jueves, 15 de abril de 2010

Emoción, alegria y justicia

Mal que le pese a Duhalde, hoy la Justicia Federal en Rosario, dictó una condena ejemplar en la causa conocida como Guerrieri – Amelong.

5 Fueron los condenados a condena perpetua a cumplirlos en cárcel común, sin privilegios de ninguna causa.

Eduardo Toniolli, emocionado por esa porción que los asesinos le habían arrebatado y hoy había recuperado una partecita de su vida a través de la tan reparadora justicia. Eduardo nunca conoció a su papá, las bestias se lo llevaron cuando su mamá, Alicia Gutierrez, estaba embarazada y ella tuvo que esconderse de las garras asesinas y asumir un exilio obligado.

Me cuesta mucho escribir sobre algo tan sentido, no es como las marchas, es algo más duro y doloroso verle las caras a los que se creían los dueños y amos de esta ciudad. El 24 pasado el dueño de un restaurante céntrico nos contaba que no podía ir a las marchas por que los recuerdos de tantos compañeros lo atormentaban, hoy con lágrimas en los ojos, estaba presente.

Me quedan pocas palabras, quizás la manera de expresarlo es a través de una poesía que el amigo Udi escribió hoy

Hoy el sol calentó algo más,
hoy esta tierra es más respirable.
Hoy es un "luminoso día de justicia",
hoy pañales blancos enjugan lágrimas.
Aunque pasen los años y las décadas,
nuestra búsqueda no se detendrá.
Y cuando el llanto, y los abrazos
nos confundan.
Tres piedras, tres diamantes como soles
brillarán, alumbrando el camino:
Memoria, Verdad, Justicia.
udi, rosario, 15 de abril de 2010

o las palabras de Evita que tiene Eduardo en su Facebook:
"Hay que cuidarse de quienes solo recorren caminos conocidos, de los inventores de la palabra prudencia. Hay que cuidarse de los que nunca quisieron comprometerse, de los cobardes que nunca se juegan por una causa ni por nadie. De los que no aman, porque para ellos el amor es una exageración y una ridiculez."

Dedicado a mis vecinos de la Ciudad de Pérez que hoy no están, pero que hoy de alguna forma encontraron justicia.

10 comentarios:

Anahí dijo...

Difícil controlar la tropilla de la zurda ante lo que vivimos hoy. Comnpartimos abrazos en el cantero de Oroño tras escuchar las condenas y sentimos que en cada abrazo había muchas presencias ausentes que finalmente tenían memoria y justicia. No encuentro el modo de explicar lo que muchos sentimos hoy mientras un sol luminoso nos acompañaba en un histórico y agridulce momento histórico

sin dioses dijo...

Anahi todavia tengo ese nudo en el estómago, esa cosa que es esperanza.

Gorditero dijo...

gracias por las palabras.

Un abrazo,

Anahí dijo...

Fue realmente muy grosso! Se vienen más juicios, no decaigamos, por favor!

sin dioses dijo...

Anahi, se vienen los juicios por Feced empiezan en un mes más o menos estaremos ahí.

Pura Suerte dijo...

Sí, un día de sentimientos encontrados... Para mí, personalmente, fue una fiesta: júbilo, festejos, lucha.
Hoy con los profesores de la facultad notamos algo: la diferencia generacional, en cuanto cómo se vivió la sentencia. Los más grandes lloraban, se abrazaban, porque de alguna manera seguían (siguen) sintiendo el dolor de esa época. En cambio los jóvenes saltábamos, festejábamos, cantábamos...
Una jornada histórica.

sin dioses dijo...

Pura suerte, entiendo perfectamente, yo piso 47, muchos de los que no están los conocí personalmente, yo siendo un pibito de 14 años y ellos teniendo un poco y a veces no mucho más que yo. Pero lo importante es el sentimiento compartido por una justicia que es posible sin arrebatos de ningún tipo. Han pasado horas y todavía no me repongo de la emoción.

Anónimo dijo...

gracias guacho
un abrazo
edu

sin dioses dijo...

Edu vos no tenes que dar las gracias, te la damos nosotros por estar siempre presente en las luchas.

Udi dijo...

sin dioses: gracias por considerar esas palabras - pocas, apresuradas, pero sentidas - dignas de aparecer acá. Hay veces que no sé decirlo de otro modo.
Un abrazo
udi