lunes, 15 de septiembre de 2008

La Crisis Financiera actual y la del 30



Por las noticias que siguen llegando, parece que la crisis financiera americana está calando más hondo de lo que muchos hubiesen imaginado.

En el día de hoy fue Lehman Brothers. El cuarto mega banco de EEUU se declaró en quiebra. Como cuesta bastante entender la magnitud de los hechos que estamos viviendo, lo mejor es -como siempre- recurrir a la historia.


La Depresión del 30

El anterior crack financiero americano (con repercusiones globales) ocurrió en los años 30. A partir de una gran baja de la Bolsa de Comercio de Nueva York una serie de bancos comenzaron a tener problemas de solvencia, debido (se cree) a los desmanejos monetarios.

La crisis duró casi una década y se salió definitivamente por un evento internacional: La Segunda Guerra Mundial y medidas dirigistas destinadas a impulsar la producción.

Es recomendable leer en Wikipedia, las medidas que impulsó Frankin Roosevelt que se podrían resumir en: Emisión monetaria (abandonó el Patrón Oro llegando incluso a prohibir el ahorro en ese metal), Subsidios agrícolas (para asegurar precios altos), Cartelización de la Industria comandada por el Estado que establecía desde los precios hasta la forma de vender (reíte de Moreno...), Contratación masiva de trabajadores (Plan Trabajar).

Estas medidas dirigistas de neto corte nacionalista (populismo puro bahh) permitieron que EEUU reciba la Segunda Guerra Mundial con su aparato productivo a pleno. Su ingreso y posterior triunfo en dicha guerra afianzaron su poderío económico.



La crisis hoy

Volviendo al presente, el panorama económico actual de los EEUU presenta algunas similitudes con respecto a la Gran Depresión:

1) Inflación Alta
2) Falta de Crédito (por falta de credibilidad en la moneda)
3) Cuentas fiscales en rojo
4) Devaluación
5) Recesión inminente

Por el lado de Europa, en tanto, la situación no es mucho mejor dado que, a los aumentos generalizados de precios se suma la llegada de una recesión.



Como se sale?

La salida de esta crisis es todo un interrogante. La historia nos dice que de la anterior se salió con un mix de Estado Fuerte Regulador (keynesiano) más una Guerra, hoy los Estados se ven limitados por los intereses de los Grandes Grupos Económicos, que son en definitiva, quienes detentan el verdadero poder.

La guerra es siempre una opción y hoy luce, tal vez, como la principal. Lo importante, en todo caso, es mantenerla lejos de nuestra región (es saludable, en ese sentido, la Reunión de Presidentes Sudamericanos por la convulsión que se vive en Bolivia).

Si bien hay que seguir de cerca los movimientos que se den en Pakistán, Irán luce como el candidato perfecto a ser invadido, ya que su apoyo a las milicias chiitas de Irak afectan los negocios americanos en ese país. Con Iran en manos aliadas se terminarían los problemas en medio oriente. El gran problema es que ese país, además de poseer ejércitos de fanáticos, ha alcanzado una importante tecnología nuclear, con lo cual, los efectos de un ataque a Irán podrían ser desbastadores.



Hoy, como siempre: Aprendamos de la historia para no repetirla.



2 comentarios:

Todos Unidos Triunfaremos dijo...

Y hace un ratito escuché q el Bank of America compró a Merryl Lynch (q ya sabemos q es toda una institución en EEUU)asiq seguimos con la tendencia...
Saludos.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

No había ocurrido jamás. Por vez primera en la historia económica moderna, tres crisis de gran amplitud -financiera, energética, alimentaria- están coincidiendo, confluyendo y combinándose. Cada una de ellas interactúa sobre las demás. Agravando así, de modo exponencial, el deterioro de la economía real. Las redes de la globalización abarcan actividades que transponen las fronteras nacionales.

Un ataque a Irán propiciaría un ataque generalizado a Israel y traería consecuencias inimaginables para esa zona, además del impacto global con precios astronómicos del petroleó.

La diplomacia del petroleó EEUU converso secretamente con Irán para asegurarle que no iba a atacarlos y para asegurar que el precio del barril del petróleo no sobrepasara los $150 dólares. Claro EEUU dejo claro que no podía asegurar que Israel no atacara las instalaciones nucleares.

Las economías de guerra, creo que la factura es demasiada alta por esas aventuras imperialista.
Saludos