jueves, 15 de septiembre de 2011

Lanata apuesta por la teocracia y la servidumbre

"Para rezar con motivo de celebrar el cumpleaños de Dalai Lama, todos los miembros de la cámara baja del gabinete deben dar lectura a la sutra. Con el fin de cumplir esta ceremonia, se ordena ofrecer de inmediato los siguientes sacrificios humanos: un intestino fresco, dos cráneos, sangre fresca, y una piel corporal completa". 
Carta enviada a principios de la década 1950 por un departamento del ex gobierno local del Tibet a un jefe inferior. 


Lanata en el gran pasquín argentino de la editorial Perfil llamado Libre nos dice: En esta historia, el león le teme al ratón: de un lado han quedado el dinero, las armas, el poder y la influencia, y del otro la conciencia. Nunca vi tipos más felices ni más simples que los monjes budistas: son curiosos, amables y compasivos; se ríen cada vez como si fueran niños, y han hecho de la aparente debilidad su fuerza. Le pregunté a Mathieu Ricard, mano derecha del daláilama (sic), en Katmandú, cuáles eran sus bienes. –¿Qué cosas tiene? –Bueno –se sonrió, un poco avergonzado, pero divertido–.Tengo este sari que llevo puesto… este par de zapatos… Y tengo otro par más. Y una cámara de fotos. El Gran Imperio Chino lleva más de cincuenta años peleando contra eso, se desvela persiguiendo a los monjes tibetanos en el exilio y condena a los países que se atreven a recibirlos. Cuando el dalái lama (sic) recibió el Premio Nobel de la Paz en 1989, algunos pensaron que la persecución iba a aminorar.

Ahora vayamos a un poco a la historia: Hasta 1959, cuando el Dalai Lama presidió por última vez Tíbet, la mayor parte de la tierra arable seguía organizada en propiedades señoriales religiosas o laicas, trabajadas por siervos. Incluso un escritor como Pradyumna Karan, simpatizante del antiguo orden, admite que “una gran parte de los bienes raíces pertenecía a los monasterios, y la mayoría de éstos amasó inmensas fortunas... Además, monjes individuales y lamas pudieron acumular grandes riquezas mediante su participación activa en el comercio, los negocios y los préstamos de dinero”.

Uno de sus monasterios, el Drepung poseía 185 feudos, 25.000 siervos, 300 grandes pastizales y 16.000 vaqueros. La riqueza de los monasterios beneficiaba a los Lamas de rango superior, muchos de los cuales eran vástagos de familias aristocráticas, mientras que la mayoría del clero inferior era tan pobre como la clase campesina de la que provenía. Esta desigualdad económica, determinada por la clase, dentro del clero tibetano, era muy parecida a la del clero cristiano en Europa medieval.

Junto con el clero superior, se beneficiaron los dirigentes laicos. Un ejemplo notable fue el comandante en jefe del ejército tibetano, que poseía 4.000 kilómetros cuadrados de tierra y 3.500 siervos. También era miembro del gabinete laico del Dalai Lama.

El antiguo Tíbet ha sido falseado por algunos de sus admiradores occidentales como “una nación que no necesitaba una fuerza policial porque su población respetaba voluntariamente las leyes del Karma”. En realidad, tenía un ejército profesional, aunque pequeño, que servía de gendarmería para que los terratenientes mantuvieran el orden y capturaran a los siervos escapados.

A menudo arrebataban a jóvenes muchachos tibetanos a sus familias y los llevaban a los monasterios para que fueran preparados para ser monjes. Una vez que se encontraban allí, quedaban obligados de por vida. Un monje, Tashì-Tsering, informa que era práctica común en los monasterios que los niños campesinos sufrieran abusos sexuales. Él mismo fue víctima de repetidas violaciones cuando niño al poco tiempo de ser llevado al monasterio a los nueve años.

Si venimos un poco más en el tiempo, podemos decir que la influencia de los Estados Unidos en el movimiento tibetano es evidente. En 1998, el periodista Jim Mann escribió en el periódico australiano The Age un artículo sustentado en documentos de las autoridades norteamericanas, en el cual reveló cómo durante los pasados años sesenta la CIA entregaba 1,7 millones de dólares por año al movimiento tibetano en el extranjero. Otro tanto recibía adiestrando tropas (2100 guerrilleros asentados en Nepal) además personalmente el Dalái Lama recibía 180.000 dólares por año.

