jueves, 19 de junio de 2008

Después dicen que no son golpistas...


Los "libertarios" muestran la hilacha: Si no hacen lo que queremos DISOLVEMOS EL CONGRESO!!!

©Tagarna

29 comentarios:

Anónimo dijo...

sos una verguenza flaco, necio , el gorila sos vos, no entendes nada, te escudas en las pelotudeces que dice la mafia k, cuando el tuerto del pinguino decia “Las retenciones son una política equivocada. Sirven para bancar la burocracia del Estado Nacional” , ineptos , dedicate a trabajar en vez de escribir pelotudeces. informate, el gorila necio que no lee ni aprende nada sos VOS!

Tagarna dijo...

Anónimo, ponete aunque sea un nick, cagón de mierda, golpista sorete. Aprendé a vivir en democracia, infeliz.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Amigos de Catanpeist (incluído Tagarna):

Hace un par de semanas, intenté decirles que se abrieran a tiempo de esta caterva de chorros y mentirosos.

No olviden que son peronistas, y del peronismo nada bueno puede esperarse. Así como Menem bastardeó las ideas liberales, disfrazándose de demócrata cuando lo único que le importaba era perpetuarse en el poder (y robar), los Kirchner bastardean hoy el socialismo, disfrazándose de progresistas cuando lo único que les importa es perpetuarse en el poder (y robar).

Todavía están a tiempo. Pero deben apurarse. Cuando el video que les linkeo a continuación se conozca, la mentira saldrá a la luz de manera irrefutable, e irreversible:

Néstor Kirchner en Santa Fe

Saludos,

Lic. Palotes

sin dioses dijo...

Juan no le queda claro, no me importa lo que diga Kirchner, con respecto a las retenciones, me importa lo que yo piense, es más discrepo con Kirchner las retenciones a la soja no tienen que ser móviles, tienen que ser fijas pero del 99.99999999 por ciento, y sino les gusta que planten tomates, pero la soja que se la metan en el toor, si es con el silo bolsa mejor. Porque no se decide y se hace del PCR que piensan lo mismo que usted.

Tagarna dijo...

Juan, le contesta Tato Bores:

Qué país! ¡Qué país! ¡No me explico por qué nos despelotamos tanto...si éramos multimillonarios!
Ud. iba y tiraba un granito de maíz y ¡paf!, le crecían diez hectáreas...
Sembraba una semillita de trigo y ¡ñácate!, una cosecha que había que tirar la mitad al río porque no teníamos dónde meterla...
Compraba una vaquita, la dejaba sola en el medio del campo y al año se le formaba un harén de vacas...
Créame, lo malo de esta fertilidad es que una vez, hace años, un hijo de puta sembró un almácigo de boludos y la plaga no la pudimos parar ni con DDT. Aunque la verdad es que no me acuerdo si fue un hijo de puta que sembró un almácigo de boludos, o un boludo que sembró un almácigo de hijos de puta.

Con que tipo de almácigo se identifica usted?

Juan de los Palotes Medrano dijo...

SD: Sea serio por una vez. Reprima ese torrencial ímpetu adolescente que lo caracteriza, y advierta que lo que está diciendo es una pavada. Eliminando a los ricos no eliminará un solo pobre.

Tagarna: Lo conocía. Muy bueno. Pero digame: ¿No cree que el almácigo se llama peronismo?

Tagarna dijo...

Puede ser Juan, puede ser. Aunque debemos estar de acuerdo en que el peronismo ya no existe, sólo el Menemismo, el Kirchnerismo, el Reutemismo u otros ismos, que tampoco se parecen entre ellos. Yo no me considero parte de ninguno, aunque confieso haberlos votado a ambos K, y hoy me siento representado aunque estoy bien lejos de ser pobre. Sabía Ud. que el aumento de las retenciones va absolutamente en contra de mis intereses económicos? Pero también a favor de mis principios. Creo que de alguna manera todos tenemos o tuvimos los pies en algún almácigo, se trata de aprender a sacarlos. Y me gustaría que proponga una manera de eliminar las retenciones sin matar a nadie de hambre. A mi el pan a $1 o $10 me da lo mismo, ni siquiera como pan, pero esto no se trata de mi, ni de Ud. Lo entiende?

Mariángeles dijo...

Me preocupa que este blog se convierta en un intercambio de insultos, no por lo poco elegante que pueda ser, que quede claro. Reividico cada puteada porque -para fraseando a nuestro querido Fontanarrosa- no hay como una puteada para expresar ciertos sentimientos.
No, lo que me preocupa es que dejemos de pensar, reflexionar, intercambiar ideas. Que nos prendamos a responder chicaneadas baratas de gente que cree que nos pagan para opinar diferente de lo que LOS MEDIOS, LA GENTE, consideran que es correcto.
Adhiero a sin soles cuando dijo en un comentario anterior "no comulgo con el peronismo". Agrego además que no voté a los K, ni a ninguno de sus legisladores.

Sostengo, tal vez polémicamente, que no me da tanta ira que el campo defienda "sus intereses" como el que la clase media salga a cacerolear por algo que va contra sí misma, sin saber, sin informarse, sin preguntarse.Me molesta por sobre todo que el campo intente decir que hace esto "por el país federal".

Y me animo a decir que por mí, discutan las retenciones, cambien el modo, el formato, la letra... Pero que propongan una alternativa de política económica que permita: redistribuir la riqueza, parar la sojización y asegurar la soberanía alimentaria. Reforma tributaria? Tal vez. Recreación de la Junta Nacional de Granos? TAl vez. No sé. No soy experta.
Pero estoy tratando de informarme, de dar opiniones.

Reivindico grandes textos de este blog, del que soy parte. No le hagamos el juego a los tontos. Que ya sabemos que son más peligrosos que los hijosdeputa.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Tagarna:

Coincido en que el peronismo, como tal, ya no existe. Es más una "métodología" que un partido. Y la "métodología" es bastante sencilla: vale todo. Para alcanzar el poder (y mantenerlo) vale todo.

Vale anunciar la "revolución productiva" y una vez electo hacer cualquier otra cosa. Vale despotricar inequivocamente contra las retenciones pero una vez en el gobierno elevarlas hasta límites incomprensibles. Vale fingir adhesión a cualquier causa que esté de moda, por más antagónica que ésta sea al propio pensamiento. Vale robar. Vale mentir. Vale absolutamente todo.

La verdad es que a esta altura, el conflicto con el campo me parece anecdótico. Si no hubiera sido esa la gota que colmaba el vaso, hubiera sido otra. El cansancio de la gente no pasa por ahí. Es infinitamente más profundo.

Pasa porque sigamos votando "listas sábana", y desconozcamos al 90% de los legisladores que "elegimos". Pasa porque el Estado despilfarre escandalosamente el dinero que a la gente le cuesta pagar. Pasa porque a los Gobiernos les importe un pito endeudarse hasta la manija, con tal de seguir la "fiesta" mientras dure su mandato. Pasa -me parece- por el desprecio que la clase política siente por la democracia, a la que solo usa (en el peor sentido de la palabra) para acceder al poder.

Ud. me pregunta, Tagarna, si existen maneras de eliminar las retenciones sin matar a nadie de hambre. Supongo que a esta altura ya conoce cual es mi opinión al respecto, pero en cualquier caso, lo que quiero apuntar es otra cosa:

Sean las retenciones (o no) una solución para el hambre, o lo que fuere, lo cierto e indiscutible, es que cualquier gobernante que exige un esfuerzo a su pueblo, necesita ser creible.

