La Razón... ¿saben cuándo? El 6 de junio de 2001. ¿Estatismo?

Sin comentarios.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

No se entiende nada de lo que escribiste. Cual es la conclusión que intentás expresar? Que el Estado debe convertirse en empresario?

Por las dudas, te repito lo que dije más arriba: El Estado debe ocuparse de llenar los vacíos que los ciudadanos no podemos llenar, es decir educación, salud, seguridad, justicia, etc.

En todo caso, si el Estado quiere salvar una empresa en crisis, lo que debe hacer es promover que sus empleados formen una cooperativa, o buscar posibles interesados para que se hagan cargo de la compañía, pero JAMÁS convertirse en empresario, pues en el 100% de los casos lo hace MAL, y sólo termina creando un monstruo traga-dinero, un nido de noquis, y peor aún que todo eso, una empresa ineficiente, que no aporta a su país ningún avance, innovación ni aporte significativo.

Por ejemplo, todo el dinero que se tira en pagarle el sueldo y los choferes a los gremialistas que ocupan cargos en el Directorio de AYSA (ex-Aguas Argentinas), podrían destinarse a educación, salud, justicia, seguridad.

Finalmente, te acosensejo que en lugar de leer cosas tan aburridas como a Juan Alemann, leas "Rebelión en la Granja", de George Orwell. Me lo vas a agraceder.

Martín LatinoameriKano dijo...

Creo que lo de Juan Alemann es el ejemplo mas claro del obstinamiento. Alemann en ese tiempo decía mas o menos lo que vos decís ahora.

Argentina acababa de rifar casi todas las empresas del Estado, y Alemann decía que el fracaso, después de la era liberal mas grande de la historia argentina que empezó con la dictadura y terminó con de la Rúa (y ojo, terminó a medias, todavía no terminó), era por culpa del estatismo. Es una risa.

La verdad que no sé en que basas tus apreciaciones, pero la época de mayor debacle económica argentina fue el Proceso de Reorganización Nacional, que tuvo a Martinez de Hoz como el mentor del desmantelamiento del "aparato burocrático" del Estado, justamente argumentos parecidos a los que vos esgrimís hicieron que desmantelaran empresas, fuentes de trabajo y el país se fuese al carajo, y con Menem bajo el mismo pretexto llevaron la desocupación al 20%, y las empresas privadas empezaron a actuar como monopolios. Lo de la eficiencia y la gestión del campo privado es otra de las grandes boludeces del neoliberalismo berreta. Simplemente no es cierto, las empresas de servicio privatizadas por Menem hoy por hoy tienen vicios tan malos como peores a los que tenían las del Estado, ni hablar de otras, como la TV por cable o el internet, o las de celulares, que te cortan un cable ellos y tenés que esperar dos semanas para que te lo arreglen, o que te arman un quilombo con un servicio por ineficiencia y tenés que llegar a un acuerdo y comertela porque son un monopolio, y mirá que puedo citarte cuatro o cinco casos que me sucedieron a mi, no los escuché de otro. La verdad que me parece hasta humorístico el argumento de la eficiencia, es una excusa para rajar personal, siempre lo fué.

Pero bueno, si en el mundo de la fantasía el neoliberalismo sigue siendo la receta de la felicidad, que se yo... allá cada uno con su pensamiento, aunque Brown diga que el "Consenso de Washington no va mas", hay quienes no quieren escuchar.

Repito: al final, tanto criticaron a los comunistas por las anteojeras y son peores que ellos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Estás mandando fruta de una manera increible.

En primer término, te aclaro algo que evidentemente no entendiste (o no querés entender): No estoy a favor del liberalismo a ultranza, de los que creen que el Estado no debe tener ningún tipo de participación ni control de la economía.

De hecho, me parece bien que en situaciones de emergencia (repito: de emergencia) el Estado pueda llegar a intervenir en alguna empresa, siempre que lo haga de forma temporal, para permitir la recuperación de esta, y no para convertirse él en empresario.

Aclarado ello, debo desmentir una de tus más absurdas afirmaciones: Que el menemismo fue un gobierno liberal! Como ya he explicado aquí infinidas de veces, el primer presupuesto del liberalismo es la competencia.

Ergo, y habiendo creado Menem los monopolios que creó, sólo un borracho podría considerar que su gobierno fue un gobierno "liberal".

El de Menem fue un gobierno PERONISTA, con todo lo que ello implica. ¿Y que implica, Macaya? Pues implica que hace TODO lo que sea necesario para mantenerse en el poder, a cualquier precio.

