jueves, 20 de noviembre de 2008

JM Solá, la Alianza y el libre mercado


Buscando material de archivo de la época de la Alianza 1.0 cuando la situación económica apretaba y el "ese lentísimo señor prescindente Fernando de la Duda" nombraba al bull dog López Murphy como Ministro de Economía, me topé con esta nota de Joaquín Morales Solá en la cual propone soluciones destinadas al bien de "La Nación".

La solución que proponía Morales Solá no era otra que el ingreso del Mingo Cavallo al gobierno muy a pesar de la resistencia de Alfonsín.

Frente a la nueva Alianza nos vemos en la obligación de hacernos algunas preguntas y reflexiones:

Conocerá Morales Solá el sentido de la palabra "autocrítica"? Desde su columna en la Tribuna de Doctrina este calvo, analista emite juicios sobre las distintas acciones de gobierno que, a su forma de pensar, están equivocadas. Pero, y por casa como andamos?

La ideología neoliberal, que guía los pasos de Morales Solá, Pagni y tantos otros cráneos, los lleva a sugerir a nuestros gobernantes acciones destinadas a mantener "el buen humor de los mercados".

De que sirvió el ingreso de Cavallo? Cuánto tiempo duró el buen humor de los mercados después de su nombramiento como Ministro de Economía?

Realmente una falacia.

A Fernando de la Duda lo vivían corriendo con "el riesgo país" como si fuera el gran cuco. Mediante esa presión mediática saquearon (sin k) al país con el megacanje, el corralito y tantas otras estafas.

Pero hay otro tema que merece un análisis: La posición del radicalismo y de Alfonsín.

Como dice la nota de Solá, Don Raúl se oponía a la incorporación de Cavallo directamente al gobierno, pero aceptaba su ingreso a una entidad supuestamente autárquica como era en esos momentos el Banco Central.

Que tipo de posición adoptaron los radicales de izquierda, como es Alfonsín, frente al neoliberalismo? Da la impresión que no tienen diferencias, o en todo caso, en su afán de diferenciarse tratan de disimularlas de alguna y otra manera.


Hoy, que nuevamente se unen a López Murphy y el resto de la derecha neoliberal vuelven a demostrarnos que son sus tibios socios. Esos socios que, bajo el marketing de la honestidad, no dudan en desangrarnos en el altar del libre mercado.

Como dice León Gieco: Todo está guardado en la memoria...

9 comentarios:

sin dioses dijo...

Rob Morales Sola, no conoce la autocritica, porque eso lo haria ser un periodista, y no lo es, fue siempre un propagandista, como Neustad y Grondona, primero de la represion despues del libre mercado. En esta personas la honestidad intelectual no existe.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

No, Rob, no todo está guardado en tu memoria.

No está guardado, por ejemplo, que Kirchner fue un acérrimo defensor de Menem ("el mejor presidente de la historia"), de Cavallo y de la convertibilidad, y por supuesto, acérrimo defensor e impulsor del rifamiento de YPF.

En este último caso, la adhesión no era inocente. Esa jodita, al pingüino le permitió embolsar unos 500 palitos verdes, que se han evaporado en el eter.

Comandante Cansado dijo...

No tiene que ver con el post pero sé que le interesa, Rob: acabo de postear aquí sobre el tema de los glaciares citándolo a usted aquí.

A propósito: ¿podría contar cómo salió la convocatoria del martes?

Saludos,

CC

Rob Rufino dijo...

gracias comandante por sumar!!!

Anónimo dijo...

Marketing de la honestidad.
Qué buena expresión!!!

Rob Rufino dijo...

sin dioses
Yo creo que hay "periodistas" que escriben con la derecha porque simplemente ganan buena plata.

Lanata es un ejemplo. En los 90´s se hacía el zurdo y hoy hace buena guita pegándole a un gobierno que está a la izquierda del neoliberalismo.

Pero hay muchos otros que escriben porque están convencidos de ello. En esa lo tenés a Maronna, Pagni y hasta nuestro "enemigo íntimo" Palotes.

El objetivo de la nota pasa por plantearles esa cuestión del humor de los mercados que (como lo escribí en la nota de la Pirámide del Capitalismo) es, al decir de los neoliberales, lo que verdaderamente importa.

La pregunta es: quién es el portavoz de los mercados?

El otro objetivo de la nota pasa por analizar la posición ambigua del radicalismo frente a esto.

Uno se siente tentado por decir que son neoliberales... Pero a ciencia cierta hay muchos tipos que no lo son (Alfonsín o Dante Caputo por ejemplo). Aún así, ellos mismos tienen (aunque hacen todo para disimularlo) una posición tibia, casi tolerante.

Y no se trata de que nosotros seamos los dueños de la verdad. Sino de repensar el pasado para no repetirlo.

Rob Rufino dijo...

Palotes
Vamos viejo!!! Haga un esfuerzo!!! Olvídese unos minutos de quien gobierna hoy y cuentenos que piensa de todo esto que hablamos...

natanael amenábar dijo...

El tema fundamental es que MS no busca el bien de la patria, sino de unos pocos. A MS se le puede decir de todo -e inclusive una tundra también se le puede dar- pero no se lo puede tildar de contradictorio.

Un aristócrata tucumano, como si eso fuese posible, es lo que es este tipo.

Ya lo dije el poeta, "todo está guardado en cachè de google".

Martìn dijo...

Natanael tiene razón, JMS es consecuente con su ideología, y hasta es diplomático.

Eso (diplomacia) es lo que le falta a un tipo tan recalcitrante como el, como es el caso de Nelson Castro, que enferma y da ganas de tirarle con un adoquín al televisor.

Respecto a lo de Menem y Kirchner... como joden... a mi realmente me resulta gracioso, ¿quien está limpio? los radicales tuvieron a Alfonsín con el pacto de Olivos (¿ya nos olvidamos de eso? todo bien con Alfonso, ¡pero que no se haga el socialista conmigo eh!), a la Alianza, a los radicales K, la izquierda vuelve a pararse del lado de los sectores de derecha como la SRA, Carrió pasó por todos lados (UCR, "socialismo", "evitismo", pseudomacrismo, etc). De Macri mejor ni hablar, un menemista de la primera hora pero con prontuario... digo... ¿quien queda limpio?

Acusarlo a Kirchner de menemista es una boludez, en ese momento gran parte del pueblo argentino era menemista -yo realmente era un pendejo, ni era menemista ni era anti, no era nada-, el anti-menemismo o mejor dicho el anti-neoliberalismo fue resultado del aprendizaje, de la experiencia vivida. A pesar de todo, si hubiesen sido tan obsecuentes los Kirchner con Menem no se hubiesen opuesto públicamente a la famosa entrega de los Hielos Continentales. Y lo hicieron.

Salutes.