Si yo exhorto a un ejército a ir a la guerra, y apenas terminada mi arenga me pongo en primera fila, es muy probable que la tropa se sienta más proclive a creerme, y esté más motivada para el combate.

Si, en cambio, yo me voy de shopping después de arengar a los soldados, lo más probable es que éstos: 1) me odien, y 2) tengan menos ganas de pelear que una mariposa.

Sean justas o no las retenciones, es absolutamente imposible digerir que quien pretenda imponerlas (para colmo en mal tono) levante el dedo acusador y se llene la boca condenando a la "oligarquía", cuando al mismo tiempo tiene colocado un Rolex Presidente que vale U$S 6.000, o paga U$S 400.000 (de nuestro dinero) para alquilar un avión por dos días.

Es imposible digerir que alguien pida un esfuerzo, y dejar de lado el interés personal, cuando al mismo tiempo pretende endeudar al país en 4.000 millones de dólares para construir un ridículo tren bala.

La sensación de cualquier mortal ante todo esto, es preguntarse ¿me están tomando por pelotudo?

¿Como puede alguien decirme que necesita imperiosamente mi dinero para "redistribuirlo" a los pobres, cuando al mismo tiempo despilfarra alevosamente su presupuesto en pagar intereses elevadísimos de deuda (para colmo a Chavez), en contratar obra pública con pantagruélicos sobre-precios, o en crear líneas aéreas fantasma, que tienen empleados y gastan dinero, pero no funcionan?

El hecho de que Ud. apoye en este caso las retenciones, y yo me oponga a ellas, es a esta altura -insisto- anecdótico. En cualquier país normal hay una centro-izquierda y una centro-derecha, cuyas ideas difieren, y se van alternando en el poder.

A su turno, unos pondrán más acento en el gasto social, en los derechos de las minorías, etc, y los otros lo pondrán en la eficiencia, en la creación de la riqueza.

¿Tan exótico suena esto?

En fin, como ya no sé que más decir, le cederé la palabra a Martín Caparrós.

Saludos,

Lic. Palotes

Rob Rufino dijo...

Bienvenido debate!!! Ahora si me meto de lleno.

Coincido con Juan, de alguna manera, en que la falta de credibilidad atenta contra la gobernabilidad. Pero, más allá del Rolex, el alquiler de aviones o las listas sábanas, tengo la sensación que lo que más jodió fue que la suba de retenciones fue vista como una medida "en contra de alguien" y no como parte de una nueva concepción o "política" de redistribución de la riqueza.

Me pregunto: que hubiera pasado si se subían las retenciones en la exportación de TODOS LOS COMMODITIES en favor, no solo de la distribución sino de la reindustrialización del pais (en nuestro país paga menos impuesto exportar bienes elaborados que materias prima)

De haberlo hecho así, el chacarero no hubiese tenido la excusa de que esta medida era "contra el campo".

La parte mala de una medida de este tipo es que seguramente se hubiesen aliado la Rural con las Petroleras y las Mineras. Lo cual es tan peligroso como enfrentar al campo por si solo.

Más allá de estas especulaciones la medida se tomó y lo único que me queda por esperar es que la cosa no quede acá. Espero que las mineras dejen de "exportar piedras" para procesarlas en Australia de donde se extrae cobre, oro y muchos otros minerales valiosísimos.

Otro tanto sucede con el gas y el crudo los cuales se siguen exportando.

Entiendo que la "Riqueza de una Nación" (léase minerales, yacimientos petrolíferos, fertilidad de su tierra, inteligencia de su población, etc.) debe estar al servicio de generar fuentes de trabajo cada vez más dignas de forma que "quien tenga interés en esforzarse" pueda lograr un ascenso social.

Ese es el gran objetivo en el cual deberíamos encolumnados todos (peronistas, duhaldistas, kirchneristas, liberales, etc.).

Si dejamos que muy pocos se adueñen de "la riqueza de la nación" difícilmente tendremos una sociedad justa. Es por eso que es necesario "un estado fuerte" que al menos suavice este proceso de concentración que, por cierto, es global.

Me gustaría conocer la opinión de uds al respecto.

Tagarna dijo...

Juan, tanto que habla de eficiencia y se gasta tantas palabras para no decir nada! La descripción que usted hace del peronismo yo la aplicaría a la política en general, incluyendo al contrabandista de autos que usted vota. Si hay algo que queda del viejo peronismo no es eso, sino un aparato político gigantesco y casi invencible, conformado mayoritariamente por gente pobre, y que es lo que a ustedes los pone tan nerviosos. Pregonan la riqueza para unos pocos y obtienen a futuro el apoyo de esos pocos y de algún pelotudo que quiere ser parte de ese club. Pero no se preocupe, con políticas que tengan en cuenta a los pobres no les va a llevar más de 100 años armar un aparato como el justicialista.
Estoy diciendo que todos los gobiernos peronistas de la historia gobernaron para los pobres? Claro que no, con uno solo les alcanzó, y observando a la oposición actual, yo diría que vaya poniendo las bolas en remojo porque esto va para largo, a no ser que esté dispuesto a bancarse otro De La Ruina. Parece que a los pobres, por lo menos, hay que saber mentirles.
Para que vea que lo estimo, le acepto lo de la falta de credibilidad, aunque lo que vayan a hacer con la plata es lo que menos me preocupa, pero no le parece que el boom sojero y el monocultivo de soja son un desastre ecológico a plazo fijo?
Le pido otra vez que me refresque la memoria sobre su propuesta para eliminar las retenciones sin matar a nadie de hambre, a mi o a cualquier lector nuevo de catanpeist que no tenga ganas de bucear en todos sus comentarios para enterarse. Le dejo un abrazo.

Mariángeles dijo...

Me gustó la nota de Caparrós. Me pareció inteligente. Y me hizo repensar las posiciones tomadas tras tantos días.
Recuerdo que, apenas empezado el conflicto, yo tenía una postura más "distante", más crítica hacia los dos lados.
Creo que el suceder de los días,y el increscendo de los acontecimientos fue polarizando las opiniones y las posturas.
Yo sigo siendo muy crítica del gobierno K, pero los que están del otro lado me provocan un gran rechazo. Incluídos los "chacareros de manos curtidas". Soy crítica de su desprecio por los "negros", de su desprecio por las mujeres. Soy crítica de su supuesto federalismo, de su supuesto interés por el país.

Yo los hubiera respetado más si se hubieran mantenido en que hacían todo esto en defensa de sus intereses, pero no puedo soportar que intenten convencerme de que esto es en beneficio mío.

Y no puedo tolerar sobre todo a los que sin siquiera comer una milanesa de soja salen a cacerolear para defender al campo y en otras ocasiones se enervan porque la maestra de sus hijos hace una semana de paro para que le aumenten una miseria a su miseria. No puedo tolerar que sean capaces de sostener, cómo he escuchado "no te parece que ganar 1000 pesos por cuatro horas de trabajo está bien para los maestros?" y ahora argumentan que está muy bien que cada uno quiera ganar plata.