Como dije más arriba, las privatizaciones fueron pésimanente realizadas (entre otras cosas porque sirvieron para crear monopolios), y lo más grave: No fueron realizadas por una convicción de que el sistema privado era mejor (que lo es), sino por un simple afán de obtener dinero para financiar la política.

De ese modo, cuando se le fue terminando la plata, salió a vender YPF, de la mano de nuestro actual mandatario, y si hubiera tenido que vender a su madre, sin dudas lo hubiera hecho.

Como los precios de los commodities estaban por el piso en aquellos años, no pudo darse el lujo que Duhalde y Lavagna le regalaron a Kirchner (el superavit fiscal), con lo que debió endeudarse con medio mundo (aunque jamás a las tasas ridículas que últimamente hemos pagado a "benefactores" como Chavez).

El problema del peronismo es precisamente ese: Trasvestirse permanentemente en lo que no es, y vaciar de contenido las diversas ideologías que enriquecen el debate político de un país, y son por tanto necesarias (todas) para que éste avance.

El kirchnerismo, lamentablemente ha hecho lo mismo, pero al revés: Usurpar un espacio presuntamente "progresistas" (o mejor dicho, usar un lenguaje afín a esa corriente), pero buscando -en verdad- la creación de un "capitalismo de amigos", repleto de socios y testaferros del mafioso mayor.

En suma, el kirchnerismo aplica la misma lógica que el menemismo, que todo peronismo: Hacer absolutamente cualquier cosa que sea necesaria para mantener el poder.

Para el peronismo, el poder es todo, y no es ilógico que así sea, pues para poder mantener como rehén a su masa crítica de votantes (la más pobre e ignorante del país), el peronismo necesita gran cantidad de recursos, de los que sólo puede disponer estando en el poder.

Se genera así un círculo vicioso, que algún día deberemos romper, tanto los que nos inclinamos por soluciones más cercanas al liberalismo, como los que se inclinan por soluciones más afines al socialismo.

Mientras haya peronismo (populismo), es muy improbable que lo logremos.

Y dicho esto, voy a ver si sigo apoliyando, ya que mi hija menor me desplazó hace un rato de mi propia cama, con la anuencia y complicidad de mi señora esposa. En fin, se hace lo que se puede.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Ah, no dejes de leer a Orwell.

Leandro dijo...

Medrano: ya que le gusta Orwell, lease 1984, y analice muy seriamente eso del "doblepensar", ese mecanismo por el cual un mismo tipo puede aceptar naturalmente y sin el menor asomo de duda o de critica, dos ideas totalmente opuestas, simplemente porque lo acostumbraron a eso. Despues lea sus post, busque sus propias contradicciones (si las puede ver, porque de tanto "doblepensar" por ahi se las pasa de largo), y mas aún, vaya a leer los diarios y vea cómo le dan al gobierno por derecha y por izquierda, en el mismo diario, en notas sucesivas, con argumentos contradictorios, y lea los comentarios de las Doña Rosa como usted, diciendo "si, es verdad, que barbaridad lo que esta pasando, y nadie hace nada". Y si despues de todo eso no le da un poquito de verguenza y se suicida, vuelva y cuentenos que opina de usted mismo.

Saludos,
Leandro

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Gracias por la recomendación, mi querido Leandrín (Lean para los amigos) pero ya leí 1984, hace por lo menos 20 años.

Lo que yo le estoy recomendando a todos los kirchneristas que lean en forma urgente (les vendrá muy bien después del 2011), es el Código Penal.

En serio, no pierdan tiempo en discutir pavadas, y vayan aprendiendo derecho criminal, para defender a sus ídolos cuando se los acuse por asociación ilícita agravada, cohecho agravado, malversación de fondos públicos, operaciones incompatibles con la función pública, hurto agravado, estafas reiteradas, y usurpación de títulos, entre muchos otros delitos.

Pueden pedirle consejo a sus antecesores menemistas, que ya pasaron por ese trance, aún cuando al lado del choreo K, los Kohan y Gostanianes, hayan sido verdaderos nenes de pecho.

Luis Quijote dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Quijote dijo...

A todos los de derecha, recomiendo leer sobre La Revolución Francesa en el año 1678.<"Abrir en ventana nueva".

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Luisito, el tema de los años no es su fuerte, verdad?

Martín LatinoameriKano dijo...

JDP, tu visión rozitchneriana de la realidad es apabullante. Realmente no puedo debatir algo como ésto:

"Para el peronismo, el poder es todo, y no es ilógico que así sea, pues para poder mantener como rehén a su masa crítica de votantes (la más pobre e ignorante del país), el peronismo necesita gran cantidad de recursos, de los que sólo puede disponer estando en el poder."

