lunes, 29 de agosto de 2011

El delirio político yanki


Como si le faltara algo a la crisis americana, saltan los adoradores de los dioses castigadores a hablar sobre el Huracán, un hecho natural como castigo divino.
Como un Cachanovsky con polleras la candidata a presidenta  elegida por Iowa, sale diciendo que el Huracán fue producto por aumentar el gasto público.
Delirios peligrosos que han causado demasiadas muertes en la historia de la humanidad.

8 comentarios:

Daniel dijo...

Mirale la cara. Es un robot, atrás tiene la cuerda.

Mar dijo...

Ellos también tienen sus Lilitas

Barullo dijo...

Peores que Lilita. Porque encima representan fielmente a una parte muy importante del electorado yanqui, fanático religioso hasta los huesos.

Las dos candidatas republicanas (Sarah Palin y otra que ni me acuerdo el nombre) tienen el mismo discurso y una ignorancia tan bestial que no me las imagino en candidatas argentinas (ni la Hotton).

Bob Row dijo...

Lo peor es que buena parte de la "izquierda" que se ve en Internet funciona con parámetros místicos parecidos desde la manipulación bushiana del 9/11. Para ellos existe una conspiración de los millonarios para instalar un Nuevo Orden Mundial, modificar el clima, provocar terremotos, etc.

Ya desde los '90 la televisión "seria" (Discovery, National Geographic) viene bombardeando (a ellos y a nosotros también) con los desastres que se vienen y las profecías apocalípticas. Se hace difícil pensar racionalmente cuando en la oscuridad del cine te gritan "¡fuego!" todo el tiempo.

Barullo dijo...

Tenés razón, Bob. Discovery, History Channel y hasta la National Geographic cayeron a un nivel en el que Infinito parece un canal serio.

Anónimo dijo...

Que peligro que esta pelotuda tengo acceso al boton rojo...

Es Cynthia Hotton con arsenal nuclear...

N.-

DIEGO dijo...

y bueno, mucho hidrato a la larga los cagó

Cristian dijo...

mucho cuidado, porque cuando los yanquis empiezan a mencionar a Dios, terminan invadiendo algún territorio gobernado por MAL, que por supuesto siempre está a miles de kilómetros de sus fronteras. Así que sepamos ver los presagios de estos seres divinos y a ser temerosos de Dios, de SU DIOS.