LA pregunta no sólo es cómo hacemos para que la eliminación de las retenciones no implique hambre, subas de precios y esas cosas. Sino cómo hacemos para que esto no sea una republiqueta sojera, incapaz de producir nada más que porotos, incapaz de diversificar la producción no sólo para el hoy, sino también para ese futuro, que supuestamente tanto les preocupa.
YA sé de eso hablaremos cuando el precio internacional baje, no sepamos qué hacer con los porotitos y empecemos a repetir por allí, ante cuanto micrófono se nos cruce: "los gobiernos que hubo en este país, nunca previeron esto. Ahora, tienen que subsidiarnos."
Yo no voté a los K, y creo que no los votaría.
Pero eso no implica que pueda darme la mano con cualquiera.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Pido disculpas por la demora, pero entre las dos criaturas con bronquilitis que tuvimos en casa esta semana, y el laburo, no había tenido tiempo ni de leer sus respuestas, que aquí procedo a contestar:

Rob Rufino: Es así, don Rob! La primera virtud que debe tener un político, es la credibilidad. Nadie puede acusar a otro de "oligarca" cuando publica avisos de su hotel en revistas europeas (por 30.000 euros la página), ni pedir un "esfuerzo" a nadie, cuando dilapida el dinero público de la manera en que hoy lo están dilapidando.

También coincido con Ud. en que una medida como la que el Gobierno pretendió imponer el 11 de marzo, necesariamente debe ser igual para todos.

Si Ud. se la aplica sólo a un sector (argumentando para colmo que está hiper-concentrado, bla,bla,bla), pero al mismo tiempo deja que ALUAR (única productora de aluminio del país) exporte libremente toda su producción, sin sufrir retención alguna, lo que está haciendo -además de ser profundamente injusto y contradictorio- es alentar las sospechas de corrupción.

El caso de las petroleras es distinto. El congelamiento de tarifas y las retenciones que se les pusiero (medidas que obviamente buscaron extender al máximo posible la vida útil del llamado "modelo"), sirvieron en el CORTO PLAZO a ese propósito, pero en el LARGO PLAZO, lo único que han promovido -y no había que ser Nostradamus para predecirlo- fue una violenta desinversión en exploración y refinería.

¿Porqué Brasil anuncia cada dos meses que ha descubierto una nueva cuenca petrolera? ¿Están tocados por la varita mágica? NO! Simplemente invierten, porque saben que esa será una inversión RENTABLE! (perdón por usar esta mala palabra en Catanpeist, pero no encontré ninguna expresión que la reemplace).

Comparto que exportar productos procesados, es mucho mejor que "exportar piedras". Pero no pierda de vista que "exportar piedras", es mejor que "exportar nada". Por ello, y si bien el Estado debería tomar medidas para facilitar la exportación con "valor", eso no necesariamente se logra poniendo retenciones.

Me llama la atención que toque Ud. el tema del gas, probablemente el mayor escándalo del actual "modelo", pues: a) se le pagan a Bolivia U$S 7 el millón de BTU, y a los productores locales, apenas U$S 2 (y menos también); y b) se subsidia el consumo domicilario a todo el mundo, lo cual da como resultado que yo pague cinco veces menos el gas que consumo en mi casa, que lo que paga una persona que vive en una villa de emergencia, y debe comprarse una garrafa.

Para ir cerrando: Si bien comparto, por supuesto, que la riqueza de una nación debe estar al servicio del bienestar de todos sus habitantes, ricos, medianos, y pobres, me temo que los elementos que Ud. menciona como componentes de esa "riqueza" (v.gr. "minerales, yacimientos petrolíferos, fertilidad de su tierra, inteligencia de su población, etc.") apenas representan mayores facilidades para alcanzar la riqueza, pero no son la riqueza misma.

No es factible, por ende, que "muy pocos se adueñen de "la riqueza de la nación", precisamente porque la riqueza de una nación, no es eso!

Una nación rica (y bien rica) es JAPÓN, que no tiene ni petroleo, ni minerales, ni soja, ni practicamente nada (más que un par de islas llenas de rocas), pero ha aprendido que el esfuerzo, las instituciones, las reglas de juego claras, los objetivos compartidos, sin infinitamente más enriquecedores que cualquier recurso natural.

Si el Estado únicamente se dedica, en suma, a "sentarse" arriba de los recursos naturales, para que nadie se los "apropie", probablemente lo logre, pero de ningún modo logrará hacer más rico a su país.

Y el ejemplo más magnifico de esto, es la Unión Soviética y su Cortina de Hierro, un experimento de 70 años, realizado en un país absolutamente "rico" desde el punto de vista de los recursos naturales (y de los humanos!), 100% soberano (a fuerza de misiles balísticos intercontinentales), y plenamente cohesionado bajo un Estado hiperfuerte.

Allí nadie se apropió de nada. Allí la "redistribución" fue absoluta. Allí el Estado asesinó a 7,5 millones de campesinos ucranianos para apoderarse de sus tierras y entregarlas (justicieramente) "al pueblo".

Y sin embargo, eran los berlineses orientales los que escapaban a Occidente, y no al revés!

Me parece fantástico, mi apreciado Rob, que el Estado sea fuerte, y rico, para poder hacer todas aquellas cosas que esperamos de él, y que le corresponden por naturaleza. Pero, ¿conoce Ud. muchos países Pobres en los que el Estado es rico?

Si ahogamos al que produce, a largo plazo perdemos todos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

A Tagarna y Mariángeles (que seguramente deben estar de-ses-pe-ra-dos aguardando mi respuesta) prometo contestarles hoy, más tarde, si tengo tiempo...

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Tagarna: Aprovecho que mi cónyuge está distraida, y procedo a contestarle. Procuraré no dejar afuera ninguno de los temas que Ud. tocó.

En cuanto al Peronismo, coincido con Ud. en que -a esta altura de la hecatombe- todo el sistema político argentino se ha "peronizado", y ha dejado de lado las ideas, los programas, y las propuestas, para ocuparse exclusivamente (como los girasoles) de buscar la luz del poder.

Un ejemplo perfecto de esto nos lo da la penosa -pero fugaz- experiencia del llamado "radicalismo K", integrado (no casualmente) por todos aquellos radicales que, al asumir Néstor Kirchner el poder en 2003, se hallaban en un cargo ejecutivo.

Y porque se hicieron "K"?? Por coincidencia ideológica?? Por adhesión incondicional al modelo milagroso?? No, Tagarna! Se hicieron "K" (o mejor dicho, fingieron hacerse "K"), porque si no lo hubieran hecho, no hubieran tenido plata ni para pagar la luz de la intendencia.

Ello obedece, claro, a que el sistema tributario argentino ha sido pervertido al extremo, logrando que el Gobierno central se haya convertido en una suerte de Señor Feudal: Aquel que besa su anillo, está protegido. Aquel que no lo besa, queda fuera. Deja de "pertenecer".

Más adelante, sostiene Ud. que a mí y/o a quienes piensan como yo (a la postre, despreciables oligarcas), los pobres nos ponen nerviosos.

Pues no, Tagarna, Le aclaro que a mí, la gente pobre no me pone nervioso un pepino. De hecho -y sin ánimo de hacerme el paladín de la beneficencia- le cuento que hace dos años fundé y actualmente mantengo con varios amigos (no "progresistas", por cierto) una biblioteca popular infantil, con lo que su acusación deviene realmente tonta, pues me/nos prejuzga, sin conocerme/nos, y encima habla desde un pedestal inexistente, como si Ud. fuera la reencarnación de San Cayetano.