Si no lo hago en Crìtica o La Nación, menos lo voy a hacer en un blog del palo como Catanpeist.


Dejando de lado eso, me queda aún mas claro que sos un liberal extremista. Justamente porque consideras que el liberalismo es el liberalismo de libro. Me hacés acordar a los comunistas, son el contraejemplo perfecto. Ellos bien pueden argumentar que el comunismo no fracasó porque el comunismo nunca existió... ¡y tendrían razón! ni la URSS ni ningún país "comunista" fue realmente comunista, para eso harían falta un montón de correcciones sobre lo que fué la política de la Union Soviética o de China. Este es el ejemplo pero al revés: ¿Menem no fué liberal puro? ¿quien fué liberal? ¿que es liberal? Vos realmente supones (como Alemann, no estás lejos) que la clave está en que las empresas privadas controlen el total de la economía de un país, que gracias a eso va a existir plena competencia y que la curva de la oferta y la demanda van a resolver todo por si mismas, ¡JA!

Yo quisiera saber como se resuelve el problema de la concentración de capital en un sistema capitalista en el que las empresas no tienen restricción alguna por parte del Estado, o si el Estado no interviene de algún modo. ¿No creeras en el "derrame" no? Te cuento una: gracias a que va a salir una nueva ley de pasantías (que Clarín ya criticó) van a limitar el uso de estudiantes para ganar guita sin pagar cargas sociales que vienen haciendo las empresas (muchas de ellas GRANDES empresas). Muchacho, es tan peligroso que el Estado controle la totalidad de la economía como que la controlen los capitales. Aún peor, los capitales no tienen pudor ni límites para explotar gente, nadie los elige, no tienen patria ni nación ni interés en prestar un servicio a la sociedad, responden a la rentabilidad y ahí se termina su función.

Lamento decirte que en la época que el trabajador estuvo mejor fué con Perón, te guste o no, y fué la época de mayor intervención del Estado como empresario en la economía.

Otra cuestión: "me parece bien que en situaciones de emergencia (repito: de emergencia) el Estado pueda llegar a intervenir en alguna empresa, siempre que lo haga de forma temporal, para permitir la recuperación de esta, y no para convertirse él en empresario."

Es aún peor y mas liberalismo del malo: El estado es socio en las pérdidas. O sea que estuvo bien estatizar la deuda privada, o devaluar para que no quiebren empresas y productores.

Evidentemente vemos la economía y la política al revés.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Y si.

Lo que me resulta gracioso es tu intento para colocarte en una especie de "centro", acusándome a mi de "ultra", lo cual me parece una pavada, e impide avanzar en un debate serio. Por lo pronto, reitero por enésima vez que en ningún momento dije (ni pienso) que el Estado no deba ejercer ningún tipo de control sobre la economía, el trabajo, etc.

De hecho, en las democracias liberales, el Estado debe ser precisamente el garante de que los ciudadanos puedan comerciar libremente, de no haya monopolios, trabajo esclavo, etc, etc.

Si fuera por las propias empresas, lo más probable es que muchas de ellas haría todo lo que pudieran para copar el mercado, y es ahí donde el Estado debe intervenir, a efectos de impedirlo.

Pues bien, lo que Menem hizo al privatizar las desastrosas empresas del Estado (que hacían perder dinero al Estado, y encima no pagaban a éste el menor impuesto), fue exactamente lo contrario: En los contratos de concesión les dió una serie de prerrogativas (además de inventar restricciones en el mercado), para asegurar que los inversores que compraran empresas estatales, tuvieran el monopolio asegurado por muchos años.

Me interesa un pito desentrañar si eso que Menem hizo es "liberalismo", "peronismo", o "pipopescadorismo". Lo que me interesa analizar es que eso estuvo mal, y lesionó a nuestra economía.

Lamentablemente, la Argentina va de un extremo al otro, y en lugar de corregir las cosas que hizo mal el gobierno anterior, cada nuevo gobierno se cree el depositario de un mandato sagrado, y pretende refundar el país, destruyendo todo lo que hizo el anterior, incluido lo bueno.

Para no seguir discutiendo al divino botón, te recomiendo algo que te va a resultar muy interesante (hablo en serio) si lográs vencer el prejuicio y lo leés. Entre otras cosas, explica porqué es inútil (e imposible) pretender que el Estado controle todos los resortes de una economía (como hoy pretenden hacer -por cierto- los Kirchner):

El link es el siguiente: "YO, EL LÁPIZ", de Leonard ReadSaludos bolivarianos,

Lic.