lunes, 19 de mayo de 2008

Halcones, Palomas, Buitres y Pingüinos


Por lo que se puede entre leer en algunos comentarios da la sensación que hay un acercamiento real y tangible entre las agrupaciones rurales y el gobierno.

Si hay algo que este conflicto dejó es que el tramado productivo rural es bastante complejo para ser analizado a simple vista o comparado con la antigua oligarquía ganadera.

La participación de miles de pequeños y medianos productores que invierten y gastan en el país y que sueñan ser como "los Grobo" hizo que las retenciones, dispuestas por el gobierno, tengan una inusual oposición.

A este sector de la sociedad se sumó el super entrenado grupo de choque de Gualeguaychú que impulsa discursos golpistas e incendiarios. Su fundamentalista líder Alfredo De Angeli declaró que no solo NO NEGOCIA las retenciones, con lo cual tendríamos un reparto de la riqueza similar al de Brasil (ver nota anterior), sino que también exige cambios en una lista de temas que incluye las economías regionales. Con esta posición "el Melli" demostró que sigue sin salir de su postura sumamente egoísta y destinada a crear las condiciones para su salto a la política nacional.

En las últimas horas se han sumado diferentes voces pidiendo a los ruralistas más duros (buitres) que levanten el paro y debatan con el gobierno. El caso más llamativo es el de la Iglesia, que en pocas horas emitió dos comunicados: Uno apoyando a los ruralistas y otro Exigiendo una URGENTE reunión entre los Pingüinos (gobierno), Palomas (Federación Agraria), Halcones (Sociedad Rural) dentro del AMBITO INSTITUCIONAL, o sea, excluyendo a los Buitres (autoconvocados).

El país necesita gestos de grandeza. Aparentemente todos, excepto un grupo, están dispuestos a suavizar posiciones en pos del bien común. Esperemos que los muchachos, que quieren bien a nuestro país pero que se equivocan al seguir al fundamentalistas de gualeguaychú entiendan la situación y depongan su actitud confrontativa.


2 comentarios:

Anáh'zul dijo...

Fabiana se fue.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Los fundamentalismos son dañinos vengan de donde vengan.
Saludos