martes, 12 de mayo de 2009

Gran Hermano Laboral

Llegó a mi casilla este correo en el que se advierte de una nueva versión de "reality show televisivo" pero esta vez se meten con el mundo del trabajo.
Creo que nos están preparando para la nueva movida de las empresas que van a "culpar" a los trabajadores de ser los que voten la expulsión de sus pares y de esa manera romper con la unión y la lucha organizada por sus derechos.

D-M-T

"Por Jorge Mosqueira

Hay un programa televisivo en marcha en el que interviene la cadena Fox y
la productora Endemol. Esta última fue la que diseñó aquel éxito mundial que fue
Gran Hermano y ahora la acción tendrá lugar dentro de una empresa real de 15 o
20 personas, donde los propios compañeros de trabajo decidirán quién debe ser
despedido.
Se llamará Someone´s gotta go (Alguien tiene que irse) y para que la
determinación sea fundamentada, el personal tendrá acceso a los libros de la
compañía y los archivos de Recursos Humanos.
Era previsible que alguna versión de los reality shows terminara desarrollándose
dentro de un ámbito laboral. Habrá detalles que, en la actualidad, no pueden ser
identificados, ya que el programa no está en el aire aún.
Tiene algunos puntos en común con el que realizara Donald Trump, El aprendiz.
La mayor diferencia es que en este último caso, los que interrumpían su
actuación eran postulantes en vez de trabajadores con antigüedad. En la nueva
propuesta, la decisión de despido no queda a cargo de un jefe, sino de los
compañeros de trabajo.
La televisión nos va acostumbrando a los excesos, poco a poco, a fuego lento,
respondiendo a aquella receta sobre cómo se cocina una rana. Si la sumergimos en
agua hirviendo salta hacia afuera. Si la introducimos en agua fría y dejamos que
la temperatura suba hasta llegar al punto de ebullición, la rana muere sin darse
cuenta y queda lista para comer. Así es como los televidentes nos vamos
incorporando a las novedades que, por ser escalonadas, no nos preocupan de golpe
y las vamos aceptando.
El proyecto Fox-Endemol incursiona esta vez en las relaciones laborales mediante
los antecedentes de los reality shows , como si éstos lo justificara. Pero no es
lo mismo. Los participantes de Gran Hermano o los formatos similares son
personas que se incorporan al show voluntariamente y, en la mayoría de los
casos, para conseguir trabajo en vez de perderlo. En nuestro medio podemos
identificar varios personajes a quienes la circunstancial fama que les propició
la TV terminó dándoles un lugar en la farándula o los medios, en general.
El nuevo programa deberá sortear, además, cuestiones técnico-legales, como lo es
el acceso a los legajos individuales donde constan antecedentes e información
confidencial, sólo accesible a aquellos profesionales que tienen la
responsabilidad de manejarla con la debida discreción.
Es preocupante imaginar que dichos datos se ventilen frente a la pantalla para
sostener un argumento en favor o en contra de un despido. Pero todo es posible.
Queda esperar que el programa nunca llegue a nuestro país.
jorgemosqueira@gmail.com "

5 comentarios:

MONA dijo...

La tele nos miente. Desinforma y siembra miedos. La única defensa que tenemos, es muirarla con nuestros hijos, para imprimirle un sentido crítico. No podemos dejar que les hagan la cabeza. La tele no es mala en sí misma, ya sabemos las ilusiones que despierta en toda la gente; lo que tenemos que atender es a la manipulación que pretender hacernos a todos nosotros, para que pensemos de determinada manera...
Saludos

MOO dijo...

Rob, quedo a disposicion tuya. Avisame cuando es con un par de días y ahi estare si te parece -rosario-, un abrazo. Salio barbaro, un capo el chivo

Martín LatinoameriKano dijo...

Realmente es lamentable.

Pero en realidad GH no sé si no es, de alguna manera, una puesta en escena de lo que realmente se practica en las entrevistas laborales de las grandes empresas. He participado en entrevistas grupales de YPF y Coca Cola, y la onda es un poco la de matarse entre todos.

cholo dijo...

Podrían después hacer otro reality con presos para que ellos mismos decidan a quien aplicar la pena de muerte,por ejemplo.La cuestión es encerrar abuelitas y que decidan entre ellas quién será comida por el lobo feroz.Como en la vida misma.
Abrazos

Demóstenes dijo...

Qué tierno lo de las abuelitas ... !
Sobre todo la parte del abdómen, se imaginan comerse un abdómen de abuelita. Todo blandito, todo blandito, ni masticar se debe necesitar.
Cholo Ud. no tiene fronteras. Mire que meterse a saborear una abuelita.
Quién quiere pata ?

D-M-T