miércoles, 25 de marzo de 2009

China, el Dólar y Nosotros


Tal como dijimos hace una semana, los chinos están sumamente preocupados por la emisión indiscriminada de dólares que está haciendo Obama (en línea con lo que hizo su antecesor Bush) con el fin de devaluar y licuar deudas.

Al anunciado retaceo en la compra de futuros bonos del Tesoro, ahora se suma el serio planteo de reemplazar al dólar por una nueva moneda global.

Esta propuesta, que nos parece totalmente lógica, tiene la oposición de Europa, por lo cual difícilmente prospere. De todos modos la iniciativa china merece la total atención de nuestro país y de Sudamérica quienes deben buscar formas de seguir limitando el uso de esa moneda como instrumento de ahorro y negocios.

En ese sentido, la desdolarización del intercambio comercial entre Argentina y Brasil es un primer paso que debería profundizarse y hacerse extensivo tanto a las demás áreas de la economía como a otros países de la región.

Puertas adentro, el Gobierno Nacional debería concientizar a nuestros ciudadanos sobre la conveniencia de ahorrar en oro, plata, ladrillos, o soja como hacen en "El Campo" y no en el gastado billete verde.

Esta es una crisis inédita por una simple razón: el patrón de medición de la economía global ha dejado de ser estable. y pese a lo que digan los desinformadores imperiales (Cachanosky, Broda, Granados, De Pablo, etc.) ninguna economía puede ser estable si su moneda local -o sea nuestro Peso- se referencia con otra que no lo es.

Por lo cual, si queremos proteger el fruto de nuestro trabajo en tiempos de caos global debemos:
  • Integrarnos
  • Desdolarizar
  • Cuestionar el discurso único neoliberal que insiste que el dólar seguirá siendo "el patrón"
  • Acercarnos más a nuestro principal cliente: China


En definitiva, ejecutar medidas destinadas a seguir recuperando el manejo de esta economía precapitalista y favoreciendo la producción por sobre la especulación.

5 comentarios:

Eduardo Real dijo...

Vea don Rufino que "el campo" ahorra en ladri-llos, eh? O porqué se piensa que el m2. no deja de subir ¡en U$S! y mientras además el U$S sube ¡en $! Doble negocio.

Pronto con U$S 100.000 nos compraremos la manija de la puerta de uno de sus deptos. Si nos hacen rebaja.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Rob, a mi modo de ver, el dólar no es valioso por una decisión que haya tomado o pueda tomar el gobierno de EE.UU.

Es valioso por un motivo mucho más simple: Porque los habitantes de este planeta, en su inmensa mayoría, creen que es valioso.

Después podremos discutir si esa convicción tiene bases sólidas (probablemente no las tenga), si se justifica en el actual contexto, y si tiene chances de mutar en el corto o mediano plazo.

Pero lo cierto es que la gente cree que el dolar vale, y por eso mismo es que vale!

Desde este punto de vista, el dólar no va a perder valor por algo que haga (o deje de hacer) EE.UU., sino por la percepción que la gente vaya teniendo de esas acciones.

En cualquier caso, y desde un punto de vista monetario-economicista, está claro que el dolar debería valer mucho menos de lo que vale, máxime con esta mega-emisión que está preparando Obama. A propósito de todo esto, le dejo dos interesantes links, para que vea que la muchachada liberal, cuando no está aniquilando niños y perpetrando oscuros genocidios, también se procupa por estas cuestiones:

¿Cómo luce un trillón de dólares?

¿Qué es la reserva federal?

Saludos bolivarianos,

Lic.

Tagarna dijo...

Palotes, que básico lo suyo! La gente cree que el dólar vale porque alguien se lo dijo (recuerda aquellos pronósticos del dólar a $10 en 2002?) Y lo seguirá creyendo hasta que alguien le diga lo contrario, lo cual puede ocurrir pronto (en Argentina, seguramente cuando los "gurues" de la economía avisen será demasiado tarde). Siempre sentí un profundo asco por aquellos que corren a comprar dólares cuando el ministro de economía se tira un pedo.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Es que no interesa porqué cree la gente lo que cree. Lo relevante es que lo cree. Si lo hace porque se lo dijo Pelé en un sueño, o porque lo leyó en el Patoruzú, importa cero.

Martín LatinoameriKano dijo...

Me parece que el problema, sin saber un carajo de economía y de puro atrevido lo digo, es que no se hasta donde puede funcionar esta suerte de economía de la Fé.

Es posiblemente cierto que el dólar vale porque se le cree, pero el tema es que ¿hasta cuando? ¿que deberá pasar para que eso se termine?

Creo que, como bien indican, Sudamérica (principalmente Brasil y Argentina, y posiblemente Venezuela) debería apuntar a formar un bloque posta como la UE o aún mas sólido, que funcione como un organismo compacto y dependa progresivamente cada vez mas de su propio desarrollo y menos de factores externos.

Salut.