lunes, 6 de julio de 2009

Restauración Conservadora Hondureña

video


Parece que no solo en Argentina algunos nostálgicos quieren revivir la vieja alianza Iglesia-Campo-Milicos golpistas.

En el siguiente video podemos ver el apoyo que da el clero al Golpe de Estado Hondureño.

Por su lado, después de muchas críticas al Gobierno de Zelaya por sus políticas anti latifundistas FECAGRO, el equivalente a la Sociedad Rural de Honduras, salió a defender el Golpe rechazando toda injerencia extranjera en sus propios negocios.

Toda una postal del pasado en pleno Siglo XXI.



26 comentarios:

Gustavo dijo...

Que se animen acá...por Dios que se animen......ahí sí que no va a quedar ninguno.

Anónimo dijo...

Queriendo saber..., es solo informarse ! No en la "TVtirano-chavez", claro ! El "aprendiz de tirano-chavez", quizo "agujerear" la constitucion, con un "psudo-democratico-plebiscito"! Gracias a Dios, lo sacaron..., volando ! Espero que se la pase como lustra-botas del chavismo !Ya hay demasiados "aprendies de tiranos" en latinoamerica ! En Argentina, gracias a Dios, recibieron un claro mensaje de todo el PUEBLO ! NO ?

Anna dijo...

Anónimo, primero aprenda a escribir.
Aprendiz de tirano Chávez???? Porque no se dejan de repetir boludeces hermano?
Es fácil...siempre que la Iglesia y los oligarcas estuvieron de un mismo lado, besándole las botas a los milicos y restregando sus cuerpecitos contra los sbales militares...el pueblo terminó masacrado.
Y vamos a ver quienes terminan con las ganas en estos tiempos.
Gracias a la vida toda latinoamérica está fuerte y en contra de estos muñecos.
Se pensaron quizá que aún regía el plan condorito no?
El último manotazo de ahogado es mandar una misión a la OEA (que ya se pronunció) y tratar de arrastrarse ante los EEUU (aunque el que dijo "ese negrito no sabe nada" creo que ya marcó su suerte)
Sugan participando chiquitos y añorando a jorgito que ahora va a tener que responder por los babys de Ernestina.

Anónimo dijo...

¿así que Zelaya quiso agujerear la cosntitución? Qué lindo, ¿qué forma eligió para agujerearla? Pues un plebiscito, es decir, preguntarle al pueblo, o a "la gente", como te guste más. Además, consulta indirecta por partida triple. Es decir, la constitución está por encima de la voluntad popular, éso es lindo, muy lindo.

Es que la constitución es sagrada, vino dictada directamente por Dios; la voluntad de los hombres está por debajo de la voluntad de Dios.

Pero resulta que la constitución de Honduras no la dictó Dios: la dictó el dictador Policarpo Paz García (muy amigo de Reagan, muy enemigo de los sandinistas) en 1982, por medio de una convención constituyente en la que participaron los diputados de los partidos que él había autorizado.

Ah, ahora entiendo, era un plebiscito pseudo democrático. Los plebiscitos democráticos son los que a vos te gustan, ¿no? Los otros son seudo democráticos. Ahora queda claro.

Así que lo sacaron volando, gracias a Dios. En realidad, tampoco en esto Dios tuvo mucho que ver, aunque las afirmaciones del arzobispo, no sé, me hacen dudar, ¿vio? En realidad, lo sacaron volando gracias a las armas que tenían en la mano. Porque no fueron a buscarlo con escapularios, lo fueron a buscar con fusiles de asalto. Y ya sabés que las armas las carga el diablo.

Bueno, te dejo con tu confusión teológica. Tratá de resolverla antes de venir por estos lares a mentar a Dios, cuando no viene a cuento.

Marcelo

José Luis dijo...

Buscando ALGUNA crítica al régimen iraní por el fraude electoral y la muerte de manifestantes, llegué hasta este post en el que, muy bien, critican al coup d'etat de Honduras. Sigo buscando a ver en dónde critican a Zelaya por pasarse por el ojete a cuanto atisbo de legalidad se le puso por delante.

