miércoles, 30 de diciembre de 2009

Hambre en Buenos Aires

Catanpeist abre un nuevo capítulo, y además de dedicarse a la política actual va a mirar ese pasado tan glorioso que nos pintan los libros escolares.


Pedro de Mendoza había nacido en Guadix, Granada, partió de España rumbo al nuevo mundo en agosto de 1535, con once barcos y unos mil trescientos hombres. Llegado al Río de la Plata a comienzos del año siguiente, levantó en su margen derecha una fortaleza a la que llamó Puerto de Nuestra Señora de Santa María del Buen Aires (3 de febrero de 1536).

No tenía noción de lo que le esperaba, puesto que debió hacer frente al continuo ataque de los querandíes que defendían justamente sus tierras. De los hombres que habían partido de San Lúcar, Sevilla, solo quedaban cientos para agosto de 1536. El hambre y el hacinamiento, y sus correspondientes enfermedades habían hecho estragos en las huestes del Adelantado Mendoza.

Una expedición había sido aniquilada por los nativos del litoral. Una segunda expedición al mando de Juan de Ayolas se encaminaba tiempo después rumbo al Paraguay para traer víveres.

El 24 de junio de 1536, en la festividad de San Juan, Buenos Aires fue sitiada y atacada por miles de indígenas. Schmidels, un soldado bávaro, relata las consecuencias del asedio:

"La gente no tenía con que comer y se moría de hambre. La situación fue tan terrible y el hambre tan desastrosa que no bastaron ni ratas ni ratones, víboras y otras sabandijas; tuvimos que comer hasta los zapatos y cueros ...".

Y también: "Tres españoles fueron ahorcados por haber sacrificado y comido un caballo a escondidas. Ni bien se los había ajusticiado, y cada cual se fue a su casa y se hizo la noche, aconteció que en la misma noche otros españoles cortaron los muslos y unos pedazos de carne del cuerpo y los llevaron a su alojamiento y comieron. También ha ocurrido que un español se ha comido a su hermano que estaba muerto."

7 comentarios:

Mariano T. dijo...

Los que sobrevivieron se mudaron a Santa Fe, después en el siglo 19 un poco más al sur, donde descubrieron a los felinos de pequeño porte (gatos) y nunca más pasaron hambre.

Fernando Bonatto dijo...

Tenia en mi casa paterna ,una edición vieja del libro de Ulrico Schimdt,lo lei en la adolescencia
Me impresiono mucho el tema de los ahorcados por comer cadaveres y luego como sus cadaveres a su vez eran comidos por mas hambrientos
Es documento valiosisimo y casi olvidado.Sin la fuerza y belleza
de la Vera Historia de la conquista de la Nueva España de Bernal Diaz del Castillo,memorias de un conquistador de Mexico que acompaño a Cortes y otros ,completisima obra bastante larga por cierto,el librito de Ulrico tiene su valor
Muestra toda una mirada de los conquistadores: eran incapaces de vivir en estos pagos sin depredar y se ganaron como enemigos a quienes en el supuesto de haber visto como semejantes ,hubieran podido convivir
La epoca decia otra cosa,puede que no hayamos avanzado demasiado
Todavia hay en nuestro pais y en el mundo por cierto ,quienes consideran a otros hombres como salvajes a dominar.No lo diran tan frontalmente ,pero el pensamiento es el mismo,una sociedad dividada entre afortunados que mandan y pobres ignorantes destinados a obedecer sumisamente
Feliz Año Nuevo

Mariano T. dijo...

Hubo algo así en el quilombo de la 125. La visión de la campaña como un espacio de vasallaje a depredar, habitado por salvajes.
Pero por más que hubo cortes y alguna escasez no se llegó a los extremos del siglo 16.

Fernando Bonatto dijo...

Maria Note
Ud no entiende nada de nada
Siga en Playa Grande con los amigotes de Astiz

Sin Dioses dijo...

Mariano ¿va a utilizar cualquier nota para mostrarse como lo que es? Tiene infinidad de lugares para trollear.

Petaloudes dijo...

Sin Dioses muy bueno, desde acá espero el siguiente capítulo.

P.

Che Genetic dijo...

Tabaré lo dibujaba así:

http://chegenetic.blogspot.com/2009/08/la-gran-comilona-de-la-civilizacion-por.html

Saludos