martes, 3 de marzo de 2009

A cuidar el mango



Al igual de lo que sucede en nuestra economía hogareña, cuando los ingresos bajan es necesario revisar cómo y de que manera gastamos nuestros pocos pesos disponibles.

Con la crisis mundial instalada, y sin ver aún la luz a final del túnel, se torna necesario que nuestros gobernantes revisen como gastan cada peso que obtienen por recaudación.

Una medida relativamente simple pero de gran impacto económico y cultural consiste en centralizar las compras del Estado (sea nacional, provincial o municipal) en un único sistema abierto a la comunidad.

Un Portal de Compras del Estado, permitiría concentrar en un sólo lugar los requerimientos de cada repartición pública. Con solo centralizar las compras se obtendrá una rebaja automática del precio debido al mayor volumen a transar.

Comprar a través de un Portal asegura la transparencia de ese proceso ya que toda herramienta informática (especialmente si es Open Source) es fácilmente auditable.

Si además, ese proceso de compra se abre a cualquier fabricante o distribuidor, y no solo algunos pocos eternos proveedores del Estado, la rebaja obtenida puede ser mucho mayor aún.

Pero más allá del ahorro y la transparencia, un portal de Compras Centralizadas nos permitiría impulsar el cooperativismo y el desarrollo local dando, a igual precio, prioridad de compra a las cooperativas o empresas locales en su competencia con las multinacionales.

Si hacemos esto, habremos dado un paso importante hacia la Igualdad, Modernidad y el Progreso.



8 comentarios:

José Luis dijo...

Soy lego en el tema de la minucia de la administración pública, pero estoy totalmente a favor de los sistemas públicos (con "públicos" me refiero a que tengan visibilidad por todo el mundo que quiera entrar a ver) y transparentes.

Las tecnologías disponibles hoy hacen totalmente posibles estas cosas. También se puede implementar, por ejemplo, el tema de la subasta electrónica, en donde todo el mundo podría ver la puja entre los distintos proveedores y no habría lugar para pensar en que una licitación fue ganada porque manijearon para un lado u otro.

El tema se complica con servicios o productos en donde el precio no es el único factor determinante, sino que te interesan otros no tan fácilmente cuantificables como la calidad, el soporte, etc.

Pero la idea vale. El Gobierno Electrónico es algo que se tiene que venir.

Slds,
JL

PD: Macho, cómo somos. Saca cualquiera de acá un post con una puteada a alguien o algo por el estilo, y ahí tenemos 522452 comentarios a favor, en contra, etc. Rob a las 9 saca un post con una propuesta concreta son casi las 16 y NADIE LE DA PELOTA, horas ahí sin que a nadie le parezca bien ni mal.

PPD: Corolario: Somos unos pajeros mentales. Nos gusta más odiar o amar cosas juntos, que pensar en cómo hacerlas.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Me parece buena la intención, aunque lo veo un poco impracticable en la práctica, pues muchos de los oferentes tendrían que pasar por un proceso de licitación (lo cual es inexorable para asegurar que estén en condiciones de proveer lo que dicen que proveerán, en la calidad, cantidad y precio prometido). El problema más grave para implementar esto, sin embargo, es el de siempre: Centralizar esto, significa darle todavía más poder (y plata) al gobierno central, lo cual me parece indeseable, por más que gobernara López Murphy.

Lo que celebro, en cualquier caso, es que un "progre" como don Rufino diga que el Estado debe cuidar el gasto. Me parece de ciencia ficción leer esto, pero obviamente estoy de acuerdo.

Lo que me temo es que, por naturaleza, al Estado es totalmente incapaz para cuidar el gasto, pues a todos los que lo integran (sean gobernantes o empleados), les importa un pito cuidar esos recursos, que "no son de nadie".

