martes, 25 de mayo de 2010

Un grupo de tilingos o un pueblo festejando

Hace horitas nomás se mostró la Argentina tal cual es.

Por una parte reunidos en el Colón, un emblema de la Argentina del pasado en la cual el estado financia los deseos culturales de un grupo de no más de 3000 porteños en su reinauguración fue acompañada con personajes de la talla de Mario Llambías, Susana Giménez, Ramón Puerta, Adrián Pérez, Julio Cobos, Carlos Reutemann, Héctor Magnetto, Alfredo Leuco, Julio Blanck, Mirtha Legrand, De La Rúa y su esposa Inés Pequinés, perdón Pertiné, Ricardo Fort, José Claudio Escribano entre otros impresentables.

Y por el otro, millones de personas que festejan, festejaron y festejarán, con todos los ritmos musicales del país y de Latinoamérica, millones de otros, de anónimos que nunca serán consultados por ese periodismo blanco que no le gusta ensuciarse las patas con el sudor de la popular.

Por eso se los nota sin rumbo y con odio, con mucho odio. Los festejos populares les molestan demasiado, su patriotismo es patriotismo para una élite, que pueden estar representados en el ayer por Bernardino Rivadavia y la degeneración del 80 y hoy puede estar representado por los exportadores sojeros, por Macri, por el falso ingeniero o por cualquier otro que quede bien en las pantallas de TV.

Odio demostrado por Quintín en Finanzas Públicas que dice: “Por otra parte, deseo fervientemente que Argentina pierda todos los partidos. Y si pierde con Brasil, mejor”.

Odio demostrado por Morales Solá en el diario escrito para la oligarquía argentina y comprado por el medio pelo argentino al que tan bien caracterizó Arturo Jauretche que ignorando que el fallo de la Corte fue por un fallo contra su amigo Eduardo Duhalde escribió en su editorial del domingo: "En un país respetuoso, que no es éste, la jefa del Estado debió, luego de leer la sentencia de la Corte, derogar el decreto de necesidad y urgencia que estableció el feriado nacional de mañana."

Mientras tanto en el prende y apaga de TN en Paraná y prometiendo el regalo de un celular se encontraban 3 personas entre ellos 2 menores.

Señores si no les gusta como diría el gran Diego: A chuparla.

Mientras tanto me voy a disfrutar al gran maestro Horacio Salgán.

17 comentarios:

A.C.Sanín dijo...

Están muy golpeados, me parece. La multitud destituyó el desánimo. Demasiada gente alegre contradice la imagen de la sociedad “crispada”. Y sí, “los festejos populares les molestan demasiado”, a punto tal que no saben cómo interpretarlos, cómo desacreditarlos. El pueblo copó la parada. Punto para nosotros. Un saludo.

Alejandro dijo...

Recién llego de la 9 de Julio. Impresionante la gente!!! Y durante el himno, los que estuvieron no me dejarán mentir, ¿cuántos cantaron con "los dos dedos en V" bien en alto? Jajaaaaa...! Eramos muchos, compañeros, muchísimos!!! Abrazo!!!

El grito primal dijo...

Concuerdo 99% y una disgreción: en el léxico de TN sería "una persona y dos menores".

Marta dijo...

No. No tienen un patriotismo elitista. Eso hablaría de cierto vuelo. Son los mercaderes del templo que nos indignan porque convirtieron el atrio exterior (y el interior, también) en un mercado (Mt 21, 13). Porque mientras nos repiten todo el tiempo que el Colón es un ícono de la cultura argentina, se atreven a profanarlo llenándolo de fenómenos de circo – musculosos tragasables, mascaritas acabadas, escupefuegos mediáticos, tortuosos tahúres, payasos serios y hasta pulgas amaestradas. Son un rejunte de tipos que únicamente escuchan la voz de la conveniencia. La noche de hoy no fue de gala, fue una noche de gula. Mejor ni acercarse! Cristina o algún excelente asesor lo vio y la buda de terracota se dijo: mejor la imito y me rajó pa’ Punta del Este. Sigamos festejando felices! Quedaron en evidencia. El piedra libre para todos los compañeros se lo primereamos nosotros, el pueblo.

Estudiante crónica dijo...

Pero ir al Colon es muy barato! (o era, antes de que cerraran para las refacciones)

la Argentina es las dos cosas. A mi el chauqenho palavecino me aburre mucho, pero no me atreveria a hacer juicios de valor sbre la gente a la que le gusta.

por otra parte, cincido con marta: el colon, con esos invitados, con la alfombra roja, mas barbarie que civilizacion.

Martín (Latino) dijo...