Se trata de una actitud muy frecuente entre los "progresistas", que son verdaderos campeones de la sanata, pero a la hora de los bifes, son todos empleados públicos, que jamás dieron empleo a ningún pobre, ni movieron un solo dedo en su favor.

De lo único que conocen, es de "lucha", de "protesta", de "repudio", de "reivindicación", pero jamás han aportado una sola idea para combatir EFECTIVAMENTE la pobreza.

Se tatúan al genocida Guevara en las nalgas, pero son incapaces de tatuarse a Sir Alexander Fleming, que descubrió nada menos que la penicilina, salvando a millones de vidas alrededor del mundo.

Hablan, hablan, y hablan, pero cuando uno visita un leprosario, o un asilo de ancianos, lo que encuentra son monjitas silenciosas, que hacen mucho, pero en silencio, y sin odiar a nadie.

Perdone la vehemencia, pero me enerva que gente joven, y evidentemente interesada en la "cosa pública", malgaste su tiempo en detectar culpables en la sociedad, en lugar de trabajar para encontrar soluciones CONCRETAS.

Que la Iglesia, que los milicos, que los ricos, que el imperialismo, que el capitalismo, bla, bla, bla, bla, bla, bla. Basta! Dejen de denunciar y creen riqueza viejo!

Al fundar Google, los próceres Brin y Page tenían una mano adelante y una atrás. No eran terratenientes, ni capitalistas, ni oligarcas, ni nada. Sólo dos estudiantes de una Universidad PRIVADA, que en lugar de gastar su tiempo en pegar carteles con la cara de Trotsky, lo gastaron en inventar algo UTIL, que nos aporta soluciones CONCRETAS, y que -merecidamente- los ha hecho inmensamente ricos.

Felizmente para ellos, no nacieron en la Argentina, pues el Estado ya habría pretendido meterles la mano en el bolsillo.

Prosigo: Al sostener que "pregonamos la riqueza para unos pocos", ha lindado Ud. el surrealismo. No, apreciado Tagarna. No. Ni pregonamos ni dejamos de pregonar un corno.

El hecho de que haya gente más rica que otra, no proviene de ningún "pregón". Ocurre desde que el hombre es hombre, y ni siquiera pudo ser evitado en los países que abrazaron el comunismo (¿o va a creer Ud. que Fidel Castro vive igual que las prostitutas cubanas de 13 años que se venden por un paquete de arroz a los turistas europeos?).

No se trata por ende de pregonar nada, sino de reconocer la realidad, y buscar -a partir de ésta- formulas que nos permitan incluir cada vez a más gente en los progresos y bienestares de la modernidad.

Postular como "injusto", por ejemplo, que en el Amazonas haya hoy tribus que viven en la Edad de Piedra (literalmente), mientras que Bill Gates puede viajar en transbordador espacial, es sencillamente absurdo.

La reinvindicación de la "justicia social" como objetivo político, es realmente fantástica desde el punto de vista propagandístico, pero un verdadero mamarracho en términos ontológicos, pues parte de la base de que todos debemos tener exactamente el mismo nivel de vida, fuere cual fuere nuestro origen, nuestra historia (y la de nuestros ancestros), nuestra cultura, nuestra inteligencia, nuestros paradigmas morales, nuestras habilidades, nuestra capacidad de esfuerzo, etc, etc.

Eso no quiere decir, claro, que Bill Gates no pueda colaborar con su dinero para mejorar la calidad de vida de los indígenas amazónicos (o de cualquier otro pobre alrededor del mundo). Pero de allí a hablar de "injusticia" por el hecho de que él sea rico y los indígenas pobres, hay una distancia enorme.

Otro de los (gruesos) errores que detecto en su texto, radica en afirmar que los Gobiernos deben gobernar para los pobres. Falso, Tagarna! Deben gobernar para todos! Que deban poner especial atención en atender a aquellos pobres, no quiere decir que deban gobernar para estos. Más aún: Si así lo hicieran, estaríamos en un grave problema, pues no habría empresarios que den trabajo, o estén dispuestos a invertir su capital en construir -por ejemplo- un edificio.

Le reconozco, en cambio, que cuando Ud. dice que "a los pobres, por lo menos, hay que saber mentirles", acierta. Pero le añado que eso es precisamente lo que ha hecho (con singular maestría) el peronismo, en los últimos 65 años.

Bueno, voy concluyendo para que no se me duerma, pero me temo que mi vehemencia no podrá decrecer a esta altura, pues en su último párrafo, he leído -acaso- el más absurdo disparate que leí en toda mi vida:

Ha afirmado Ud. allí, Sr. Tagarna, palabra más, palabra menos, que eliminar las retenciones implicaría "matar de hambre" a la gente. ¡¿De donde sacó semejante cosa?! Tan ciego es su apoyo al kirchnerismo como para repetir ese disparate sin que se le mueva un pelo?!

Por lo pronto, esa afirmación equivale a decir que el Estado es el encargado de dar de comer a la gente (lo cual es falso), pero además, equivale a afirmar -sin gran esfuerzo deductivo- que todos los países que no aplican retenciones, matan de hambre a su gente.

Quiero creer que su apego incondicional al actual Gobierno, le jugó una mala pasada, y dijo Ud. algo que no quería en verdad decir.

Y si así no fuera, le propongo algo que le propuse hace algún tiempo a "Sin Dioses": ¡¡¡Suban las retenciones al 100%!!!!

Mejor aún: Eliminen la propiedad privada, y que todo comience a gestionarlo el Estado!! Que éste sea el que decida quien puede ganar, y cuanto, en todas y cada una de las actividades productivas y/o económicas!!!

En serio, tomen coraje, y hagan nomás la revolución!! Como Ud. sabrá mejor que yo, los antecedentes de Cuba, Corea del Norte, Rusia, Nicaragua, y tantos otros, fueron realmente exitosísimos, y hablan a las claras de lo sencillo que es eliminar la pobreza a base de palabrerío y metralletas.

Vamos, en serio, coraje!!!

¡Hasta el Frente para la Victoria, siempre!

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Mariángeles: Con todo respeto, me atrevo a afirmar que es Ud. un monumento al prejuicio.

¡¿De donde ha sacado Ud. que los chacareros desprecian a los negros y a las mujeres?!

¿Que sería no despreciar a los negros? ¿Darles 200 pesos para traerlos en colectivo a rellenar una Plaza?

Marra también Ud. cuando critica su "supuesto" federalismo e interés por el país. Y marra, porque al decir eso, despectivamente, habla Ud. desde una superioridad moral que sólo existe en su imaginación.

Le guste a Ud. o no, el reclamo del campo no busca tan solo preservar los ingresos de los productores, sino también de los pueblos que éstos viven.

Cuando habla Ud. -otra vez con aire superado y despectivo- de que no quiere una "republiqueta sojera", olvida Ud. dos cosas esenciales:

1. En primer lugar, que fue gracias a la exportación de productos primarios (carne, trigo y maiz) que el Estado argentino pudo construir -entre 1853 y 1930- un sistema educativo público de excelencia, que rápidamente nos diferenció del resto de Latinoamérica, y cuyos beneficios (por más desgracias y crisis que hayamos pasado) todavía gozamos.

