lunes, 1 de noviembre de 2010

Feinmann y nosotros los internautas



Que columnón se mandó José Pablo Feinmann en el Página de hoy. Esta es una de esas notas que movilizan las neuronas, las pone en movimiento.

Mientras trato de hilvanar pensamientos comparto algunas frases que repiquetean en mi cabeza.

La transformación del número en fuerza es la consigna de la hora. ¿Cómo se consigue? Tiene que penetrar en el sujeto libre la necesidad de expresar esa libertad a través de la praxis política. Tiene que surgir la pasión de compartir una causa. De participar de la historia. De sacar el culo de la silla que tenés frente a Internet o frente al televisor. De salir de la soledad a la que el universo mediático te condena. Si te gusta el twitter, seguí. Pero no es lo mismo twittear que mirarle la cara a un compañero. Que verle los ojos. Olerlo. Tocarlo. Abrazarlo, ya en la desdicha o el triunfo. No es lo mismo querer hacer la historia que mirar cómo otros la hacen. No es lo mismo ser protagonista que ser pasivo, inerte, poco o nada.

Para empezar a poner en orden los pensamientos nos preguntamos: ¿A quién va dirigido este mensaje?

Está claro que a vos y a mi. Tipos de clase media (económica o cultural) que se conectan a internet y, que particularmente, dedican horas a consumir información y tratar, con mucho esfuerzo, de articular algún pensamiento.

Por lo que he leído y visto a Feinmann, se de su prédica docente sobre la necesidad de que el sujeto deje su pasividad frente a la pantalla (a la cual se encuentra sujeto) para empezar a ser artífice de su propia vida.
Lo cual refleja en eso de dejar de ser un sujeto "pensado" para ser uno pensante.

Y en eso tiene razón. Nosotros, apasionados cibermilitantes, debemos reconocer la enfermiza tendencia a la comodidad. Con los años ya no queremos sentir demasiado calor, demasiado frío, no queremos sentir dolores y tomamos cuanta medicina nos recetan sin siquiera pensar sobre los verdaderos motivos de nuestros dolores.

En lo que creo que Feinmann se equivoca es en la estrecha asociación que hace entre un televidente al estilo Homero Simpson y un internauta.

Tanto la nota que escribió en el 2008 sobre eso que "Cualquier boludo tiene un blog", la cual traté de responder en su momento, como este notón que acaba de parir, Feinmann subestima la comunicación que se establece entre quienes manejan estos nuevos códigos.

Me pregunto si, acaso, la cibermilitancia no ha tenido "ni un poquito que ver" con la masiva movilización de jóvenes durante la despedida a Kirchner. No porque los haya convocado, sino por el singular relato que aquí se hace respecto al que hacen los medios, incluso el que él escribe.

Sabemos que un abrazo o una mirada son mensajes inigualables. Llenan el alma.

Pero también sabemos de la fuerte conexión entre un lector que maneja los nuevos códigos (como naturalmente lo hacen los pibes) con personajes como el "Emo Peronista", "Anarkoperonista" o con "la voz marciana de DerekDice".

Desgraciadamente para esta discusión, estas experiencias son intransferibles. Quien lo haya vivido podrá dar testimonio de ello.

A pesar de esa burlona caracterización que hace de los internautas, nos alegra saber que JPF seguirá ilustrándonos, ahora, de la mano de Sarlo.

Mientras tanto, nosotros los "Garrafa Sánchez" del pensamiento nacional, seguiremos despuntando el vicio mientras buscamos nuevas formas de despegarnos, al menos por un rato, de esta maldita pantalla.

16 comentarios:

Almita dijo...

Uy que metiste el dedo en la llaga. Me lo envió alguien muy querido, vía mail, a ese artículo. Y tal cual respondí ese mail, copiaré aquí esa respuesta, sin modificación alguna:
"Habrá quienes lo logren, y quienes no. La capacidad de participación está en cada individuo, su historia, sus circunstancias. Si lo único que faltaría es que salgan a medir con el peronómetro... si es así, otra vez van a cometer un gran defecto del peronismo: sin chapa, no existís. Y del vamos, que no cuenten conmigo".

