sábado, 25 de septiembre de 2010

Muertos homenajeando a un muerto


El jueves anticipaba este blog un futuro acto diciendo: “mañana viernes los disidentes de peronismo recordarán a José Antonio Rucci en Sportivo América en un acto que contará la presencia de Adolfo y Alberto Rodríguez Saá, Felipe Solá, Francisco De Narváez, Juan Carlos Romero, Claudia Rucci y Gerónimo Venegas. Estos tipos tienen que estar muy desesperados por hacer un acto en nuestra ciudad, que en los últimos sondeos sumados no llegan al 10 %”

Al final los Rodriguez Saa y Juan Carlos Romero, pegaron el faltazo, son ridículos pero guardan algo de dignidad, las “figuras nacionales” fueron De Narváez, Solá, Claudia Rucci y el ex presidente, empresario macrista y escucha Ramón Puerta. El fiasco fue mayor de lo que se imaginaba, con casi mas sentados en la mesa principal que asistentes ya que el número de concurrentes no llegó ni cerca a los 500 (exagerando Clarinete dice textualmente: participaron más de 500 militantes justicialistas santafesinos), el diario El Ciudadano que días antes había promocionado el acto nos dice: “El acto, pautado para las 18.30, se inició cerca de las 20 y sin completar las tribunas del club… También hubo una estruendosa ausencia de sindicatos”

Entre los dirigentes locales presentes se encontraban entre otros, los reutemistas y obeidistas y personajes con frondoso prontuario, con ustedes allgunos de ellos: Carlos Carranza (subsecretario de justicia de Reutemann, mediante el asesinato de Lepratti), Daniel Germano (cultor de la frase “¿cuáles fueron los cadáveres de 2001? Dejémonos de jorobar"), Juan Carlos Mercier (ex secretario de Hacienda de la dictadura y de Reutemann), Eduardo Rosconi (ex intendente de Casilda, su representante en la defensoría del pueblo tuvo que renunciar después de reivindicar a Videla y a Pinochet) y el representante duhaldista local, Norberto Nicotra.

Nicotra - llegó a ser presidente del Concejo Deliberante- es uno de los personajes más oscuros de la política rosarina, con dos manos derechas, una de ellas el coronel retirado Victor Hugo Rodríguez -miembro del Servicio de Inteligencia del Batallón 601- fue asesor del Concejo Municipal en sus épocas de oro, siendo su mayor logro trasladar 130 trabajadores municipales ajustando su salario después de los cacerolazos y la caída de De La Rúa, con el narcobañero en el poder el se sentía fuerte.

Maldito con los trabajadores y benefactor con los represores, en 1997, siendo Defensor del Pueblo de Rosario nombró a Juan Andrés Cabrera (El Barba) -hoy detenido por crímenes de lesa humanidad-, Cuando en 2000 los organismos de DDHH lo descubrieron, y Nicotra que todavía revistaba en ese puesto, ni lerdo ni perezoso le otorgó un retiro voluntario a manera de salvoconducto de 35 mil pesos, que le valieron al represor para esconderse en Córdoba, por un tiempo. El año pasado gracias a la investigación de la UADH fue recapturado en un registro civil de Cosquín cuando intentaba casarse y hoy pasa sus días aciagos en prisión.

Así es la historia de estos personajes, como dijo Horacio Çaro a través de Facebook una foto que atrasa, diría que demasiado. Que los aparatos políticos de dos ex gobernadores movilicen a menos de 500 personas, no es sólo un fiasco sino demuestran que están muertos.

PD: Si se usa el patio del Club, como en el último acto de Néstor Kirchner la capacidad excede las 5000 personas.

5 comentarios:

Columna Norte dijo...

Acorde al homenajeado las ratas presentes, con una salvedad. A diferencia de estos últimos Rucci podía sostener un debate político.
Saludos,
Ikal

Udi dijo...

la verdad sea dicha, Rucci, que no por muerto deja de haber sido un matón en algunos sentidos, también respondía, y con cierta altura, como dice columna norte, a un proyecto político más parecido al de este gobierno que al de los impresentables títeres del capital que se sentaron a esa mesa en Sp. América.

Willy Montaña dijo...

bueno es obvio que hay muchos a los que no les interesa rucci en si mismo sino solo querer reflotar la teoria de los dos demonios, como si los milicos hubieran llegado al poder por una "guerra" y no porque los grupos economicos fueron a golpear los cuarteles para imponer por la fuerza su modelo social

NeurosisContagiosa.Blogspot.Com

Anónimo dijo...

Coincido con Udi. Se le pueden hacer críticas de estilo al sector político del peronismo cuya máxima expresión era Rucci, pero Rucci tenía inteligencia y peleaba por un proyecto de país bastante parecido a aquel por el que nosotros peleamos hoy : un país con inclusión social, pleno empleo, un país en donde el movimiento obrero organizado sea preponderante.
Una vez le escuché decir a Rucci (creo que fue en un debate que sostuvo con Agustín Tosco), que él era un admirador de la revolución cubana pero que en Argentina las transformaciones sociales debían hacerse por la vía elctoral (como se hicieron, y muchísimas, durante el primer peronismo).
No tenemos que caer en divisiones estériles que en el pasado nos costaron mucha sangre y enfrentamientos entre sectores que, con alguna diferencia, peleaban por basicamente lo mismo : justicia social, independencia económica y soberanía política. Hoy pareciera que esas diferencias se estuviesen subsanando (si no, miren a la muchachada de la juventud sindical el el acto que organizó La Cámpora hace muy poco en el Luna Park). Yo celebro que esos sectores del peronismo que hoy representan el moyanismo por un lado y por otro lado los militantes y dirigentes de La Cámpora, el movimiento Evita, y otros que ahora no recuerdo, banquemos juntos este proyecto de país que se empezó a construir por el 2003.

Saludos,
JP

Anónimo dijo...

Justicia para Rucci!!!
Los asesinos montoneros deben ser condenados judicial y publicamente.Además Rucci era el único en quien Peron confiaba, mal que le pese a los actuales "Peronistas" incluidos los KK.
Guillermo.