2. En segundo término, omite Ud. recordar que Argentina es el principal -y por lejos el más eficiente- industrializador de soja de todo el mundo. Si no me cree preguntele al señador kirchnerista Roberto Urquía, dueño de Aceitera General Deheza, un verdadero monstruo mundial de producción de aceite de soja

En cualquier caso, le aclaro que a mí también me gustaría que la Argentina fuese competitiva en muchos otros campos!

¡¡¡Pero no por eso tenemos que matar al sector en el que YA somos competetitivos!!!

Recapacite, Mariángeles. Y advierta que en un país serio, debemos estar preparados para darle la mano a cualquiera, incluidos aquellos con cuyas ideas no coincidimos.

A veces les tocará gobernar a unos, y a veces, a otros. Lo importante es que aprendamos a no vernos como enemigos, sino como complementarios.

Rob Rufino dijo...

Juan
Creo que el tema de "que es la riqueza" y "cual es el sentido de su explotación" son el núcleo de toda discusión, ya no diría política, sino filosófica.

Agradezco que haya nombrado el caso de Japón. En un rapto de lucidez incluí "la inteligencia de la población" como riqueza.

La principal riqueza de Japón radica en su cultura. En su apego al esfuerzo, al conocimiento como medios para superar obstáculos y al sentido de nación (trabajo en equipo).

Si bien los argentinos somos creativos (proponemos soluciones inteligentes bajo presión o con escasez de recursos) nos cuesta trabajar a largo plazo. Buscamos atajos para lograr objetivos que solo se alcanzan con trabajo perseverante.

Ahora, debe el estado ser el dueño de las riquezas? No creo que se pueda generalizar. En algunos casos creo que si (energía) y otros no. Lo que si tengo claro es que "si no es el dueño" debe esforzarse en que esta riqueza no quede en pocas manos.

Es por eso que creo que un buen gobierno de izquierda debería fomentar las cooperativas, cosa que este gobierno o el mismísimo Binner están lejos de hacer.

Pero mucho más le compete al estado el crear "un marco" para que sus mentes brillen, que es lo que hace justamente Japón.

Es inaudito como lo dije acá que un universitario gane mucho menos que un camionero.

Pero bueno, así estamos. Vivando a De Angeli y construyendo "un toro" en la Plaza de los Congresos en su honor.

Nos seduce más el que vende humo que el gris ratón de bibliotecas que investiga a las células madres.

Aplaudimos a rabiar al Alfio y puteamos al loco Bielsa.

Y esto no es un problema de derechas o izquierdas. Es pobreza intelectual.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Al fin!!!! Al fin alguien que desprecia tanto al versero Basile como yo!!!! Soy de los que creen que el mejor técnico que ha tenido la selección, fue el "loco" Bielsa. Faltó suerte en el 2002 (al que llegaron muchos jugadores lesionados y/o extenuados), pero eso no quita que su ciclo haya sido brillante, mil veces mejor que aquella seguidilla de victorias intrascendentes que Basile consiguió entre el 91 y el 94.

Bueno, en fin, mientras me recupero de la emoción, veo que en el resto estamos bastante de acuerdo.

En lo que claramente no coincido (no puedo coincidir), es en que sea "inaudito" que un camionero cobre más que profesional.

Más aún, me parece que esa confusión (ese error) está en el núcleo mismo del pensamiento progresista, y lo hiere de muerte:

Partir de la premisa de que la realidad debe ser "justa".

O peor aún: Partir de la premisa de que "era" justa, hasta que algún cuco la pervirtió.

No, Rob. Lamento informarle que ello no es así.

La realidad no es justa ni deja de serlo. Simplemente, es.

Por supuesto sería más "justo" que un cirujano del Hospital de Niños, ganara más dinero que Marcelo Tinelli (o incluso, que Marianela Mirra), pues resulta obvio que su misión en la vida, es mucho más valiosa para la sociedad que la de éstos.

Pero ocurre que la realidad (ese "monstruo" que el progresismo se niega a aceptar) nos dice que existe la televisión, que ésta es observada por millones de personas, que allí invierten dinero los anunciantes, y que allí -por ende- hay un gran negocio.

Postular que es "injusto" que estos ganen el dinero que ganan, implica sostener (por lógica consecuencia) que han estafado, robado, o matado a alguien para conseguirlo, lo cual es por supuesto falso.

El Estado, claro, debe velar para que todas las actividades "no rentables" sean realizadas (y pagadas) del mejor modo posible.

Y todos estamos de acuerdo en que recaude dinero para ello.

Ahora bien: Si en lugar de limitarse a cumplir su rol, pretende vestirse de Robin Hood y salir a cazar a quienes cometen la "injusticia" de ganar mucho dinero, para "hacer justicia" y entregarlo a quienes no lo ganan, estamos en un serio problema.

No sólo porque el concepto de "injusticia" sea absurdo en sí mismo, sino porque la historia demuestra que ningún Estado -ni siquiera los totalitarios- ha podido lograr tal cosa.

Quien le "saca" a los ricos lo que estos han ganado LÍCITAMENTE, es injusto con ellos, y logra un efecto totalmente inverso al deseado: Desincentiva en forma directa la creación de riqueza, con lo que cada vez habrá menos para "repartir".

Ese efecto es completamente lógico, y resulta infantil pretender que ocurre por "avaricia" o "insensibilidad". Ocurre por imperio de la NATURALEZA HUMANA, que ni Ud. ni yo hemos creado: Si el Estado trata a los ricos como "malos", por el mero hecho de ser ricos, y mira a su riqueza como un abominable pecado, lo único que logra -insisto- es desincentivar la inversión, la iniciativa privada, y en suma, la creación de riqueza.

Si yo sé, por ejemplo, que en caso de que me vaya bien con un emprendimiento, el Estado pretenderá adueñarse del grueso de mis ganancias (y encima me insultará por haber "osado" conseguirlas), lo más probable es que no haga ningún emprendimiento, o me vaya a hacerlo a otro país.

Le pongo un ejemplo concreto, totalmente alejado del tema agrario, para que advierta Ud. con toda nítidez, la forma en que actúa (y razona) el Estado en la "República" Argentina:

Hace unos 10 años, una empresa australiana de cines (Village) decidió instalarse en el Partido de Avellaneda.

Compró entonces unos terrenos adyascentes a la autopista Buenos Aires-La Plata (realizada por cierto durante los demoníacos años 90), y donde antes había basurales, ratas, y baldíos pantanosos, construyó -junto a una empresa de supermercados- un complejo de cines, que si no recuerdo mal, tiene unas 14 salas de exhibición, de primer nivel.

De más está decir que toda la zona mejoró notablemente, en iluminación, caminos, servicios, salubridad, sin que el Estado haya puesto un solo peso.

También mejoró, por supuesto, el empleo en la zona, pues el emprendimiento brindó trabajo a muchísimas personas durante su construcción, y hoy lo brinda a miles de personas que allí trabajan.

¿Pero que ocurrió? Ocurrió lo que suele ocurrir con nuestro Estado "redistributivo": Cuando el emprendimiento estaba a punto de ser inaugurado (es decir, con toda la inversión -cuantiosa- ya hecha) un par de emisarios del Consejo Deliberante local, se presentaron a las autoridades de la empresa para solicitar el pertinente "retorno", a fin de habilitar el complejo.

