miércoles, 6 de mayo de 2009

Populismo y Suma Cero



Uno de los portavoces de las ideas neoliberales en la Argentina, el Dr. Mariano Grondona, lanzó en su columna de hoy, una crítica filosófica al Populismo por su concepción de SUMA CERO de la economía.

Según los neoliberales toda ecuación económica da saldo positivo. Los populistas en cambio, creemos que cuando alguien se enriquece algún otro, en el mundo, se empobrece (suma cero).

Para ejemplificar esta idea supongamos que llega un inversor extranjero que decide poner en marcha un emprendimiento minero en una zona pobre, habitada por artesanos y campesinos que trabajan a duras penas su tierra como única forma de subsistencia.

Los neoliberales afirman que esa inversión "crea riqueza" porque:
  • Los habitantes de esa zona pobre dejan sus precarias actividades para incorporarse a un mercado laboral en mejores condiciones (como mineros, electricistas, transportistas, oficinistas, médicos, etc., etc. )
  • La inversión mejora la infraestructura (construcción de caminos, tendido de luz, agua, gas, teléfono, etc.)
  • El Estado gana dinero por la mayor recaudación de impuestos con lo cual puede mantener escuelas, hospitales, etc.

De esta manera y con todos esos argumentos sobre la mesa, endiosan a los inversionistas como multiplicadores de riqueza.

Y claro, para atraer a los nuevos dioses inversores, el país debe cumplir con nuevos requisitos (riesgo país bajo) que, paradójicamente suelen crear más pobreza al conjunto de la sociedad...

Pero volviendo a mirar esa ecuación en la cual todos ganan descubriremos que hay términos que faltan: El medio ambiente, la Salud de los Trabajadores y de la Sociedad en General.

Pregunto: Por que quienes nos hablan de los beneficios de la explotación intensiva de nuestra tierra (tanto por parte de los sojeros como de los mineros) nunca dicen cuanto sale la pauperización del suelo, cuanto cuesta la contaminación del agua y de las napas, el costo de la pérdida de bosques nativos, la destrucción de glaciares milenarios, la incidencia económica de los daños en la salud de la población por la contaminación ambiental y las enfermedades laborales?

Ser Populista no implica rechazar inversiones así como así, sino de oponerse a una forma irresponsable de hacer negocios, que es la que impulsa el neoliberalismo a través de la omisión de los muchos daños colaterales que generan sus negocios.

6 comentarios:

Martín LatinoameriKano dijo...

Casualmente en un último post y hablando del tema Botnia charlaba esto con una chica. El problema de los neoliberales es que son como los ambientalistas pero al revés. Los ambientalistas creen que podemos vivir con energía eólica y papel reciclado (que, obviamente, habría que obtener de papel que ya se procesó antes y que debería multiplicarse como los peces de Jesucristo). Y los neoliberales dicen: "si pongo 2 pesos y ganamos 4, ahora somos mas ricos todos... ¡hurraaa!".

Una vuelta, hace tiempo, escribí ésto:
http://latinoamericanoargentina.blogspot.com/2008/10/la-ley-de-conservacin-de-la-materia-y.html

Hay un video espectacular, de unos 20 minutos mas o menos, que se llama "The Story of Stuff" que recomiendo enormemente a los genios del libremercado y el capitalismo, porque sería bueno que pudieran explicar que el capitalismo no es un modelo inestable como bien se indica en ése video. Está en dos partes:

http://www.youtube.com/watch?v=r23j51daM88

Anita M. dijo...

Perdón el "juego de suma positiva" tiene algo que ver con la famosa "Teoría del Derrame"???? Porque me parece que esa no anduvo muy bien eh...

Martín LatinoameriKano dijo...

Bueno, en realidad derramó (sangre).

Rob Rufino dijo...

si Anita, la teoría del derrame es otra de las falacias neoliberales...

Martín
Es cierto, la ley de conservación de la materia, así como el Balance Energético que se ve en física coinciden en que la materia o la energía no se destruye sino se transforma.

Lo mismo puede aplicarse a los recursos (humanos, energeticos, ambientales, de capital, etc.).

Pasen por artepolitica que estamos filosofando sobre todo esto.

MONA dijo...

Excelente arrtículo!!! El que hace negocios para obtener rentas elevadas, no respeta ni el suelo, ni los campesinos, ni el medio ambiente... Por eso se oponen al Gobierno... hay que ver qué intereses non sanctos se esconden detrás de tanto intento desestabilizador. Vale recordar que los asambleístas de Gualeguaychú -de los que nos hemos enterado que son los mismos ruralistas- han sostenido un corte de ruta fundamentado en el rechazo de la pastera Botnia que funciona en la ROU, porque afirman que contamina el medio ambiente. (te confieso que en un principio me pareció loable)Pero no dicen que en el Parque industrial Gualeguaychú que se encuentra a tan sólo 8 km de la ciudad (no a 27 km como Botnia) se hallan montadas y en producción 22 empresas de diversos rubros, entre los cuales podemos citar: Textiles, Metalúrgicas, Químicas, Alimenticias, Muebles, Caucho, Papel, Autopartistas, Acumuladores, Secado de Madera, etc, etc.” que generan vertidos industriales, efluentes líquidos y gaseosos, y residuos sólidos con metales contaminantes.
Hay otras contaminaciones: son las propias actividades rurales del entorno de Gualeguaychú las que generan el impacto ambiental más notable. Se pueden citar el uso exagerado de glifosato para las plantaciones de soja, que además de contaminar el río con el mismo fósforo que le preocupaba a la cancillería argentina, tiene terribles efectos sobre la salud debido al mal uso de los agroquímicos, generando un aumento de enfermedades y abortos espontáneos en la región. También se puede citar el reciente desastre ambiental en Gualeguaychú por la muerte de 30.000 aves, aspecto sobre el cual la ACAG (Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú) se hizo la desentendida diciendo que eso no era su temática. El desastre ocurrió por la aplicación incorrecta de carbofurano, una sustancia química permitida en Entre Ríos, pero prohibida en Europa.
Si triunfa el modelo neoliberal, sucumbiremos intoxicados.
Te saludo!!!

MONA dijo...

y pobres... muy pobres los intoxicados...