Creo firmemente en el hombre y sus circunstancias. En que hay roles para todos. En que unos podemos seguir sentados acá, y otros cantando allá, y otros trabajando en otro lado.
Que no empiecen a imponer una agenda o un formulario de requisitos a cumplir. Por favor, no. Porque eso no es incluir, es excluir.
Yo puedo hacer lo que hago y me sale bien. No tengo 25 años para empezar a militar desde abajo, no tengo tiempo material para ausentarme de mis tareas, responsabilidades y trabajo, puedo colaborar desde mi lugar y en la medida que puedo.
Si alcanza y sirve de algo, bien, pero no comencemos al grito de "¡la interné, la interné!" porque estamos al horno.
Me senté en una silla como esta en 1997, y sigo acá. Y seguiré acá.
Espero ser útil, y si así no es, seguro otra persona podrá ser útil.
Tengo la virtud de poder sentir la pasión y la libertad desde un espacio como este que vos, Catanpeist, me brindás, o todos los demás blogeros, y foristas.
No empecemos a pedir la libreta de vacunación, a muchos nos faltan algunas vacunas.
Saludos y gracias por este espacio.

Néstor Sbariggi dijo...

Rob, me consta que Feinmann no tiene ni la más puta idea de que se tratan el Twitter, los blogs y demás. Espero que empiece por lo menos a querer saber.

Aprecio sus reflexiones aunque muchas veces no estoy de acuerdo con lo que plantea, aportan a la discusión.

Saludos

Alejandro dijo...

Comparto el estímulo que quiere transmitir JPF, pero ya lo dijo el General: "No podemos pedir que en cada peronista haya un santo o un héroe, ésos no salen todos los días. Es bastante con que sea un hombre con sentido y con sentimientos peronistas. Es lo que más podemos exigir.Un hombre de nuestro Movimiento podrá tener cualquier defecto pero el más grande de todos será no ser un hombre del pueblo."
Obvio que hay que esforzarse más y poner el cuerpo todo lo posible, pero tampoco despreciemos esta red de pensamiento que se ha desarrollado y ha sido tan útil en momentos muy comprometidos. Saludos!

Rob Rufino dijo...

Así como el barrio tiene sus códigos, la web como lugar de socialización también tiene los suyos.

Cómo le explicás a una pareja que se formó a partir de conocerse en una sala de chat que, según la perspectiva de Feinmann, lo suyo es ficticio?

En internet, como en la calle, también podés hacer poco (como pasarte la vida jugando al poker online) o llegar a hacer ciberterrorismo hackeando cuentas de personas conocidas.

Sin dudas éste es un paño que JPF no maneja. Lo que da bronca es que después de dos años sigue (cómodo) en la suya.

Saludos a todos y gracias por los comentarios.

Almita dijo...

Rob:
Que alguien le explique a JPF que a mi pareja actual, con quien estoy hace 10 años, la conocí en un foro.
Que cruzamos mil comments y mails, y luego llamados, hasta que nos conocimos en persona.
Y que en el instante que nos vimos, chocaron los planetas.
La vida que vamos viviendo juntos, no es ficticia.

Soleeedá dijo...

Pero no es un tema de que como nos conocimos por chat lo nuestro es ficticio (Con mi novio hace mas de 6 años salimos y nos conocimos por un foro). Si nuestra relacion de 6 años fuera por foro, si sería ficticia. El tema es que esa relacion paso de la virtualidad a la realidad, por lo tanto es real.

A lo que va Feinmann, siempre brillante a mi humilde entender, es que esta todo bien con que estemos en la compu todo el dia hablando de K, pero que eso es una militancia ficticia, no es real hasta que pasemos dicha militancia a la practica en nuestra vida.

Yo que soy tanto militante virtual como real, estoy de acuerdo con Feinmann. Un día por semana ayudando a tu barrio o a otros barrios con apoyo escolar, talleres, ayuda legal, organizar eventos...un dia por semana siempre va a ser mucho mas que 100 dias twitteando/blogueando.

Yo estaba en unas vacaciones de militancia porque estaba algo cansada y con un rush muy fuerte de laburo, ahora se me terminaron las vacaciones y hay que volver al ruedo, a invertir aunque sea una parte del tiempo libre a mover el culo además de la cabeza y palpar a los ciudadanos que estan en esta tarea de ayudar al projimo, no solo con analisis politicos, sino ensuciandonos las manos, pintar, participar.

No tiene importancia que Feinmann no sepa que es twitter, lo que si sabe es la diferencia entre la militancia "virtual" y la real.