La empresa se negó, y luego, como tenía todo en regla, igualmente obtuvo la habilitación. Sin embargo, ocurrió lo que debía ocurrir....

A la semana de inaugurarse el complejo, los augustos ediles del Partido de Avellaneda, cagándose olímpicamente en las miles fuentes de trabajo creadas, y en el evidente mejoramiento logrado en la zona, decidieron (expresando sin dudas la voz del pueblo!) dictar una Ordenanza, por medio de la cual (oh, casualidad) crearon la "tasa municipal a la exhibición cinematográfica", para la cual fijaron -para colmo- una alícuota ridículamente alta.

El tema llegó luego a la Corte de la Provincia de Buenos Aires (y por eso lo conozco), que obviamente decidió que la "tasa" que súbitamente habían creado los representantes del pueblo avellaneril, era flagrantemente inconstitucional.

La anécdota sirve para advertir cuán pervertido es el Estado en su insaciable afán de chupar dinero al sector privado, en lugar de dejar a éste libre para que progrese, genere empleo, gane dinero, invierta, etc, etc.

En verdad, aquel Municipio debió ser el primer interesado en que una nueva empresa se instalara en su territorio, pues además del beneficio (directo) que esto traería para su gente, también le permitiría recaudar más, en concepto de las tasas y contribuciones "normales".

Pero fíjese que no. Nada de eso les era suficiente. Había aparecido un "rico" en escena (y encima extranjero), y había que chorearlo, si o si.

Lo grave es que si uno le hubiera preguntado en aquel momento a algún concejal por el tema, seguramente se hubiera deshecho en sentencias maravillosas e inolvidables en favor del "pueblo", inundando con sanata miles y miles de páginas.

A mi la sensación que me da, apreciado Rob, con este tema de las retenciones, es que a Uds. les importa un pepino si son del 27%, del 35% o del 44%.

Si en lugar de 44% el Gobierno las hubiera fijado en el 78%, igual lo apoyaría, pues la lógica de ese apoyo, no parte de estudiar, EN CONCRETO, si esa alícuota es abusiva o no.

Parte de una premisa falsa, y artificial: Que quienes ganan dinero con el campo son "malos", y merecen ser expoliados.

Tan ciego es el resentimiento, que ni siquiera les importa el daño que esas medidas causan a las economías provinciales. No. Esa no es la lógica del progresismo.

El progresismo quiere "justicia social", a cualquier costo.

Ya lo dijo Felipe Quispe, uno de los compañeros de Evo Morales: "En Bolivia hay gente que usa zapatos y gente que va descalza. Nosotros queremos que todo el mundo ande descalzo!"

Y con esa lógica, no llegaremos ni a la esquina. Seguiremos naufragando en un mar de palabras huecas, como lo venimos haciendo desde 1930 (y sobre todo, desde el Golpe de 1943, que terminó depositando a Juan Perón -el máximo sanatero de la historia- en la casa rosada).

El verdadero "progresismo", no es la envidia al que tiene más. No es el odio ni el resentimiento. Tampoco es la "lucha" ni la reivindicación permanente. No son las marchas. No es el repudio. No es la entelequia de la "justicia social". No es la "redistribución".

El verdadero "progresismo", mi apreciado Rob, es la libertad.

Tagarna dijo...

Juan, le comento que su desprecio por el coco Basile no puede ser, de ninguna manera, mayor que el mío. En cuanto a Bielsa, debo disentir, dada mi condición de canallón enfermo. En cuanto a su respuesta, supongo que si algunos amigos míos la leyeron se van a cagar de risa dos meses seguidos, dado el lugar de comunista revolucionario en el que me ha colocado.
En ningún momento dije yo que a usted y a los que piensan como usted (lo de despreciables oligarcas corre por su cuenta) los pongan nerviosos los pobres (acepte al menos que a muchos sí). Lo que dije es que los pone nerviosos el gigantesco aparato peronista que, de no mediar un desastre, les asegura el 40% de los votos. Y lo felicito por la iniciativa de la biblioteca infantil, pero le ruego que no me chicanee con la beneficencia porque usted tampoco me conoce a mí. Ya le comenté una vez que estoy bien lejos de ser pobre, soy dueño de una empresa metalúrgica que da trabajo a 10 personas, entre ellas un inmogrante boliviano, todos rigurosamente inscriptos y decentemente remunerados. Y permanentemente estoy atento a sus necesidades para que puedan progresar, ya sea comprando un auto, una computadora, o mejorando sus casas. Ah, también soy egresado de ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario y pianista.
Así que Macri no pregona la riqueza para unos pocos? Bueno, allá usted, siga votándolo, tengo unas llaves viejas que no uso, si las quiere para el monumento se las mando.
Tampoco hablé de gobernar para los pobres, sino de aplicar políticas que los tengan en cuenta. Por que cree que perduran hoy en muchos hogares argentinos tantas fotos de Perón y Evita y ninguna de Alsogaray? Y antes de que se ponga a hacer historia con las presidencias de Perón y de sus políticas para los trabajadores, lo cual no me interesa, piense un poco a donde apunta mi pregunta.
Para terminar, tampoco dije que quitar las retenciones signifique matar de hambre a la gente (tal vez lo piense, si). Yo sólo le pedí que me explicara su propuesta para lograrlo, se lo pedí dos veces y todavía no me contestó. Y no piense que lo estoy corriendo, sinceramente me gustaría conocer su propuesta para aprender algo nuevo. Quien dice que no lo termino apoyando.
Le dejo un saludo.

cholo dijo...

"El verdadero progresismo es la libertad",bonita frase,casi anarquista,pero creo que lo que nos diferencia es el concepto mismo de libertad.Libertad para invertir dos pesos y sacar miles gracias a la informacion privilegiada? Libertad para desinvertir cuando vienen mal dadas y dejar el tendal?Libertad para el capital pero no para las personas? Igualmente,aunque casi nunca estemos de acuerdo,sepa que lo aprecio,me gusta su fina ironia,y deseo que sus hijos se repongan de la bronquitis que les aqueja,sinceramente.Y le cuento que tambien estoy de acuerdo con usted en lo del Loco Bielsa,nunca tuvimos un DT tan sabio.A ver si lo repatriamos porque si seguimos con el Coco hasta Chile nos va a hacer el orto.Saludos

Rob Rufino dijo...

Juan
No me de vuelta la frase. Yo no dije "que sea inaudito que un camionero cobre más que profesional". Lea bien que lo dije al revés.

Me parece bien que el camionero gane casi $ 4.000

Lo que me parece mal es que un egresado universitario gane $ 1.500 por el hecho de que un paro suyo no paraliza la producción.

La diferencia entre lo que escribi y ud replicó no me parece menor y quería aclararla.

Rob Rufino dijo...

Estimado Enemigo intimo (como le puse en el blog roll)

Leer su discurso anti estado me recuerda al libro Padre Rico Padre Pobre.

Creame que yo también sería liberal si el mundo no fuera tan hipócrita.

En el libro Padre Rico Padre Pobre el autor se va en elogios hacia los ricos que hacen su fortuna a través de la especulación financiera.

En mi opinión eso no es crear riqueza, sino vivir a costa de los demás.

Y por que viven a costa de los demás? Básicamente porque se desinforma a la gente respecto del manejo del dinero.

En el mismo libro el autor reconoce que esos temas se enseñan solo en el hogar.