Ampliaremos...

JL

PD: Código de verificación "vulat". Jeje. En el próximo comentario seguro me aparece "longovardi".

Anónimo dijo...

"Pasarse por el ojete cuanto atisbo de legalidad se le puso por delante" no me parece tan grave como pasarse por el ojete la voluntad popular, ésa que se expresa en los votos. ¿Me equivoco o fue expulsado el mismo día que el pueblo debía decidir? Pues se pasaron por el ojete al pueblo, le impidieron expresarse.

Hay leyes buenas y leyes malas. Si las leyes malas las reemplazamos por "hagamos lo que nos dé la gana", estamos en una sociedad anárquica. Si las leyes malas las respetamos a rajatabla, cueste lo que cueste, estaremos en un estado de derecho con la gente hecha mierda, como... bueno, como en Honduras, justamente. Si las leyes malas las cambiamos por leyes buenas por medios malos, digamos por decretos de necesidad y urgencia, estaremos en las puertas de un despotismo.

Pero si cambiamos las leyes malas por medio de una consulta popular (encima no vinculante), ¿cuál es el problema? Si la constitución de Honduras dice que no puede ser reformada si no es por medios indirectos, que aseguran a las minorías la imposibilidad de ser derrotadas, ¿eso es malo?

Las leyes de Honduras, según José Luis, sólo pueden ser cambiadas sin participación del pueblo (o "la gente", si le gusta más).

Perdóneme, José Luis, pero en esas condiciones, la legalidad me la paso por el ojete. Entre la ley y la voluntad del pueblo, yo no tengo dudas.

Marcelo

Anónimo dijo...

En palabras de un tipo que vivió hace un tiempo en Palestina, la ley fue hecha para el hombre, no el hombre para la ley.

Marcelo

Anna dijo...

José Luis...antes parecía un tipo más o menos regular, por lo menos no andaba escupiendo boludeces, descalificaciones e insultos.
Pero la verdad que hace tiempo derrapó y mal.
Se ve que son todos iguales o les ponen el mismo disquito: la yegua, el tuerto, la hija de puta, el macaco, y así seguimos.
Pero...cierto! ellos son los letrados., los que se jactan de ser gente civilizada que no entiende cómo estos negritos de mierda por el chori y el tetra la votan a la botóxica...
Catanpeist, en serio, no filtren pero traten de ver qué tipejos andan por estos lados...
La verdad, no se pide que todos pensemos igual, pero si que se tenga un poco de respeto más que nada hacia quienes leen el blog. Ya que los otros ni se enteran

José Luis dijo...

Perdón, me veo en la obligación de corregir algo: no es "macaco". Es "mico", "mico mandante".

Jamás le diría macaco.

Che, fuera de broma, ¿Dónde me jacto yo qué sé más que otro, que soy "letrado", o zoncera por el estilo? Sí he despotricado contra el clientelismo pero ¿dónde hablé de negros, o peor, de negros de mierda? ¿Dónde me jacté de ser yo civilizado y los que no piensan como yo, no? ¿Dónde se lee que me creo mejor que cualquiera? Sí me creo menos equivocado en algunas cosas con respecto al pensamiento general de este blog, ¿pero MEJOR? Qué complejo que tenés, Anna. Nadie se cree mejor. Por ahí vos te sentirás "peor", pero en todo caso me parece que esas son heridas tuyas, que yo no te infligí. No me hagas pagar tus deudas con el mundo.

JL

José Luis dijo...

Anónimo, la "voluntad popular" es una entelequia. Defínamela si puede, y seguimos hablando.

Pero no me venga con que las leyes son rompibles si hay un iluminado que interpreta que la "voluntad popular" es tal o cual y que está en contra de la letra o del espíritu de tal o cual ley. Me parece una bestialidad lo que está diciendo.

JL

PD: Y si vamos al caso de que tanto le interesa la "voluntad popular", ¿qué me cuenta del fraude eleccionario del progre defendido por Farinello, D'Elía, Pino y no sé cuántos "intelectuales" más? ¿Y de los asesinatos? Insisto, no ví una perra línea sobre ese temita por acá. Podríamos ponernos a comparar eso con los posts anti-israelíes de por acá, como para tener un panorama de lo balanceado y coherente del pensamiento progre.

