miércoles, 2 de noviembre de 2011

Un paso más para el lado de la justicia

Dice La Capital: El Gato Andrada y Patti, a indagatoria por el crimen de militantes peronistas
El ex arquero de Central podría ir preso junto al ex policía, Bignone, Guerrieri y otros cuatro represores. Se investiga el secuestro de Pereyra Rossi y Cambiaso en un bar de Rosario en mayo de 1983, decíamos en Catanpeist el 28 de marzo del año pasado:

Un secuestrador a cargo de los pibes y la complicidad política


Edgardo Norberto Andrada, conocido como el Gato Andrada, ex jugador de nuestro querido club y famoso a nivel mundial por que Pelé le convirtió su gol número 1000 de penal, es hoy coordinador de las inferiores del club teniendo un grave problema: las manos manchadas de sangre.

Gracias a que el gobierno nacional desclasificó los documentos del Batallón 601, se hizo a la luz algo que muchos venían sosteniendo hace tiempo. El Gato fue un servicio y muchos lo indican como partícipe del secuestro junto a Patti de mi vecino Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereira Rossi ocurrido en el bar Magnun de Ovidio Lagos y Córdoba el 14 de mayo de 1983.

La UADH el último 24 de marzo, se dirigió a la zona sur a su domicilio en Rui Barbosa 828 para informarles a los vecinos que cerca de los suyos anidaba un asesino.

El presidente de Central, Horacio Daniel Usandizaga, ex intendente radical, ex presidente de la Enress, que supo apoyar a Reutemann en las últimas elecciones, fiel a su estilo, -se supo borrar a su casa de Funes, durante el levantamiento carapintada de semana santa en 1987- , afirmó que el Gato es empleado del Club, y que el no puede hacer nada por preservar a los pibes.

La complicidad civil con la dictadura muestra sus aristas más oscuras, por esa razón el ex presidente jamás votado, quiere la finalización de los juicios, porque comprometería a muchos de sus seguidores y del peronismo federal en el genocidio en la Argentina. Desde este humilde blog no olvidamos ni olvidaremos que entre las listas del PJ santafesino llevaron a tres agentes del 601 y que fueron diputados provinciales. Se trata de Enrique Vallejos, Oscar Roque Martínez y Julio Adelaido Ramos.

El compañero Jorge Pedraza, denunció que las listas de 1983 en PJ en Santa Fe, fueron armadas entre el astrólogo Sobrino Aranda -amigo íntimo de López Rega, maserista, activo promotor del golpe de 1976 y actual furioso comentarista anti-k en Radio Tango- y el general Héctor Trimarco en el Segundo Cuerpo de Ejército. La complicidad política llegó a su punto máximo cuando con toda tranquilidad se robaron los 150 expedientes de la dictadura desde la sede de tribunales entre el 7 y el 8 de octubre de 1984.

En la visita de la CIDH en 1979, ante la denuncias de Bittel sobre las desapariciones y el documento presentado por el PJ nacional que afirmaba: “la muerte y desaparición de miles de ciudadanos que insólitamente se pretende justificar con la presunción de fallecimiento, que no significa otra cosa más que el reconocimiento de las arbitrariedades cometidas”, el armador de las listas del PJ provincial contestaba: “Los artífices del caos aconsejan ahora ordenamiento jurídico, olvidando que en su momento negaron hasta la justicia a sus enemigos, alentaron, cobijaron y aplaudieron a sus “formaciones oficiales” y abrieron las puertas de las cárceles a los delincuentes terroristas.”

Pero la complicidad de estos personajes, no se terminó con Vernet, - ganador gracias al apagón en el centro de cómputos- y Reviglio, siguió con los gobiernos de Reutemann y Obeid.

Dice Pedraza: “El jefe de policía de la primera gestión de Obeid, fue el fallecido Nicolás Correa, el cerebro del Ejército que reunía información de la militancia en la zona centro-norte de la provincia. Era el actor más importante de la fuerza en la provincia. Se lo conocía como “Tío Nicola”, era la voz gruesa que se escuchaba en las torturas. Estaba procesado por decenas de asesinatos. Y en su segundo mandato, Obeid ubicó al teniente coronel José Bernhardt en el área de Defensa Civil. Bernhardt, a quien el entonces gobernador conocía de su ciudad natal, Diamante, ya había sido asesor en la secretaría de la gobernación de Carlos Reutemann (1999/2003). Este militar ingresó en el ’82 en la Central de Inteligencia del Batallón 601, en Callao y Viamonte. A estos hombres que figuran en la lista publicada se suma el teniente coronel Rodolfo Riegé, que tiene imputaciones por varios homicidios y fue secretario de Seguridad Pública de Reutemann”.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Pensar que cuando era chico lo admiraba como gran arquero que fue. Pedazo de h de p.

suspendidodxvida dijo...

Me tocó hacer el servicio militar en el Destacamento de Inteligencia 121, allá por el año 1981. Este sujeto venía seguido a conversar con Pascual Guerrieri ( Guerrucho para los íntimos ). No solo él, también concurrian asiduamente, Velasco Ferrero y Antonio Fenosa. Les suenan?

Anónimo dijo...

si claro que SUENAN!pedazos de h de p,execrables personas que jugaban con la credibilidad del pueblo ,ahora la justicia tiene que llegar a los que fueron complices y genocidas civiles.saludos, GAORI.

sin dioses dijo...

Suspendido si podes mandame un mail a mcatanpeist@gmail.com