Se pueden hacer múltiples lecturas. En todas, creo, queda claro que Macri es un tilingo. Lo que hizo con la inauguración del Colón atrasa quince años. Men#m hubo uno y era mucho mas capaz e inteligente que el, deberían avisarle.
Salutes.

Anónimo dijo...

Por que porteños? Cobos, Mexem, De la Ruina son porteñazos, no? De Vido y Jaime tambien? Cantanpeist, no se donde naciste, pero sos mas porteño que yo y no lo sabes...

claudio casco dijo...

SD, ¿que esperabas? Toda la derecha junta. Esa comedia y el tedeum de Bergoglio tienen la misma raiz: sectarismo y del bueno, como si estuvieran tomando té en la casa de Cisneros o de algún inglés de 1810.

Abrazo, ¡Viva la Patria! ¡Viva Perón!

Eduardo dijo...

El Colon es oligarca, el Obelisco popular!!!!!

Viktor dijo...

Muchachis (aunque se que hay uno viejito como yo) las dicotomias existen y existiran !emparejemos para arriba¡ La musica y el arte de exelencia son un patrimonio de todos y esta manga de hijos de puta no deben adueñarse del COLON ni de el CIRCULO ni de los Teatros por defeccion nuestra. Creo que Cris se equivoca al sumar su no ida al Colon con no invitar a los ex Presidentes y a julio Bobos a la cena de honor ella tiene una altura tan diferenciada con el resto que para mi lo deberia haber hecho (no hay que darles ningun argumento)
En cuanto a los 3000 tipejos de clase alta que abrevan en el Colon existen nos gusten o no y aunque me averguence ser co-nacional de la legrand,gimenez biolcatti macri lo son y muyyyyy peligrosos por ello creo a visitar el Colon y si no se puede romper las bolas hasta que se puedda

Mauri dijo...

Mirta, Susana y Valeria: rubias de cuerpo y alma.

Los negros en la calle, como correponde, che.

Nosotros nos aburrimos pero no nos mojamos. Si te querés quejar:
0800-Mauri y Ciro James te escuchan.

Hasta nuestros espías tienen nombre paquete!

Almita dijo...

A ver, mi cambalache.
Adoro la ópera, me duerme el ballet.
El Colón ayer parecía la revista HOLA del subdesarrollo mal. Mujica con Fort con las ballenas rubias con la pareja consorte oficiando de primera dama de emergencia. Ví muy pocos artistas, no actores, es decir, gente de la cultura y el arte, no de la farándula de Radiolandia. Representantes válidos. Adriana Salgueiro y Fort, no cotizan para representantes válidos de ningúna cultura.
Parecían todos una especie de monarquía trucha y en decadencia, que ni siquiera sabían cómo vestirse para el evento. Plumas por un lado, trajecitos sastre negros, por el otro.
Parecían... parecían cabecitas levantando el parqué para hacer el asado, usando las frases que ellos han usado.
Y esa analogía me causó mucha gracia. Ayer eran ellos los cabecitas.
La gente, en la calle, mirando para el otro escenario, estaba ubicada. Vestían como debían vestir, disfrutaban y no se dormían ante el sopor de un arte que no te agrada. No era una impostura, estaban allí porque lo deseaban, fueron porque quisieron, no "porque había que ir". Y lo disfrutaban.
Valeria Mazza preguntando si la transparencia en su vestido era apropiada, fué el punto cúlmine de lo vacuo e intrascendente.
La ballena mayor arrojándose el derecho de decir que "era una pena que la presidenta no estuviera", el último motivo -si es que era necesario un último motivo- por el cual la presidenta no debía estar allí.
Un rejunte de cabecitas rubias haciendo el ridículo, jugando un juego que no saben jugar, en un lugar que les queda grande y encima, no les agrada.

A veces la tortilla se dá vuelta. Ayer, se dió vuelta.

Anoche, que manera de quemar parquet, hermano... y de usar el bidet de macetero.

Gladys dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sujeto de la Historia dijo...

No me ni la Ópero, ni el ballet. No son lo mío, lo que me identifica, lo que me convoca. Pero respeto tremendamente a todas las manifestaciones culturales SIN ESTABLECER JERARQUÍAS entre ellas.
No puedo estar más de acuerdo con las palabras de Almita : describir en su esencia a esa "selecta concurrencia" mmejor que lo hizo ella, es imposible.
Un abrazo

CASPA DE MALDITOS dijo...

Nunca como ayer a la noche quedó tan claro, tan descarnadamente en evidencia de qué se hablamos cuando hablamos de 2 proyectos antagónicos de país.

La Pipi dijo...

Genial, impecable! Yo también estoy feliz de que sea tan evidente la distinción entre dos concepciones de mundo!
Viva la patria naky carajo!

DIEGO dijo...

está bien.

tilingos ahí.

nosotros aca.

está bien así.