JL

sin dioses dijo...

Tien razón José Luis Montonero Obama Renuncieee, Montonero Obama Renuncieee..

http://www.criticadigital.com.ar/index.php?secc=nota&nid=26084

Anónimo dijo...

José Luis, en primer lugar, mi nombre es Marcelo. Tal vez podría hacer el esfuerzo de leer mi mensaje hasta el final, no es tan largo.

En segundo lugar, la voluntad popular no tiene una entidad demasiado concreta; yo me refería a si la mayoría quiere o no algo concreto y puntual. Eso es un plebiscito, consulta popular o similar.

Sigo: lo que pretendía don Zelaya, tipo cuya trayectoria no me voy a tomar el trabajo de averiguar, era consultar al pueblo sobre cierta ley, en este caso una disposición constitucional. No hay ningún iluminado interpretando nada, hay (debería haber habido) unos cuantos millones de tipos votando lo que querían. La mayoría es la voluntad popular, o algo parecido. ¿Eso es una bestialidad?

Yo no dije que las leyes son romplibles, ¿ni siquiera leyó el mensaje hasta ahí?, sino que son cambiables. Si el sistema por el que se las cambia está orientado por lo que quiere el pueblo, no veo por qué debe prevalecer la forma prevista por la ley. En este caso, una ley dictada bajo una dictadura.

Perdón, ¿qué fraude? No hubo elecciones, y ¿puede probar que hubo, o que iba a haber fraude? ¿Es como el fraude que iba a hacer el FPV, que finalmente nadie vio? ¿O como el fraude de los años 30, ése que asqueaba a mi abuelo, el último conservador de su pueblito?

Yo, con los israelíes no me meto. Bastantes discusiones tengo por ser un productor agropecuario que estuvo contra "el campo" (sic).

Marcelo

Anónimo dijo...

Algo más sobre la voluntad popular: las elecciones del 28 de junio, demostraron que la voluntad popular estaba a favor o en contra de la doble mano entre General Conesa y San Clemente. ¡¿Qué sé yo?! En este punto, la voluntad popular no está nada clara.

Pero en el plebiscito por la reforma de la constitución en tiempos de Cafiero, y en el de las islas del Beagle, ¿cuál fue la voluntad popular? Pues no a la reforma, sí al tratado del Beagle. La pregunta era una sola, la respuesta es unívoca.

Eso quería hacer Zelaya con una disposición constitucional. ¿Eso es una bestialidad?

Marcelo

Anónimo dijo...

Ya que me pide una definición de voluntad popular, le bajo de wikipedia la definición de voluntad general, que yo (bien o mal) utilizo como sinónimos

"El término voluntad general fue utilizado por el filósofo francés Jean Jacques Rousseau en su libro El Contrato Social (1762), con la teorización de los principios básicos de democracia representativa. Los conceptos de "contrato social" y "voluntad general" fueron decisivos para dar fundamento a la idea de democracia y reemplazar la noción de “bien común" que fundaba los sistemas políticos dominantes en su época, incluida la monarquía. La voluntad general sigue siendo un concepto fundamental para entender la toma de decisiones en democracia.

En correspondencia con su idea de un "contrato social", Rousseau concebió un modelo de sociedad contractual, en el que todos los ciudadanos fueran libres e iguales, y pudieran concurrir, cada uno con su propia voluntad, a formar una decisión común, contractual. A esa resultante de voluntades individuales, en el marco de un "contrato social" que vincula a los ciudadanos, Rousseau la llamó "voluntad general".

Del mismo modo que lo que dos personas acuerdan voluntariamente en un contrato, es una ley para las partes, lo que los ciudadanos acuerdan en el marco del contrato social, también lo es, por lo que la decisión colectiva no es impuesta a los ciudadanos, como sucede en una monarquía, sino que es una resultado de la voluntad general de sus ciudadanos.

