martes, 11 de agosto de 2009

Susana Viau la del cabezón te pierde

La periodista, luego de hacer algunas notas a pedido del bañero de Lomas, anda algo perdida.

Susanita, que sale de gira con la gran legisladora Silvia Giúdice, para defenestrar a la Ley de Servicios Audiovisuales, afirmando que “el mejor monopolio, es el conocido”, escribe un libelo, para pegarle a la política de Cristina y al gobierno, mezclando hechos que no tienen nada que ver, pero en su confusión, Quito es Bogotá, y “latinomericanos”, es una palabra admitida por los diccionarios.

La seriedad periodística de Crítica es lo primero.

3 comentarios:

manuel el coronel dijo...

los merecenarios simpre fueron ignorantes y burros, por eso el General tenía razón que son preferibles los malos que los boludos.

Anónimo dijo...

NOS VAMOS A MANEJAR CON RESPETO HACIA UNA PERIODISTA QUE SIEMPRE DEFENDIO LOS DERECHOS HUMANOS PERO:

Cómo se puede ser Profesora de la Universidad Popular de Madres de Plaza de Mayo, escribirle los discursos a Bonafini, comulgar y aceptar el pensamiento de HEBE de BONAFINI y a su vez defenestrar a los Kirchner?
Cuantas veces Hebe de Bonafini ha hecho público que coincide con los Kirchner en un todo y se ha abrazado en público con Néstor y Cristina, además, los Kirchner le dan dinero a Sergio Schoklender y Hebe para construir casas en la Villa Oculta.
Aquí hay una contradicción que sería bueno que la periodista Susana Viau le aclare a sus lectores.
gracias

Anónimo dijo...

Si hay algo que Viau no es, es justamente eso que ustedes la acusan acá. Si Viau defiende o ataca ideas (porque ataca y defiende las ideas y las acciones de los involucrados), lo hace por convicción, y si en eso interviende el interés personal, es la primera en dejar el asunto. Viau es una de las personas más éticas del periodismo argentino: porque es la más inteligente. Y una cosa por la otra. Si uds atendieran sus argumentos, y dejaran agarrarse de explicaciones personales (porque ella conoce a X, porque ella es enemiga de Y), acaso serían (uds) más prudentes. Pero no lo son, porque no son éticos, ni inteligentes.