sábado, 31 de mayo de 2008

La falacia al desnudo

Lo maravilloso de la política y realidad argentina es que no deja lugar para una retórica de "institucionalidad" en quienes habían arriado esa consigna como bandera.

Quienes se habían unido por el "espanto" frente a la falta de "institucionalidad" y "republicanismo" del gobierno se ven ahora en la contradicción de soportar e incluso apoyar prácticas indefendibles desde esas consignas en los grupos que se oponen al gobierno, esto tiene como resultado la desnudez de las posiciones y ahí donde se presentaban como "ciudadanos" neutrales o como simple e inocente "pueblo" solo quedan posiciones ideológicas muy mal disimuladas.

Así quien esgrimían su horror frente a D´Elía y sus "negros" hacen la vista gorda de De Angeli, sus carabinas y escopetas, aquellos que abjuraban de los cortes "inconstitucionales" del De Angeli anti-Botnia, aman a los cortes "justos" del desabastecimiento, aquellos que se arrancan las vestiduras por el poco claro pasado de Moyano ni se mosquean frente al pasado de Miguens y de toda la Sociedad Rural.

En fin, el juego es así: el horror cívico solo aparece frente al rival ideológico, cuando se trata del bando propio todo es perdonable.

En el pasado para estos sectores Perón era un "tirano" brutal, pero los que mataron más de 300 civiles en el 55 para apropiarse del poder eran "libertadores".

Cuando fusilaron al maestro Carlos Fuentealba, los mismos que hoy avalan y pregonan el lock-out patronal, justificaban dicho asesinato diciendo “los maestros estaban en la ruta y no en el aula”.

Siguen hablando de la brutalidad de D´Elia y del puñete mas mediático de la historia argentina, pero se callan ante los ataques que sufrieron Capitanich, Rossi o las municipalidades sitiadas por los prohombres de la patria, o de los autos perseguidos por los piqueteros verdesoja-verdedólar.

Nos dicen desde sus tribunas de doctrina, que usan a los pobres de colectivos rentados para los actos oficialistas, pero no dicen una palabra de los niños usados como banderilleros de sus aviones fumigadores y de los desocupados pagos de los poblados para que mantengan el piquete rural.

La falacia al desnudo: Quienes esgrimían las consignas de "institucionalidad", "republicanismo", "constitucionalidad" lo hacen solo como consignas contra otros. Para ellos son solo una cáscara vacía.

2 comentarios:

Tagarna dijo...

Yo diría que estamos ante claros exponentes del marxismo, de la línea más dura de Groucho, recordando aquella frase tan representativa de esta corriente de pensamiento: "estos son nuestros principios, si no les gustan, tenemos otros". Yo, por mi parte, jamás sería parte de un club que admita gente como ellos.
Saludos

Tagarna dijo...

Recomiendo a quien no lo haya hecho, escuchar (es audio) en el blog tirandoalmedio, que figura en vuestra lista de amigos, un reportaje que Gerardo Fernandez le hizo a Eduardo Buzzi en enero de 2006, donde opina de Miguens entre otras cosillas. Imperdible.