PD: A proposito, si alguno por la zona de barracas que se engancha con apoyo escolar para primera, avise. :)

Daniel Mancuso dijo...

Feinmann no se refiere a los militantes de la web, se refiere a otro tipo de personajes "pensados" que hay frente a las pantallas, y como dice el inge aporta siempre a la discusión, es un fenómeno, no me lo toquen a José Pablo, cualquier boludo lo critica...

Rob Rufino dijo...

Mancuso
Aún recuerdo tu exposición en la primer reunión de blogueros en La Bancaria sobre como iniciaste tu blog.

Me cuesta creer que seas el mismo que escribió ese comentario.

Abrazo, Rob.

Tres bufones muertos dijo...

Yo, con todas las minas que tuve relaciones sexuales las conocí por internet. Ahora según el punto de vista de Feinmann soy un virgo?

DIEGO dijo...

feinmann es a los blogs y demás cosas virtuales, lo que artemio lópez es a 6,7,8

me extraña araña que si se quiere engordar a este modelo se reniegue de lo que nos alimenta que no son las cartas escritas a mano ni la militancia peronista pura.

el mismo perón no tenía ni tantas cartas ni tantos peronistas cuando arrancó.

"el mar es grande porque no rechaza ninguno de los arroyos" decía un familiar conservador que no te largaba un peso y que siempre tenía reservas. era de derecha, no olfateaba tanto.

Daniel Mancuso dijo...

coincido también con Diego. JPF se refiere a los boludos que van al ciber a ver boludeces, y no hacen nada fuera de eso, ¿onanismo virtual? podríamos llamarlo (es mi humilde opinión)

y ya que está, ampliame el concepto Rob, ¿Qué es lo que no podés creer? no entiendo, abrazo

Charlie Boyle dijo...

Estimado Rob, primero y ante todo, le agradezco que haya reaparecido, se lo hechaba de menos, incluso me incomodaba preguntarle a sindioses por Ud. Vió uno ya no pregunta algunas cosas, mas ahora complicados con la ley del matrimonio igualitario.
Pero su post, y a eso quiero referirme, pasa por alto, al igual que Feinmann el tema del sexo, la relación del olor, la vista, el humo choripanero, y el desodorante de la compañera que no deja de saltar al lado nuestro.
Quien pudiera tener 15 - 20 menos, pero es al pedo renegar.
Derribemos para siempre las paredes del bar Aquí, sí que no se coje y a la calle a transpirar juntitos

Rob Rufino dijo...

Charly,
Que alagadora son sus palabras!!!

No se si importan los motivos por los cuales me alejé de la blogósfera.

Lo que si importa es que ni bien me enteré de la muerte de Néstor sentí un deseo irrefrenable de volver a escribir.

Abrazo y nos seguimos leyendo.

Rob.

Rob Rufino dijo...

Mancu
¿Vos crees que el tipo que va al ciber a hacerse la del mono va a leer esa nota de JPF?

El lector de Feinmann no es el pibe de la esquina. Esa nota está claramente dirigida a la Peronósfera.

Feinmann desea que apaguemos la PC y materialicemos nuestra militancia en la calle.

Y me referí a tus palabras de La Bancaria porque vos diste testimonio del poder de la comunicación en la blogosfera al hacer de un blog personal uno político.

Esa comunicación está y, aunque no sea "face to face", todos sabemos que es igualmente poderosa.

Me gustaría que el Chino de "Los Caniches" le responda con eso de que los blogs son las nuevas "Unidades Básicas".

Abrazo, Rob.

Daniel Mancuso dijo...

Primero, alegría x reencontrarte, segundo, no quiero polemizar, puede que tengas razón (pero insisto que le habla a otros no a nosotros) y tercero, no me putees, te paso algo que publiqué hace un tiempo... COMPAÑERO FEINMANN
abrazo grande

artemuros dijo...

Feinmann mucho Che, pero para terminar proponiendo que la juvetud lo tome como un "rebelde"(?!)...


Nefasto confiar en el "número y la fuerza"... del "aparato territorial", es decir, el de la política burguesa de los barones del conurbano y los gobernadores.

Más discusión sobre el artículo del Página acá:
http://eldiablosellama.wordpress.com/2010/11/02/una-juventud-como-el-“che”-que-le-gusta-a-feinmann/#comment-114

saludos,
DP