Me pregunto en tanto: Puede hablarse de libertad cuando no se enseña a la población acerca de conceptos tan básicos y elementales como la administración del dinero?

La propaganda de los Plazos Fijos del Banco Hipotecario (Esa que el tipo baila mientras gana plata) debería estar prohibida!!! O al menos con un subtitulo similar al de las propagandas de bebidas alcoholicas en el cual se diga que la inflación te va a comer la ganancia del plazo fijo.

Y en eso los ricos son cómplices. Porque se aprovechan de la falta de conocimiento de la población.

En ese sentido entiendo la necesidad de un estado que intente dar un equilibrio al caos. Y mucho más con un empresariado que pone sus intereses personales por sobre los de la empresa o la comunidad (piense en el caso Enron por ejemplo).

Y no es por odio al que le va bien como ud dice. Creame que valoro y felicito a quienes producen bienes o servicios (ud y yo por ejemplo) y ganan dinero por ello.

El problema son los que viven de los globos, de renta, de especulación y encima no pagan impuestos.

Como me explica que www.facebook.com valga más en la bolsa de nueva york que Repsol YPF??? No ven que es humo?

No ven que estos tipos hoy ponen unas chirolas (porque para ellos son chirolas) en los pooles y nos descajetan la economía?

Hablar de libertad en medio de tanto verso es una falacia.

Rob Rufino dijo...

Che juan, seguis opinando que somos empleados k?

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Bueno, como verán, sigo con muy poco tiempo para escribir, y encima este debate ya quedó en el lado "B", pero aún así, no quería dejar de responderles, casi a la carrera:

Tagarna:
1. Cuando Bielsa clasifique a Chile para el mundial, le pido que lo reconozca como merece. Es un grande.
2. Con respecto al lugar de 'comunista revolucionario' en el que (un poco exageradamente) lo he colocado, le aclaro que mi intención únicamente pasa por puntualizar los defectos del progresismo post-1989, que sigue pregonando "soluciones" que ya fracasaron estrepitosamente, pero las presenta como si fueran novedosas alternativas de "cambio", recién saliditas del horno de su intelectualidad.
3. El peronismo me pone nervioso, efectivamente, pero no porque gane elecciones, sino por como usa a los pobres (que en realidad desprecia, en tanto los cree incapaces de valerse por si mismos, y lo único que hace es atrofiar su capacidad de superación).
4. Me alegro poderosamente de que sea Ud. un empresario, pues eso es justamente lo que necesita el país para progresar, en lugar de "luchadores sociales", "militantes", y sus miles de afines. De hecho pienso que la universidad argentina está muy mal orientada, pues en lugar de producir (y promover) emprendedores, se dedica a producir "empleados". Si los graduados salieran de la universidad pensando en la empresa que construirán, en lugar de pensar en el trabajo que conseguirán, la historia sería bastante distinta. No es casual, como ya le he señalado al iracundo Sin Dioses, que de las universidades norteamericanas salgan Brins y Pages, y de las argentinas, Albertos Fernández.
5. En cuanto a las destrezas musicales, no lo sigo. A lo único que me animo es a cantar tangos (y por cierto lo hago muy bien), pero en la ducha, o para mis tías abuelas.
6. Macri tiene mil defectos. Pero así y todo (y sin robar un peso), convirtió a un club como Boca, que agarró en estado terminal, en una institución de la gran siete, saneada y multi-campeona. A quienes me vienen con la cantinela "no es lo mismo administrar un club que un pais", les digo: "Ok, pero es un antecedente mejor que haberle choreado 1.000 millones a tu provincia cuando fuiste gobernador". Además, no le tenga tanto miedo a Macri, a quien la política le importa un pepino. Lo único que él busca es que si alguien tiene un presupuesto de $ 10, no gaste por U$S 10.000 (como hacen habitualmente nuestros políticos). Ud. como empresario debería entender eso.
7. Las fotos de Perón y Evita perduran en las casas de la gente humilde, por el simple motivo de que esos dos malnacidos les regalaban cuanta cosa se les pedía. Políticamente fue brillante, pero como proyecto de país a largo plazo, deplorable. De Alzogaray no pueden tener una foto, porque no tienen ni la más remota idea de quién fue, como tampoco saben quien es fueron Alberdi, ni Borges, ni Houssay, ni Leloir.
8. Con respecto a su pregunta final (sobre la que vuelve a insistir), vuelvo a insistirle yo en que no puedo responderla, pues está formulada en forma tramposa. Si yo le preguntara ¿Como puedo comer un caramelo sin viajar en colectivo? ¿Que me respondería Ud.? Probablemente me diría que se trata de dos cosas totalmente inconexas (e incluso me recomendaría algún buen psiquiatra). Pues bien, excluyendo lo del psiquiatra, lo que yo le digo es parecido: ¿¿Que corno tienen que ver las retenciones con el hambre de la gente?? Pero para darle el gusto le responderé igual: Para eliminar las retenciones sin matar de hambre a nadie, hay que.... Sí! Eliminar las retenciones! A secas. En todo caso, si Ud. insiste en pensar que las retenciones tienen alguna relación con lo que Ud. propone, le pido me haga conocer su argumentación/justificación, y con todo gusto la aniquilaré (en el buen sentido).
Bueno, que pase el que sigue!

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Cholo:
Transcribo (y critico) a continuación sus críticas:
1. Libertad para invertir dos pesos y sacar miles gracias a la informacion privilegiada
Si Ud. conoce alguna inversión donde yo pueda poner 2 pesos y ganar miles, le ruego me avise!! (lo que no le entendí es lo de la 'información privilegiada', porque es ese caso no habría una genuina inversión, pero ¿que tiene que ver eso con lo que estamos hablando?)
2. Libertad para desinvertir cuando vienen mal dadas y dejar el tendal.
A nadie que crea que va a perder, se le ocurriría invertir un solo peso. Esto es así en Argentina, en Alaska, y en Balgadesh. "Dejar el tendal", en cambio, entendido como alguien que le va mal y desaparece sin pagarle a nadie, obviamente está muy mal, pero no tiene nada que ver con el tema inversión, ni con lo que estamos hablando.
3. Libertad para el capital pero no para las personas.
No! Libertad para los dos!
4. Finalmente, le agradezco sus buenos deseos y señales de aprecio (en el disenso). Con respecto a Bielsa, espero que se pelee con los chilenos y vuelva a la selección, pero mientras siga el mafioso de Grondona a cargo, dudo mucho que eso vaya a ocurrir.
Salu2!

sin dioses dijo...

