miércoles, 2 de septiembre de 2009

No hablar ordenan desde los medios

El Sindicato de Prensa de Rosario emitió un comunicado a propósito del envío al Congreso Nacional por parte del Poder Ejecutivo del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Redacción Rosario reproduce el contenido del mismo, que lleva como título “Los periodistas defendemos nuestra libertad de conciencia”.

“Los periodistas defendemos nuestra libertad de conciencia”

El envío al Congreso Nacional por parte del Poder Ejecutivo del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual movió, desde el jueves pasado, una multiplicidad de opiniones. No podía ser de otra manera: están en juego la libertad de expresión y el derecho a la información, dos caras de una misma moneda que involucra a la sociedad toda y por supuesto a los trabajadores de prensa. Estos derechos en juego superan, más que holgadamente, al limitado concepto de la libertad de prensa que en realidad se transformó en la libertad de los poderosos de concentrar la propiedad de medios para defender sus intereses.

El proyecto mencionado tomó los 21 puntos elaborados por la Coalición por una Radiodifusión Democrática, un espacio de convergencia social tan amplio como plural del que el Sindicato de Prensa Rosario forma parte desde su constitución, cinco años atrás.

Desde su nacimiento, los 21 puntos primero y el proyecto después, tienen defensores y detractores. Cada uno esgrime sus argumentos. El debate siempre es bueno, con la condición de que sea patrimonio de todas las personas y no esté sesgado como proponen los propietarios de los medios que sólo permiten difundir las voces de los detractores del proyecto.

Hoy, en los grandes medios, los trabajadores de prensa recibimos órdenes tajantes: no se escribe, no se informa, no se hacen escuchar voces que tengan que ver con una mirada aprobatoria hacia el proyecto de ley en el Congreso.

En nuestra Declaración de Principios sobre Etica Periodística decíamos: nuestro primer compromiso es con la verdad. No somos operadores comerciales ni políticos, simplemente periodistas. La información no es para nosotros una mercancía, por lo que reivindicamos los principios de honestidad intelectual y libertad de conciencia. Recordamos, entonces, los principales puntos:

* “El trabajo periodístico no significa sumisión de conciencia, por el contrario el hecho de trabajar para una empresa que tiene su línea editorial, no implica que se dejen de lado convicciones y principios, cualquiera sea la índole de los mismos…”

* “No podremos ser obligados a escribir sobre aquello que nos violenta en esas convicciones o principios o que sabemos que no responde a la verdad. Tampoco seremos obligados a firmar las producciones a las que se hubiera modificado por sobre los criterios habituales que responden a la coherencia de una edición…”

* “Los periodistas distinguiremos la información obtenida de distintas fuentes de aquellas expresiones que son nuestras opiniones personales. Tenemos el derecho de emitirlas pero con la aclaración de que así lo hacemos…

* “Las empresas de la comunicación no pueden ser concebidas como grandes negocios cuya finalidad última sea la acumulación de poder con vistas a la obtención de mayores ganancias. Por el contrario, corresponde a los medios una profunda responsabilidad social….”

* “Los periodistas debemos defender el sistema democrático, la pluralidad informativa y el pleno respeto por los derechos humanos. El trabajo profesional no puede nunca poner en riesgo estos principios. Por el contrario, debemos denunciar los hechos que atenten contra los mismos”.

Rosario, 1º de septiembre de 2009

Comisión de Libertad de Expresión y Formación Profesional

SINDICATO DE PRENSA ROSARIO

4 comentarios:

patricio dijo...

che:que se lo expliquen a tnbaum,que le hagan la gauchada(que palabra horrible)

saludos.

Martín LatinoameriKano dijo...

TNmbaum, Magdalenita, toda radio Continental, todo TN... o seeea...

Anónimo dijo...

En buena hora que este proyecto se haya debatido durante varios años, y finalmente llegue al Congreso. Sin embargo hay que admitir que todo es perfectible. ¿Es malo este proyecto (desde el punto de vista de la democratización)? No, al contrario. Es el mejor posible? Tampoco. Si tante debate hubo desde abajo, no hay que negarse a que lo haya en el Congreso. El tema del "triple play" (telefonía, internet y tv; todo por un mismo proveedor),es algo preocupante crea nuevos monopolios. Negocio redondito para Telecom y Telefónica, lo cual es la muerte anunciada para los cables independientes del interior e ISP medianos y pequeños que aún quedan.

Fernando J. Baez dijo...

"Cables independientes del interior"?, mencioneme un par así voy y me asocio.