Cuando estaba en la facultad trabajé tres años en el Estado, y personalmente me consta el modo escandaloso en que se dilapida la plata. Sólo por poner un ejemplo, durante tres meses enteros tuve como compañera a una señora (de unos 50 años) cuya única labor consistía en fumarse dos atados de LM largos cada día, uno a la mañana y uno a la tarde. Su escritorio estaba enfrente del mio, y puedo asegurar que no cumplía absolutamente ninguna función. Nada. Supuestamente tenía que examinar unos expedientes, pero no lo hacía, y durante los tres meses en que conviví con ella, siempre tuvo las mismas cosas sobre su escritorio: Un hornito para sahumerios, su cartera, y un par de expedientes (que siempre eran los mismos). Por supuesto ganaba un sueldo bastante bueno por su antigüedad, y ante cualquier huelga, marcha, paro, movilización, se ausentaba e iba en primera fila a reclamar por sus "derechos". De más está decir que nunca nadie la despidió. Nadie la apercibió. Nadie la suspendió. Nadie la intimó a retomar su tarea. Nadie la miró siquiera.

El Estado, don Rufino, no es el paraíso que Ud. cree, y el Portal de compras unificadas, no tardaría en caer en manos de un Kohan, un Moreno, un Jaime, un Manzano, o un De Vido.

Saludos bolivarianos,

Lic. de los Palotes


P.D.: Con respecto a lo que apunta José Luis, es totalmente así. Por default, estamos preparados para buscar las diferencias, y no las coincidencias. Por supuesto eso conspira contra nuestras posibilidades de éxito como país y, ciertamente, contra nuestra propia felicidad. Por lo menos así lo veo yo.

chacall dijo...

El problema que le veo en la adm pública es el de centralizar, cada compra en cada jurisdicción es un mundo diferente, y además las compras están afectadas a presupuestos diferentes.

Segundo punto, la escala del lado de la demanda obliga a escala del lado de la oferta, lo de las cooperativas y pymes se dificulta en ese aspecto, porque justamente el costo disminuye cuanto mayor es la escala (cosa que no tiene una pyme).

Ahora vamos por la positiva, las pymes se podrian enterar y participar de necesidades puntuales, pequeñas y nichos específicos donde los grandes no. Además tendriamos que ver a desarrollo social analizando la info de lo que más se demanda de las distintas áreas del estado y organizando alguna cooperativa o similar (porque no una S.A con participación estatal) para brindar este servicio. No se si esto es posible pero porque no delirar un poco...

Y por último, en mi posgrado he colaborado en la implementación de un algoritmo para la tésis doctoral de un compañero cuyo tema trataba de algo así como un "mercado libre" a la inversa, pero para un hipermercado de esos que están en todo el país. La idea era que la empresa ponía en subasta sus compras, y los proveedores ofertaban precios, plazos, cantidades, calidades, tamaños, etc.. y el soft encotraba el óptimo entre precio, stock y no se cuantas cosas más... y bueno vi que el escriba avisó también de algo que tiene nación... así que posible es... útil también, telefono binner.

saludos!

Rapote dijo...

La iniciativa es coherente. La aplicación debería darse primero en unidades mas pequeñas (Municipios)para probar también -en escala- su aplicabilidad y mensurar los resultados.

Saludos,
Rapote

Juan de los Palotes Medrano dijo...

"Impracticable en la práctica" es probablemente la expresión más horrible que he escrito desde que comento en blogs. Pido disculpas.

José Luis dijo...

Ciertamente cierto, Licenciado, ciertamente cierto.

Rob Rufino dijo...

Palotes, a ud. se le perdona todo (menos ser neoliberal).

La idea de centralizar las compras pasa por gastar bien.

Si va el Ministerio de Educación a comprar detergente, también lo hace el de Producción y Gendarmería por separado les va a salir mas caro que comprar todos juntos.

Ya hay algunas iniciativas: (ver http://www.argentinacompra.gov.ar) pero aún falta decisión politica para incentivar su uso.

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Este es el momento, hay que nacionalizar el conjunto de la economía, avanzando desde las´áreas básicas y las grandes ramas hasta demoler la iniciativa privada y acabar con la oligarquía.

Hay que darle una salida favorable al pueblo a esta crisis del Imperio y sus socios locales