¿Cuan bajo puede caer Lanata?

11 comentarios:

Vladimir dijo...

Hola! Habría que recomendarle al gordo Sanata que lea, por ejemplo, "Polvo Rojo" de Ma Jian. En este libro se relatan las ceremonias fúnebres en el Tibet, todo muy poco civilizado, muy poco ciudadano, muy poco agradable... Bárbaro, bah. Realmente el Gordo habla de cosas de las que no tiene ni idea. Un patético. Salu2!

Memo Riosa dijo...

China Human Rights Net
Illustrated White Paper on Democratic Reform in Tibet
I. Old Tibet -- A Society of Feudal Serfdom under Theocracy

Cruel political oppression and corporal punishments

China's government Monday published a white paper on the situation in Tibet before and since 1959 to mark the 50th anniversary of the region's Democratic Reform...

...In the Archives of the Tibet Autonomous Region there is a letter from a department of the Tibet local government to Rabden in the early 1950s, saying that, to celebrate the Dalai Lama's birthday, all the staff of Gyumey would chant the sutra. To successfully complete this ceremony, some special food would be thrown to the animals. Thus, a corpus of wet intestine, two skulls, many kinds of blood and a full human skin were urgently needed, all of which must be promptly delivered. A religious ceremony for the Dalai Lama used human blood, skulls and skin, showing how cruel and bloody the feudal serfdom system under theocracy was in old Tibet.

from:chinahumanrights.org


¿Será verdad?
Me hace acordar a los cuentos anticomunistas de los 60s (que no eran todos cuentos claro esta)

Anónimo dijo...

Para creerles a los salvajes chinos hay que hacer mucho esfuerzo. Hicieron bien en acerle caso a los chinos y mantenerse alejado del Dalai...no sea que lo contaminen...los kirchneristas contaminan todo. Me gusto verlos aplaudir el vergozoso fallo de impunidad hacia Menem. Felisa Micelli esta donde debe estar reemplazando a otro malandra. Todo esta mas que podrido...

Udi dijo...

Si, anonimo de las 9:02, todo está podrido. Fijate que en las calles enormes masas reclaman todos los días ¡Que se vayan todos! El 50 % de los argentinos es subsidiado por alguna prebenda estatal, las puertas de los consulados están abarrotadas de jóvenes queriendo emigrar y así no se puede seguir, ché !

donchango dijo...

El Lama ese es agente de la CIA y lo sabe todo el mundo. Y Lanata lo sabía y habló de eso antes de que lo compraran.

DIEGO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DIEGO dijo...

y bueno, el mismo lanata es gordo como un buda y recibe seguro más guita de magnetto que los 180 000 dólares del dalai

LolaMento dijo...

Que el bien pasar de los monjes dedicados a las busquedas espirituales estaba solventado por el malvivir de los pastores y campesinos hundidos en el materialismo mas burdo (como pastorear rebaños, cultivar, juntar plata para los impuestos a pagar a "los que estan desprendidos de lo material" etc etc) es un hecho, no es un invento chino...

Aunque alguna postmoderna podra decirme "en realidad lo que crees ver en Tibet es solo tu mirada". Pero bueno, esas personas postmo no andan con las patas en el agua cosechando arroz ni moviendo piedras para palacios...

Daniel dijo...

Pero este gordo nos quiere tomar de pelotudos. Caracterizar como casi ángeles a esos verseros terratenientes explotadores medievales de la corte de este agente de la CIA, a esta altura de la historia, es increíble.

ram dijo...

La semana que viene, nuestro amiguito nos va a contar que ratzinger es Caperucita Roja.
Hay que ser comprensivos, tiene que hacer honor a su nueva religión: "nadie hace plata trabajando"

Anónimo dijo...

Pero cómo ?!El Gobierno Nacional iba a nombrar Huésped Ilustre de la Nación al infame y sanguinario Dalai Lama !? Menos mal que China le hizo acordar....