Uno de los mecanismos utilizados para obtener la voluntad general de un grupo es la "regla de la mayoría", que suele integrar procesos complejos compuestos por varios mecanismos como la unanimidad, el consenso, la rotación, las divisiones funcionales o territoriales, limitaciones al poder de decisión, etc.

El cumplimiento de esta regla implica que dentro del grupo, las minorías deben respetar la voluntad de la mayoría."

Bueno, algo así es lo que estoy pensando cuando hablo (escribo) sobre voluntad popular. Yo lo pensé antes, sólo que Rousseau escribía mejor.

Sr. Catanpeist, no se me enoje por copiar y pegar; él la empezó.

Marcelo

Anónimo dijo...

Ya no tiene interés todo esto.
El gobierno usurpador tiene los días contados, ya le bajó el pulgar Hillary. Nadie lo reconoce a nivel internacional.
Ya vuelve Zelaya.

Buscavidas

Anónimo dijo...

Ojalá, buscavidas, ojalá. Yo, por mi parte, creo que se les dio demasiado oxígeno. Las 72 horas que les otorgaron fueron al reverendo pedo: les dieron tiempo pra rearmarse y lograr apoyos como el del cerdo togado.

Lamentablemente, no comparto tu optimismo.

Marcelo

José Luis dijo...

Marcelo, cortito y disculpá, pero estoy a los pedos: "voluntad popular" y "voluntad general", al menos en Aryentina, ni por las tapas son iguales.

A los K la "voluntad general" les quitó apoyo por 7 a 3. Sin embargo, ellos están convencidos de que TODO lo que hacen lo hacen por la "voluntad popular". Aparentemente el "pueblo" no son ni los ricos, ni los del campo, ni los que putean por la inseguridad, ni la clase media en pleno (últimamente) tampoco. TIEMBLO cuando un hijo de puta se pone a hablar "del pueblo", porque generalmente lo usa como concepto EXcluyente, y no INcluyente.

La ÚNICA "voluntad general" que se puede tener en cuenta es la de toda la ciudadanía, por las urnas, y dentro de parámetros legales.

El plebiscito que quería hacer Zelaya no era legal, ergo, no correspondía a la "voluntad general".

JL

Anónimo dijo...

Sobre los K se puede discutir, pero creo que éste no es el lugar. Sólo creo que Ud. idealiza a esta gente (para mal).

No sé si para ellos voluntad popular y voluntad general son la misma cosa o no. Para mí son sinónimos.

No tiemble, por favor, cuando lea que yo escribo la palabra "pueblo". En mi concepto, y en el de la mayor parte de los oficialistas también, el pueblo es "algo" que incluye a todos, desde el último ciruja hasta al garca más poderoso. Incluye a Menem, a Videla y a Magneto, mire lo que le digo. No se ofenda, pero su concepto del uso que le dan los peronistas (de ellos habla, ¿no?) a la palabra "pueblo" atrasa como mínimo 40 años.

La única "voluntad general" que se puede tener en cuenta es la de toda la ciudadanía, por las urnas. Los milicos y Micheletti no quisieron que la ciudadanía (presumo que toda) se expresara. Luego, violentaron la voluntad general.

La consulta no vinculante (no plebiscito) que quería hacer Zelaya no era legal, lo cual no tiene un cuerno que ver con la voluntad general. Si la ciudadanía lo aprobaba, el resultado era legítimo, representaba la voluntad general. Si la ciudadanía lo desaprobaba, era ilegítimo seguir con el siguiente paso (que era un plebiscito para ver si se convocaba o no una convención constituyente). Y ese resultado también era legítimo.

La ley y la voluntad popular no siempre van por el mismo camino, y la voluntad popular siempre está por encima de la ley. Siempre, claro está, que la voluntad popular no intente avasallar a las minorías ni pretenda evitar posteriores expresiones de la futura voluntad popular. Es decir, un plebiscito que vote a favor de un sistema racista, fascista, totalitario o comunista (en el concepto de dictadura del proletariado) no es una expresión legítima de la voluntad general.

Marcelo

Anónimo dijo...