Juan vamos saque el odio que tiene dentro, lo necesita, pero creo que necesita un buen psicologo, ¿que macri no robo un peso, ni ud lo cree?, ¿que la sociedad no necesita empleados?, ¿Porque tan despectivo con lo que son? Seguro que para ud son un clase subnormal. Se lo digo de esta forma, todos los que conformamos catanpeist, todos entiende, somos emprendedores, cada uno tiene su empresa, empresita, y nadie vive del estado, ni esta rentado como militante, yo no podria decir de ud, lo mismo.
Pero sigo considerando que su antiperonismo es patologico, se lo dice alguien que jamas voto a un peronista, mis saludos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Rob Rufino
1. Ok, quizás no lo interpreté del todo bien, pero aún así, debe entender Ud. que al egresario universitario no le pagan por lo que ha estudiado, por su valor personal, o por su hombría de bien. Le pagan por lo que -al menos a criterio de su empleador- es capaz de sumar a su cadena de valor.
Lo realmente preocupante, en mi opinión, es que los egresados universitarios argentinos estén tan desesperados en ver cuanto les va a pagar alguien más, en lugar de estar desesperados por inventar su propia empresa.
Como le dije a Tagarna más arriba, creo que este es un problema general de nuestra educación universitaria, que busca producir empleados, en lugar de producir empresarios.
2. La verdad que no leí el libro que Ud. menciona, pero le aclaro que no soy un defensor ciego de las burbujas financieras. En lo que coincido plenamente, es en que no puede hablarse de "libertad", cuando la gente desconoce conceptos básicos y elementales como la administración del dinero.
No es libre el ignorante, y precisamente por eso estamos en una democracia tan relativa, donde se venden candidatos con las mismas técnicas con que se vende mayonesa, o autos.
A la gente pobre que llevan por 200 pesos (o menos) a una plaza, no podemos condenarla, precisamente porque no es verdaderamente "libre" para elegir. O la traiciona su necesidad, o la traiciona su ignorancia.
Vaya Ud., don Rob, a internarse en alguna barriada popular de La Matanza, y preguntele a los transeuntes que opinan de las retenciones móviles....
Por eso, cuando se dice que "la gente" votó tal o cual "modelo", es pura sanata: Lo único que la gente (me refiero a "esa" pobre gente) votó, es lo que su puntero o intendente le dijo, a cambio de un beneficio tangible e inmediato, que puede ser un electrodoméstico, 200 pesos, una chapa para arreglar el techo, o lo que sea.
No entiendo bien a que se refiere Ud. cuando critica la renta financiera. Si yo tengo plata y se la presto al banco para que éste a su vez la preste a otro (y haga su diferencia en el camino), ¿donde está lo pecaminoso?
Honestamente no veo ninguna maniobra oscura en esto, más allá de que, en Argentina, las tasas que cobran los bancos para prestar plata son realmente ridículas.
El problema, es que esas tasas no las "deciden" en verdad los bancos, sino el contexto donde estos se mueven. En otras palabras, no es casualidad que en Noruega las tasas sean muy bajas, y acá muy altas. Eso ocurre porque el riesgo de que un noruego no le devuelva la plata al banco es muy bajo, y acá es altísimo.
No veo, en suma, ningún aprovechamiento de los "ricos" en este aspecto.
Comparto, sin embargo, que el Estado debe moderar los desequilibrios, y facilitar -por ejemplo- el acceso al crédito de la gente que no puede acceder al mercado.
Hago un alto, don Rob, para decirle que hay algo que me llama muchísimo la atención en su discurso: Creer que los empresarios son en general corruptos y desalmados y que, por el contrario, el Estado es en general una maravilla de bondad y buena administración. Me temo, don Rob, que la cosa es exactamente al revés. En el plano teórico puede ser fantástico el Estado, pero la realidad argentina nos muestra que si alguien ha mostrado desprecio por cuidar el dinero de la gente (y en especial de la gente pobre) fue el propio Estado.
Al pagar un insumo tres veces lo que paga un privado. Al mantener cientos de miles de empleados ineficientes (no necesariamente ñoquis), a los que no puede despedir pese a ser ineficientes. Al disponer del dinero como si fuera eterno, y no hubiera surgido del esfuerzo colectivo. Por considerar al poder como un "derecho", y no como una "obligación".
Los privados, don Rob, no son carmelistas descalzas. Vivo en el mismo mundo que Ud., y lo sé. Pero creer que el Estado (y en particular el Estado argentino) puede ser el "articulador" de algo, me parece realmente utópico, o más bien surrealista.
El Estado argentino ha demostrado ser como el REY MIDAS, pero al revés: Todo lo que toca se convierte en mierda.
3. Los "Gordon Gecko"(*) que Ud. señala como responsables de todos los males, por especuladores, y por vivir del esfuerzo ajeno, me caen tan antipàticos como a Ud.
Pero son un subproducto de la actual configuración (y globalización) económica del mundo, que no tiene ningún sentido discutir, porque seguirá estando allí por más marchas que se hagan, o por más huevazos que impacten en la cabeza de Bill Gates en Davos.
Más que señalarlos como "culpables", hay que aprender a convivir con ellos, y entender que también operan en Australia, Nueva Zelanda, Irlanda, España, Canadá, Suecia, Alemania, Dinamarca, etc, etc, sin afectar sustancialmente las economías de estos países.
El problema, claro, surgiría si un pais pretendiera sustituir completamente su producción por la especulación financiera, pues a la larga estará destinado a explotar.
Pero dejeme decirle que eso no tiene nada que ver con el campo argentino, ni con los hoy demonizados "pooles de siembra", compuestos simplemente por gente que se reune a invertir en conjunto (por cierto, en una actividad productiva concreta), en lugar de dejar la plata en un banco.
Que Faceebook valga más que Repsol es algo que nos cuesta entender, pero vuelvo a insistir: No tiene sentido ser reaccionario ante estos cambios, porque no vamos a poder detenerlos. Lo que hoy parece absurdo, en 50 años puede llegar a parecer absurdo, pero al revés: Imaginando que el petroleo sea eficazmente sustituido, nuestros nietos podrían llegar a preguntarnos asombrados: "Abuelo, ¿es verdad que una empresa petrolera valía más que Facebook?"
En suma, Rob, nadie "descajeta" ningina economía por invertir en un pool de siembra! Lo que descajeta la economía (y hace subir las tasas, y genera inflación, y crea pobreza) es ser gobernados por gente en cuya honestidad, ABSOLUTAMENTE NADIE cree. Por gente que toma al Estado como una posesión propia. Por gente que regala empresas a sus amigos. Por gente, en suma, que se cree con derecho a hacer lo que se le ocurra, por el simple hecho de que fue votado "por la gente", esa misma gente a la que traen en colectivos desde Tucumán, por 200 pesitos.
Salu2 a todos! La seguimos en algún post más nuevo!

Juan de los Palotes Medrano dijo...

(*) Gordon Gecko era el personaje que hacía Michael Douglas en "Wall Street".

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Bueno, bueno, ya que se coló Sin Dioses a último momento, no lo vamos a dejar sin respuesta.

Sin embargo, y dado que mi tiempo ya es escasísimo, tendré que ser muy breve: Me referiré exclusivamente al desprecio que -según Ud.- yo siento por los empleados públicos.

Lo primero que le aclaro es que su afirmación, es falsa. Yo no desprecio a una persona por el mero hecho de que sea empleada del Estado. Simplemente apunto, habiendo sido pasante en el Estado cuando aún estaba en la facultad, que me parece ridículo que el Estado no pueda despedir a los que trabajan mal, o son vagos.

Eso es despreciar a la gente que con esfuerzo paga sus impuestos.

Recuerdo por ejemplo que una vez, me mandaron a hacer un laburo a un edificio, y estuve un mes compartiendo escritorio con una señora, que acudía todos los días (no era ñoqui) pero no hacía absolutamente nada más que fumar un ataso de LM "largos" todos los días. Y cuando digo nada, digo nada. Sin embargo, cuando había alguna marcha contra el "neoliberalismo", o contra el cuco de turno, partía en primera fila a reclamar por sus "derechos".

Salu2,

Lic. Palotes