miércoles, 23 de junio de 2010

Entre el título y lo dicho: Desglosando a La Nación

Siempre me pregunto como se sentirá un hombre de estudios, como Alain Rouquié, que ha escrito entre otros libros “El estado militar en Argentina”, cuando un medio directamente desconoce lo dicho, y arma un título, bajada y copete a mero deseo de la línea editorial de un periódico.

Confundiendo pasado con presente
La Nación tituló "América latina es un laboratorio de ilusionismo político", uno se encuentra que desglosando la entrevista la cita que encabeza el título no se encuentra en ningún lado, sino que el historiador lo dice en la forma pasada: “Durante toda su historia, América latina ha sido un auténtico laboratorio de ilusionismo político”, ignorando que el historiador da esa etapa por concluida.

Confundiendo lugares
El título habla de Latinoamérica la bajada nos dice: “Su democracia no es plena, dice el politólogo”. Leyendo la entrevista vemos claramente que la bajada y el título son una mera operación política ya que las fallas son más propias de España que de la región y son aún menos en el caso de nuestro país: “Las nuevas democracias están marcadas por las dictaduras y no se liberan fácilmente de ellas. Eso se ve en todas partes. En España, por ejemplo, donde se pretende ignorar 35 años de franquismo. Los gobiernos democráticos tienen siempre tres formas de situarse frente a esas dictaduras: el olvido, como en Brasil, donde la violencia fue limitada; la justicia, como en la Argentina, y, por último, el método más difícil, pero que da buenos resultados: la voluntad de revelar toda la verdad, pero sin condenar ni castigar, como hizo Chile”.

Lo que omitieron en el título, la bajada y el copete
Por último Rouqié habla de esperanza: “En todo caso, ¿usted se declara optimista?
Lo soy porque, con excepción de Honduras, no hubo recaída dictatorial en la región. Hay amenazas a la democracia aquí y allá, pero incluso esos regímenes refundadores, que son plebiscitarios, no franquean la línea roja. En el caso de Chávez, aun cuando hubiera decidido que seguirá siendo presidente el resto de su vida, nada es menos seguro, porque hay elecciones. Por último, y esto que diré podría resultar escandaloso a aquellos que miran la espuma en vez de las olas, es que ni la Argentina ni ningún otro país de América latina se encontró en una coyuntura tan favorable desde hace 80 años: democracia, prosperidad, retroceso de la pobreza y de la vulnerabilidad a los embates exteriores”


¿Cómo hubiese titulado alguien que hubiese respetado la subjetividad de Rouquié y no el deseo del editor?
Bajo muy bajo lo de La Nación

4 comentarios:

sotopaiba dijo...

revelar toda la verdad sin castigar da buenos resultados???

perdon, pero lei eso y se me hizo imposible opinar sobre otra cosa.

sin dioses dijo...

Sotopaiba, el eje del post no era discutirle a Rouquié cosas que tiene y muy criticables, sino el desvario que hace La Nación de sus palabras.

Anónimo dijo...

Leí eso y pensé "este Rouquié" cada vez más boludo. Y me fui a laburar. Gracias entonces por el post, ahora sé que no era boludez de él, sino inmoralidad de La Nación.

Marcelo

sin dioses dijo...

Gracias a vos Marcelo, no hay que quedarse con los títulos.