Ah, José Luis, estuve visitando su blog, y la verdad que no está nada mal. No le voy a aconsejar que se dedique a escribir y no opine de política, porque sería meterme en su libre albedrío (me gusta esa expresión). Pero, la verdad, es bastante más pulido lo que escribe que sus análisis políticos.

Marcelo

Martín LatinoameriKano dijo...

Escoria gente, son escoria estos traumados por el kirchnerismo. En un tiro me dan pena, lograron lo que querían y siguen CrisPados.

Lo único que le faltaba a Josesito era defender un golpe de Estado. Un --lotudo importante para peinar canas.

José Luis dijo...

Martín, guarda la cadena, me parece que se te está por zafar.
JL

Martín LatinoameriKano dijo...

Disculpe abuelo, no quise amedrentarlo.

José Luis dijo...

Marcelo, ¡muchas gracias! Debo admitir que sos uno de los muy pocos que, guiados desde un blog del ámbito progre, entra a mi blog y no me busca mugre en las cosas que escribo ahí, que van por otros carriles totalmente distintos a mis comentarios acá. Tratan de encontrar al gorila hijunagransiete en el que escribe los relatos, y ahí no está.

Un saludo,
JL

José Luis dijo...

Martín, jaja. No sea insolente, m'hijo.

Bué, me voy al baño, la próstata me tiene a la miseria.

JL

Martín LatinoameriKano dijo...

¡Y no olvides la pastilla!

Es mas, te hago el chivo:
http://www.youtube.com/watch?v=TlgwJs7DSV8

Eso sí, a esta altura -que ya estás defendiendo golpes de Estado- ¡te recomiendo el derechil forte eh!

musidora dijo...

Iglesia católica y golpe de estado en Honduras. Pronunciamiento de Apostasía Colectiva


No podemos subestimar la coherente tradición de la Iglesia Católica frente a los golpes de estado: los auspicia, apoya y bendice, cuando no directamente los actúa. Así sucedió en Argentina, donde la Iglesia apoyó y bendijo una dictadura genocida. El reciente golpe de estado en Honduras no iba a ser la excepción.


Pocos días antes de este agrio domingo 28 de junio, la jerarquía católica hondureña impugnó públicamente la consulta popular que iba a realizar el presidente Zelaya y llamó a levantarse contra el gobierno democrático y sus políticas, por considerarlas un giro a la izquierda de sesgo chavista: "lo que se ha dado en Venezuela se está dando en Honduras, se dio en Bolivia y en Ecuador. Yo aquí en todo miro la mano del presidente venezolano Hugo Chávez y el país no se puede entregar al chavismo ni a nadie, pues queremos seguir siendo libres e independientes” (Mons. Darwin Andino, obispo de Tegucigalpa, ACI Prensa, 27 de junio). La simpatía que le profesan a los golpes de estado es aún más visible en el último comunicado de la conferencia episcopal hondureña. La destitución de Zelaya, dicen, servirá "para edificar y emprender un nuevo camino, una nueva Honduras (...) es un nuevo punto de partida para el diálogo, el consenso y la reconciliación"(comunicado leído por el cardenal Oscar Rodríguez y publicado por el diario El País, 4 de julio)


La Iglesia Católica y sus filiales latinoamericanas presienten una amenaza allí donde se profundizan los procesos democráticos, pues siempre se han beneficiado del estado de sitio de los cuerpos. Las del monseñor Andino y el comunicado episcopal son expresiones paradigmáticas de una lengua destituyente, más peligrosa que la gripe A. En esta lengua se expresan los beneficiarios de la pobreza y la opresión de los pueblos.


Quienes participamos del movimiento por la apostasía colectiva en Argentina repudiamos el golpe de estado en Honduras y a sus aliados conservadores. Exigimos la restitución inmediata del presidente Zelaya y alertamos sobre los procesos de reorganización regional de esta nueva derecha, que habla de "libertad", "diálogo", "consenso" y "reconciliación" para esconder sus abusos de poder y conspirar contra gobiernos democráticos. ¡Toda nuestra solidaridad al pueblo de Honduras!


Apostasía Colectiva en Argentina

www.apostasiacolectiva.com.ar